Hawái.


H.8

H.8 Blog 02 9

HAWÁI.
»H.8. 2008–2016«

Hoy, más exactamente hace solo unos pocos días atrás, se cumple un nuevo aniversario de este pequeño sitio albergado en una de las muchas esquinas al interior de la red. El quince de mayo de 2008, varios años y otras varias estaciones atrás en la línea temporal, decidimos abrir una cuenta como existen muchas en el espacio, un lugar en el cual explorar las múltiples variaciones del sonido, un sonido que se expresa no siempre de manera evidente. El objetivo, si es que en realidad existe uno, es sencillamente el de dar cuenta de otras formas de ruido que se diseminan por distintos ángulos más obtusos del panorama, por el simple hecho de intentar que su efecto sea un poco más amplio, a pesar del reducido alcance que este sitio puede tener. Esa intención probablemente nunca estuvo desde un principio, momento en el que acá solo se recopilaban algunas reseñas destinadas a otro espacio hermano con intereses compartidos y visiones similares. Con el tiempo, los meses, los años, vendría una autonomía que permitiría distinguir este reducto de otros, de acuerdo con los intereses propios, los que siempre han delineado los caminos que hemos seguido hasta ahora. Y ya van ocho años desde que activamos nuestra cuenta, con el respaldo de wordpress, un refugio en el que tienen lugar textos simples sobre una música compleja en su interior, invariable en su exterior, músicas del mundo que reflejan el paisaje que las rodea. Han existido diversas maneras, diversas clases de estructuras sonoras que han tenido cabida acá, muy dispersas en un comienzo. Solo con el pasar de los años se puede apreciar una cierta uniformidad en las notas cubiertas, aunque con muchos matices. Además, muchos nombres se repiten, individualidades que vuelven una y otra vez en estas páginas, una especie de pequeño círculo abierto, y que es consecuencia de los lazos que hemos ido estableciendo en estas temporadas, conexiones entre plataformas que transitan en márgenes del ruido. Esas distancias aparentes transmiten en realidad un extrema cercanía, armonías estancadas que fluyen debajo del suelo siempre en movimiento. Mientras tanto, al tiempo que se desplazan las placas nosotros simplemente intentamos dar testimonio de esos eventos ínfimos, tratando de capturar las emociones que yacen bajo sus capas de distorsión inmóvil. Lo nuestro no son más que apreciaciones sobre el sonido, aprehendiendo esas emociones grises, panorámicas monocromáticas expresadas en textos binarios, palabras virtuales impresas en pantallas de cristal que reflejan estruendos reales y de una materialidad absorbente. Increíblemente, muy lejos de lo pudimos llegar a pensar en un inicio, ya llevamos varios años en esta tarea, una tarea que es un agrado de realizar. Inmersos en las mareas infinitas del sonido, millones de eventos diminutos que se ocultan en extensiones interminables de fluidos acústicos, acordes invisibles y movimientos ensordecedores, minimalismo romántico y maximalismo lineal, cintas desgastadas que arrastran recuerdos en blanco y negro, tonalidades crepusculares que retratan la vida moderna con una mirada nostálgica, electrónica vespertina y baladas electroacústicas, notas que se fragmentan mientras se despliega un paisaje impresionista…

A pesar de que en esta última etapa la regularidad no es la misma de antes, de todas maneras acá estamos, todavía, persistiendo en la labor de amplificar las pequeñas notas, destellos que resplandecen en la inmensidad abrumadora de canciones que ahora se desperdigan desde diferentes latitudes. Desde aquel quince de mayo de 2008 hasta ahora hemos avanzado ya ocho temporadas, tiempo en el hemos continuado esparciendo los efectos de estridencias sutiles que se propagan en la atmósfera. Tal y como antes, siguen existiendo acordes generados desde la lejanía, en medio del panorama desmesurado, explosiones auditivas minúsculas que merecen ser apreciadas por más oídos. E, igualmente, siguen existiendo oídos abiertos a recoger esas resonancias leves, los mismos quienes se acercan a este espacio. A todos quienes participan de una u otra forma de esa cadena queremos dar las gracias, todos quienes contribuyen a permitir que esta sitio perdido en la vastedad digital permanezca activo hasta este momento, desde la próxima distancia. Los amamos a todos.

H.8.PNG
+







A %d blogueros les gusta esto: