Hawái.


184. Radioland (Panorámica) + Valence
marzo 1, 2012, 2:30 pm
Filed under: Uncategorized

STEPHAN MATHIEU + CARO MIKALEF
»Radioland (Panorámica)«
FRANCE JOBIN
»Valence«
LINE. 2012

Al tiempo de hacer un recuento de lo que fue el 2011, me dispuse a escuchar y, sobre todo, a recordar aquellos discos que con mayor fuerza permanecían rondando por mi cabeza. Un año que, por cierto, dio mucho de sí. Y de entre todos esos, tres de ellos, quizás los que una marca más profunda dejaron llevaban inscrito en su cubierta un mismo nombre: Stephan Mathieu. A él pertenecían dos obras hondas como el mar oceánico, que escarbaban en archivos ajenos para entregarlas y devolverlas en un discurso propio, cargado de ambientaciones de tintes oscuros. Esos discos, hermanos en más de un sentido, eran “A Static Place” (12k, 2011) y “Remain” (Line, 2011) [138], dos que se encumbraron en lo más alto de nuestra lista –y debieran estarlo en cualquiera: algún día los sueños se harán realidad y el orden de las cosas será el correcto–, que a fines de año se vio rematado con “To Describe George Washington Bridge” (Dekorder, 2011) [159], single que puso la corona perfecta para una año perfecto para el alemán.

“Radioland (Panorámica)”, su regreso a Line, es un documento de una presentación en vivo, algo que muy bien saben hacer en el sello de Washington. Pero para la ocasión no está solo, sino que viene acompañado de la argentina Caro Mikalef, artista cofundadora dl estudio de diseño Cabina, quien ya ha trabajado con Mathieu. La pieza única que abarca todo el CD es originalmente una pieza audiovisual que fue comisionada para el encuentro Panorámica y presentada en marzo 11 del 2011 en el Espacio Fundación Telefónica en Buenos Aires. Pero para ir a ella, debemos primero fijar la mirada en “Radioland” (Die Schachtel, 2008), un disco basado en señales de radio de onda corta procesadas en tiempo real, una inmersión en ese maravilloso universo que es la radio, que pese  no siempre mostrarnos y sorprendernos como debiera, aún así depara algunos momentos memorables. Sin embargo, para Mathieu todo lo que sale de ese aparato él lo devuelve como una masa concreta de sonidos rugosos, en los límites de la belleza más insondable. “Radioland” sirve para vislumbrar todo lo que es capaz Mathieu, quien a partir de una premisa sencilla crea una obra oscura y cargada. Pues, su disco para Line es tomar ese trabajo y llevarlo al paroxismo, la exacerbación de una idea hasta los límites de lo real. El alemán por su lado (radio y procesamiento de sus ondas) y la argentina por otro (Columbia phonoharp, e-bows) se encuentran en el camino que lleva a la tierra de las radios. Con un equipo sencillo y muy pocas herramientas a la mano, Mathieu + Mikalef crea una pieza en expansión difícil de controlar. Como el universo mismo, las orbitas cada vez van cambiando y el espacio se va dilatando hasta abarcar lo imposible –siempre me he preguntado, inconforme yo, que hay más allá del universo–, de la misma forma, las ondas radiales se hacen dueñas del espacio, cualquiera que este sea –una sala en Buenos Aires, la habitación en donde uno lo escuche– y ocupan cada uno de sus metros cúbicos. Es este un disco con un enorme poder físico, como también lo es “Remain”, o muchas de las obras de William Basinski, o la serie “Xerrox” de Alva Noto. Electrónica absorta que utiliza recursos que ahora parecen prehistóricos en cuarenta minutos donde el espacio se nubla y esparce y el tiempo se pierde. Para quienes lo conozcan solo de pasada les sonora repetido, para quienes no, una fascinante aproximación a su creación infinita de la mano de su compañera, una variación en cromo primitivo que en sus movimiento largos deja traslucir una quietud inquietante.

E l disco de la pareja feliz no es lo único que ha aparecido por las líneas dirigidas por Richard Chartier. Con la misma fecha, febrero de este año, sale editado el estreno de la artista canadiense France Jobin en Line,y que además es el primer disco bajo su nombre real. Jobin es una músico de Montreal que desde hace unos diez años viene editando bajo I8U. Más de una decena de trabajos, la mayoría desconocidos para mí, y que por tanto hacen que mi ingreso en su vocabulario sea del todo nuevo. “Valence” fue creado enteramente desde grabaciones de campo transformadas, inspirado tanto en los enlaces de valencia (VB) y las teorías orbitales moleculares (MO. “Una órbita atómica es una función matemática que describe el comportamiento ondulado de un electrón o de un par de electrones en un átomo. Esta función se puede utilizar para calcular la probabilidad de encontrar cualquier electrón de un átomo en cualquier región específica alrededor del núcleo del átomo. El término puede también referir a la región física definida por la función donde el electrón es probable que esté”. Buscando las zonas en donde se cree se encuentran las partículas más pequeñas de la vida, France crea una órbita en donde los sonidos viajan en campos donde la percepción no es la misma, más cercana al silencio que al ruido, en perfecta sintonía con lo que el mismo Chartier hace. Sin llegar al nivel se sutileza sonora a los alcanza el jefe del sello, los postulados de Jobin de todas maneras obligan a permanecer atentos para no descuidar el instante en que los rumores mudos dejan de ser tal y pasan a ser la banda sonora para este viaje de búsqueda atómica. Siguiendo trayectorias circulares quizás pueda parecer extraño, para mí lo fue, pero efectivamente uno al escuchar cuidadosamente estas tres piezas –entre los dieciocho y los veintisiete minutos– siente y sobre todo imagina a aquella partícula, la más ligera de todas viajar alrededor del núcleo, me imagino orbitando y dando destellos de luz en la eternidad de lo invisible al ojo, ajeno a la vista, pero palpable al oído, el sentido que nos perite ver más allá de todo. Una verdadera y agradable sorpresa la que nos tenía deparada France Jobin, quien crea un universo a partir de lo microscópico, que contrarresta con las inmensidades al vacío teñidas de gris de Stephan Mathieu y Caro Mikalef. Line por dos en el comienzo del año, diez sobre diez.

www.lineimprint.com, www.bitsteam.de, www.foamofthedays.wordpress.com, www.francejobin.com

2 comentarios so far
Deja un comentario

[…] emplear su nombre propio para firmar sus composiciones. Ese trabajo fue“Valence” (LINE, 2012) [184], un inmersión en las partículas de audio silente dentro del mutismo del label dirigido por […]

Pingback por France Jobin - minimalist composer, sound / installation artist, curator

[…] bajo su nombre, posteriores a I8U, han sido revisados en este sitio: “Valence”(LINE, 2010) [184], “The Illusion Of Infinitesimal” (Baskaru, 2014) [326] y “Sans repères” (popmuzik […]

Pingback por France Jobin - minimalist composer, sound / installation artist, curator




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: