Hawái.


431. Semi Lattice
abril 1, 2016, 12:00 pm
Filed under: Uncategorized

Semi Lattice

YUI ONODERA
»Semi Lattice«
BASKARU. 2015

Estructuras artificiales suspendidas en una atmósfera de columnas imaginarias, estruendos homogéneos que se conectan por medio de enlaces de energía invisible, un sistema complejo de líneas y sonidos, formas que se encuentran en redes de luminosidad auditiva. A través del espacio, a lo largo de él, se forman sistemas donde las notas viajan en trayectos transparentes, notas que nacen desde ínfimos circuitos. Una música nanométrica que va elaborando redes de estallidos leves que se unen a otras, generando enormes trazos de acordes diagonales, corrientes aéreas de electricidad fina. Lo que resulta de estas proyecciones conectadas son pasajes extensos de una música que transita como un haz resplandeciente entre los surcos del tiempo, un haz que transmite la intensidad contenida de un fragor que tiembla, una radiación constante e irregular de notas intangibles. Una trama de hebras por las cuales se conducen anotaciones binarias, configuraciones integradas donde armonías fluctúan de manera sinuosa, soportes donde se unen delicadas resonancias flexibles. Yui Onodera, el músico japonés quien edifica composiciones a partir de retazos generados artificialmente, un músico que crea distintos tonos donde lo que se puede vislumbrar son solo estelas de sonido, imágenes que reflejan formas inmateriales. Onodera, desde el año 2005, más de una década, que viene publicando trabajos en los cuales desarrolla sus paisajes etéreos, más de diez álbumes donde transitan líneas sonoras por tendidos eléctricos, piezas sutiles y ruido incandescente. Después de unos cuantos trabajos donde sus exploraciones son compartidas junto a otros músicos Onodera regresa a la soledad de su estudio, a producir las ideas que permanecen más dentro suyo, ajenas a la intervención extranjera.

“Natural de Tokio, Japón, Yui Onodera es un músico, un compositor, y el fundador de Critical Path. Estudió tanto música como arquitectura, lo cual explica su sorprendente comprendimiento de la especialidad en la música. Su método consiste en combinar delicadas líneas instrumentales con grabaciones de campo y tratamientos electrónicos para crear tranquilas piezas de electroacústica ambiental. Su acercamiento es próximo a artistas como Machinefabriek, Stephen Vitiello y Chihei Hatakeyama”. Yui Onodera publica, a través del sello francés Baskaru, este nuevo trabajo, una obra donde después de ocho años edita un álbum creado enteramente de manera individual, trabajos compartidos donde fue desarrollando ciertos conceptos y determinadas formas que acá son expuestas. ‘Semi Lattice’ es el segundo álbum solista de Onodera en ser publicado en 2015 (el primero fue ‘Sinkai’ en el sello japonés Artic Tone), después de ocho años de silencio solista. En ese intervalo, Onodera se dedicó a fructíferas colaboraciones con músicos y grupos como The Beautiful Schizophonic, Pjusk, Vadim Bondarenko, Mizkami Ryuta y el artista que graba para Baskaru Celer. Todos estos proyectos parecen haber informado ‘Semi Lattice’ de alguna manera, habiendo los trabajos solistas de Onodera crecido más exuberantes, llenos y más completos”. Uno de esos proyectos colaborativos fue “Cloudscapes” (Serein, 2015) [372], junto al pianista ruso Vadim Bondarenko, mencionado anteriormente, trabajo de cuerdas y superficies sintéticas: “Uniendo formas diferentes, estos dos artistas crean un trabajo donde las texturas acústicas se ven intercaladas con finas redes de luz eléctrica, notas capturadas al interior de las cuerdas del piano y entre el metal del clarinete que atraviesan un espacio transparente hasta formar parte de un plano de delgadas fibras sintéticas… Yui Onodera y Vadim Bondarenko presentan esta su primera obra donde los elementos dispares terminan por generar un mismo paisaje de capas entrelazadas y figuras cohesionadas, donde destacan principalmente las figuras orgánicas, gracias a la sutil intervención de los sonidos producidos de manera artificial… Detrás de las masas de aire surgen estas piezas de un ánimo reflexivo, composiciones de una tonalidad gastada donde circulan corrientes suaves de melodías discretas acompañadas de pequeñas intervenciones que le dan un soporte ligero a esas brisas… Vadim Bondarenko arma delicadas melodías las cuales poseen una entonación melancólica, mientras Yui Onodera a su lado va armando un tejido complejo pero a la vez simple de otras formas que se introducen en la mecánica orgánica de Bondarenko… A veces su presencia resulta más visible, a veces más imperceptible, siempre intercalando sus hilos en el entramado General… Once las piezas que integran este álbum, once episodios sin título en los que se desenvuelven con serenidad los sonidos dentro de una gran cavidad, como en un cielo amplio. Los acordes respiran libres, el soplo de una música que reposa sobre una panorámica extendida y sobre un manto de detalles minúsculos que caen lentamente sobre la superficie”. Siete piezas numeradas en las cuales el sonido se desplaza a través de estos puentes de energía, un proceso donde se interconectan señales generando una música mecánica, fracciones que se entrelazan en entramados enrevesados. “¿De ensueño, melancólico, tranquilo o simplemente hermoso? En tanto que tus oídos se abren el mundo sonoro de Yui Onodera te llevará donde sea que quieras ir. Con simples medios (piano, guitarra, computador) Onodera dibuja complejos materiales, y luego los mezcla en aparentemente simples resultados. El trabajo toma la inspiración, así como su título, de una idea de estructura abstracta del arquitecto Christopher Alexander. Lo que resulta es una tranquila música de fondo, si lo dejas así o, si quieres tomarte el tiempo de escuchar, un profundo viaje inmersivo”. Placas de metal que atraviesan por canales estrechos, estruendos que viajan a través de conductos, acordes sin forma suspendidos en la atmósfera compacta. “Semi Lattice”, diferentes aproximaciones a una misma sensación, la interpretación de planteamientos teóricos a una realidad que resulta incorpórea. Yui Onodera, por medio de anotaciones eléctricas, elabora composiciones donde se puede contemplar las estructuras internas del sonido, formas intrincadas que constituyen el ruido. Cada una de sus partes es una manera distinta de producir ondas sonoras, delicadas transversales, ligamentos ásperos, los variados matices de este conjunto de programas de audio. “Semi Lattice” es a veces un mar de frecuencias abrasivas, una fricción que desgasta los cuerpos que entran en contacto. En otras ocasiones son armazones metálicos que caen, el sonido del hierro rozando el concreto, otras una densa capa de fragmentos de luz, una presencia opaca cubriendo el aire, o un tenue manto de notas suaves que dibujan hermosas armonías. El músico japonés extiende estas líneas de luminiscencia delgada entre el espacio confuso, originando trazos de acústica traslúcida, fragmentos delgados de una fuerza auditiva invisible.

“Networks of sounds. A deep immersive journey”. Delicadas resonancias que se tienden en mitad del espacio, fracciones de sonido que se cruzan, uniendo estructuras sintéticas y dando forma a un resplando blanco. “Semi Lattice”, red de sonidos producidos al interior de circuitos y fibras metálicas. Yui Onodera forma texturas ambientales donde se aprecia las bases del sonido y cómo este se despliega. Una obra donde fluyen datos codificados, moléculas en fricción, partículas atómicas explotando, generando electrónica física.

+
www.baskaru.com, www.critical-path.info

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: