Hawái.


425. Stop Freeze Wait Eat
marzo 1, 2016, 12:00 pm
Filed under: Uncategorized

Stop Freeze Wait Eat

IVAR GRYDELAND
»Stop Freeze Wait Eat«
HUBRO. 2015

El contacto de cuerpos de contextura diferente generan un sonido extraño, un rumor subliminal que transcurre debajo de lo que vemos, de lo aparente. Lo que no es palpable de manera evidente ahora se nos enfrenta como un bloque de formas abruptas, estruendos que surgen de la fricción entre los espacios que separan organismos inertes. De la interacción de elementos obtusos se producen figuras singulares, un ruido sutil que parece permanecer en su hábitat separado, encubierto detrás de la realidad aparente. El origen, los objetos, la manera que estos cuerpos se relacionan pudiera sugerir un sonido invasivo, perturbador. No obstante, el proceso aplicado determina una conclusión distinta. Ese carácter agrietado está presente, pero oculto, latente, una tensión constante que amenaza con sobresalir de la línea del suelo. El espacio se desplaza y la materia se dirige en una trayectoria opuesta, una contradicción continua que expulsa una energía velada, paradojas auditivas que atrapan el tiempo, cautivando con sus formas subjetivas. Ivar Grydeland es un músico nacido en 1976 en Trondheim, Noruega. Su obra sr ha desarrollado mayormente al lado de otros artistas con intereses compartidos. “Ivar Grydeland es probablemente más conocido como miembro de bandas se improvisación como Huntsville y Ballrogg, así como Dans les Arbres (ECM), la cual fue nominada para el Nordic Council Music Prize en 2015. Además toca un distintivo poo junto a Hanne Hukkelberg y rock instrumental con la banda Finland, quienes realizaron su álbum debut en Hubro a comienzos del pasado año. Ivar Grydeland toca guitarra acústica y eléctrica, pedal steel y banjo, usando una mezcla de técnicas de preparación, fingerpicking, varios arcos, metal, hélices y electrónica. Ivar enseña en la Norwegian Academy of Music, y es uno de los fundadores del sello Sofa. La personal y original música de Grydeland puede ser percibida como abstracta y desafiante, pero es al mismo tiempo atractiva  atraer al oyente a un rango de paisajes y atmósferas musicales”. Grydeland posee más de una decena de trabajos, la mayoría de ellos colaboraciones con otros artistas entre los que se encuentran Ingar Zach, Philipp Wachsmann, Charlotte Hug, Tonny Kluften, Paul Lovens, Jaap Blonk, Yumiko Tanaka, Thomas Lehn, Marc Pichelin, Xavier Charles, Christian Wallumrød, Leonel Kaplan, Diego Chamy y Axel Dörner. El número crece al contar sus varios proyectos, entre ellos el citado Huntsville, con quienes publicó hace un año “Pond” (Hubro, 2015) [389]: “Entrenamiento musical intenso que determina la forma en como se desarrollan la materia sonora. Huntsville crean en este álbum registros que tienen músculos vivos, vibraciones que palpitan desde el corazón de una instrumentación elemental. En ‘Pond’ las diferentes directrices se cruzan en un campo abierto de series básicas, siendo vitales las variaciones en la intensidad y las curvaturas… Estos tres artistas venidos del norte construyen una música que suena espontánea, ritmos construidos a partir de la práctica permanente en escenarios, un conocimiento de la respuesta del otro que culmina en piezas maleables, acordes que se estiran hasta acomodarse al movimiento siguiente, al cuerpo próximo… Nunca quieto, siempre estable. La música de Huntsville está en un permanente estado de angustia, fluctuando además entre una consistencia y un exterior variable. ‘Pond’ son estructuras rítmicas cortantes sobre métricas angulares. Ivar Grydeland, Tonny Kluften e Ingar Zach, tres vértices que diseñan sistemas matemáticos de acústica corporal”. Separado de ese ente el músico noruego presenta creaciones individuales.

Luego de varios años, más de diez  Ivar Grydeland recién su primer trabajo en el cual el es encargado de realizar la mayoría de las tareas, de ubicarse al centro de la música en la que estaba acostumbrado a rodear. “Stop Freeze Wait Eat” aparece tres temporadas después, un álbum en que los sonidos se confrontan, dando lugar a registros reservados de música física. “Su debut solista, ‘Bathymetric Modes’, fue publicado en 2012 y recibió muy buenas reseñas. El crítico de All Jazz escribió: ‘Grydeland ha entregado un álbum, en su combinación de belleza lírica, atractivos mundos sonoros e interese originales, merece ser situado en el mismo radar internacional junto con sus compañeros noruegos más conocidos’. El álbum ‘Stop Freeze Wait Eat’ teje una fascinante suave y compleja telaraña que conecta categorías y géneros como hi-fi y lo-fi, drones, electrónica abstracta, improvisación y Americana. Loren Connors, Oren Ambarchi y Terry Riley son referencias obvias. El álbum es el resultado de trabajar con un proyecto artístico de doctorado llamado ‘ensemble of me’ en la Academia Nacional de Música en Oslo. Ivar quería hacer posible crear un ensamble de música como un intérprete único. Intentó forjar un ‘extended now’ al improvisar en sonidos que él había creado 10 o 12 segundos antes. ‘Yo trabajo en la misma manera que imagino un artista visual trabaja: dando un paso atrás para reconsiderar antes de regresar a la tela. Me gusta la alternancia entre intuición y reflexión cuando trabajo en el estudio’. Siete canciones integran este segundo trabajo solista de Grydeland, un disco de fragmentos entrelazados y cosas que emiten sonidos. “Stop Freeze Wait Eat”, poco más de media hora en que se reúnen una serie de notas esparcidas a lo ancho y largo de un plano bajo la superficie. Sonidos actores que intervienen en escenas silentes, diálogos callados donde se cruzan distintas tramas creadas manualmente. Grydeland estructura estas piezas donde los ruidos surgen de un choque de un cuerpo vivo con objetos inanimados, un enfrentamiento que es un contacto sutil. Cada instrumento es interpretado con cuidado, procurando mantener la quietud del espacio sombrío. Guitarras, banjo, piano de bolsillo, drum machines, cada uno friccionado y, a la vez, ejecutado con precaución, herramientas empleadas para construir fascinantes registros de sonoridades cubiertas por un estruendo callado que acapara la atención. “Stop Freeze Wait Sing”, el track más prolongado, reúne en sí mismo todas las posibilidades, cada componente, cada porción en la que coinciden en diferentes tiempos esta música circunspecta, estos diálogos formales. Y, entre todo ello, melodías contradictorias y  al mismo tiempo, diáfanas, la pureza de un ruido primigenio, armonías prístinas bajo el manto discreto.

“I work in the same way that I imagine a visual artist works: taking a step back to reconsider before he returns to the canvas. I like that alternation between intuition and reflection when I’m working in the studio”. Sonidos detenidos, esperas entre el movimiento fraccionado. “Stop Freeze Wait Eat”, una obra en la que coinciden una serie de trazos orgánicos, rastros que se encuentran en un mismo plano, disgregados entre el silencio. Ivar Grydeland estructura fascinantes piezas de un ruido prístino y acústica discreta.

+
www.hubromusic.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: