Hawái.


424. Tag Eins Tag Zwei
febrero 1, 2016, 2:20 pm
Filed under: Uncategorized

F.S. Blumm & Nils Frahm 01

Tag Eins Tag Zwei

F.S. BLUMM & NILS FRAHM
»Tag Eins Tag Zwei«
SONIC PIECES. 2016

“One part is phrasing an open sentence, the other part picks it up, adds his idea and gives it back a little later… an intimate relay race of ideas. All sounds are captured in the process of becoming and that’s exactly how You hear them now”. Encuentros momentáneos y armonías inmarcesibles, delicadas notas capturadas en la atmósfera durante instantes abiertos, tardes donde las ideas fluyen de manera natural. Días, minutos, horas, momentos registrados que derivan en retratos volubles de una belleza inagotable, verdadera. Junto al mobiliario casero y la madera cubierta de un barniz debilitado comienzan a aflorar apuntes recogidos de manera casual, acordes intrincados y, al mismo tiempo, simples, los cuales brotan de una manera clara y nítida, conversaciones instrumentales y diálogos reposados resultantes en tonos suaves. Rayos de sol tardío iluminan la habitación, sus paredes, los objetos inmóviles, el piso con marcas imborrables, las tablas oscurecidas, un escenario que es el hogar de piezas reflexivas, un ruido moderado que descansa plácido durante esas horas vacías, que se desplaza con la lentitud de aquellos destellos de radiación solar. Ligeros soplos cálidos ingresan a través de las cortinas, leves acordes lánguidos que nacen desde el movimiento apacible del músculo del corazón hasta los músculos del cuerpo, extremidades, manos que impulsan esas notas tersas durante aquellas horas de tardes frágiles. Frank Schültge Blumm y Nils Frahm comenzaron su amistad que derivó en un dúo ocasional hace unos cuantos años, dos músicos que se reúnen de vez en cuando para elaborar de manera conjunta tiernas composiciones, un ruido sutil de armonías serenas y acústica sensible. Blumm y Frahm, dos artistas que esbozan trazos espontáneos de armonías diáfanas, cada uno con obras en las que tienden sus particulares registros, música que florece pausadamente junto a la brisa crepuscular. Empleando diferentes medios, diferentes perspectivas del sonido, la reunión que se produjo hace un tiempo atrás inició una serie de trabajos que comparten una misma sensación, instantáneas acústicas que irradian un brillo especial, luz tenue desprendida de apuntes naturales. Hace seis temporadas los dos músicos alemanes publicaban “Music For Lovers Music Versus Time” (Sonic Pieces, 2010) [104], “un disco hecho con esmero, música de cámara surgida a partir de pequeños detalles”. Ese primer álbum tuvo una continuación, otra maravillosa colección de canciones de texturas orgánicas. “Music For Wobbling Music Versus Gravity” (2013) [235], “una selección de pistas sobrepuestas e improvisaciones editadas… Cada sonido cuenta, desde el que surge de la mente que se dispara hacia el vacío, lo que se encuentra aún más allá, como lo que suena en la habitación donde los instrumentos y los músicos se ubican. Ese lugar es un cuarto en la ciudad de Berlín, y ese cuarto es un sonido en sí. Estoy en mi hogar, cerca, muy cerca, lo más próximo que puedo de los parlantes. Comienzan a rebotar los instrumentos al interior de mis oídos. De pronto, ya no estoy donde estoy. De pronto, me traslado a un lugar físico distinto, a millas de distancia. Ni siquiera alcanzo a cerrar los ojos, tan solo pestañeo y en la milésima de segundo que eso tarda en suceder me encuentro en el mismo sitio que Frank y Nils. Casi siento que puedo entrometerme en el transcurrir de las canciones. Pero no lo haría. En su naturaleza surgida de la espontaneidad son perfectas. Aunque podrían ser diferentes, y realmente lo fueran, seguirían siéndolo. La manera en que Nils desliza sus dedos por encima de las teclas del piano, la forma en que Frank coloca sus dedos por cada costado de las cuerdas de su guitarra, como desplaza su mano a lo largo de ella, fuera de ella… Los livianos sonidos creados por Frank Schültge y Nils, mezclando tradición con modernidad, melodías audibles con ruido concreto, se sustentan sobre una red muy delgada y, como por acto de magia, no vemos sus soportes, solo los vemos flotar en el aire, levitar en el espacio, contra la ley de gravedad. De tan ligera que es su música, se introduce por la piel, llegando hasta muy adentro del alma. Mientras uno respira ‘Music For Wobbling Music Versus Gravity’ sus canciones oxigenan los pulmones, como un paseo por los bosques campo adentro. Su liviandad restaura el interior y aligera el peso de la vida, sin salir de casa”. Otros tres años después regresan con un trabajo de sonidos atentos, jornadas lentas y un resplandor tardío.

Día uno, interludio, día dos, epílogo. Mientras las horas pasan y a las palabras le sigue una contemplación pacífica se forman estructuras simples y a la vez ricas en detalles ocultos a primera vista. En momentos fortuitos provenientes del perfecto conocimiento mutuo surgen una serie de rastros que evitan las perturbaciones del ajetreo externo, rastros que capturan instantes mágicos. Instantes precisos donde, de manera impredecible, nacen hermosas piezas gráciles a partir de la confluencia de objetos e instrumentos diversos. F.S. Blumm y Nils Frahm, después de editar su disco amarillo, luego de su anverso celeste, retornan con un álbum que se separa de los dos anteriores, aunque la manzana nunca cae lejos del árbol. Los músicos alemanes regresan esta temporada con un trabajo publicado nuevamente, como siempre, por Sonic Pieces. Un diseño impecable de Torsten Posselt (FELD), con fotografías de Klaus Frahm y portada hecha a mano por Monique Recknagel. El álbum anaranjado del dúo parte de premisas distintas, con resultados igual de evocadores. “Los seguidores del catálogo de Sonic Pieces ya están familiarizados con F.S.Blumm y Nils Frahm, así como sus aclamados trabajos como dúo. Pero, aún cuando hacen uso de instrumentos familiares, su nuevo álbum ‘Tag Eins Tag Zwei’ consigue añadir un nuevo tono a su ya único lenguaje. Al cambiar sus esculturas de sonido post-procesado con el cual compusieron sus dos álbumes precedentes por íntimas piezas de improvisación, esta colaboración se funde en la más vitalista grabación que los dos han producido hasta ahora. Guitarras y juguetes fluyen junto al piano y el armonio como una combinación orgánica, formando nueve suites que reniegan de cualquier categorización ordinaria. Involucrando influencias de música clásica, jazz y folk, es el genuino uso de trucos y delays quienes elevan estas improvisaciones sobre lo común y las hacen increíblemente relajantes y emocionantes al mismo tiempo. Es casi irónico que al capturar momentos accidentales de una interpretación libre Frank y Nils logran una incluso más impresionante escala que sus ya altamente satisfactorios trabajos previos. El resultado da un perfecto ejemplo de como la inmediatez puede ser la más poderosa forma de abordar al crear música. Basado en el extraordinario conocimiento del estilo del otro la pareja de sesiones que constituyen este álbum muestra a dos artistas vívidos en el punto más alto de su juego: espontaneidad incondicional”. De regreso al hogar, Blumm y Frahm presentan nuevas canciones de notas que se deslizan tiernamente por el espacio, estructuras armónicas creadas en respuesta a las ideas presentadas por el otro. Cuerdas añejadas y delgadas láminas de metal exhalan una energía velada que atraviesa la atmósfera, formas sonoras de una extrema pureza auditiva flotando, reposando, respirando. El modo cómo nacen estos sonidos habla de ruidos producidos de improviso, réplicas a movimientos opuestos, piezas repentinas que determinan un resultado imprevisible. Las palabras que intentan explicar este trabajo pudieran sugerir un caos de figuras ininteligibles, rectas en diferentes direcciones creando una confusión de imágenes. Sin embargo, el entendimiento entre ambos hace que el desenlace de tales ejercicios este lejos de aquello, y lo que tengamos en nuestras manos sea de un sincretismo impecable. Existen ciertos trozos que se disgregan en sentidos antagónicos, pero son solamente fracciones que enriquecen los hermosos trazos generados de manera abierta entre los dos músicos, trazos espontáneos dispuestos meticulosamente dentro de un marco dorado. “En gran medida los dos primeros álbumes de F.S. Blumm y Nils Frahm son producto de un detallista trabajo de post-producción. ‘Music For Lovers…’ y ‘Music For Wobbling…’ fueron compuestos al cortar y amontonar pequeños trozos y partículas de múltiples sesiones de grabación. En esa consideración ellos evocan de hecho las técnicas de collage artístico. Cuando F.S. Blumm y Nils Frahm tocaban en vivo intentaban naturalmente reproducir esas partes artificiales de laboratorio. En su presentación en las oficinas centrales de Sonic Pieces fueron asistidos por la gata del hogar de Sonic Pieces, Mia, quien, en un momento dado, jugó con los instrumentos de juguete de Frank. Mia estaba produciendo música sin la intención de producir música, un concepto de improvisación que a F.S. Blumm le agrada mucho”. El proceso previo de tomar los registros y someterlos a una manipulación posterior, que igualmente daba cuenta del ilusionismo creado en el estudio ahora se pasa a un método distinto, a simplemente capturar un momento específico y preservarlo en ese estado prístino. “Con estos sonidos en su cabeza F.S. Blumm y Nils Frahm regresaron al estudio y parece que entendieron la idea de su propia música, no necesitaban más ningún manual de post-producción, lo aprendieron al escuchar sus propios bosquejos. ‘Tag Eins Tag Zwei’ es el resultado de dos encuentros en dos días en la casa de Nils: comiendo, conversando creando música. Es una compresión del tiempo en donde dos amigos asientan sus pensamientos, sentimientos y consideraciones en las manos del otro. Es improvisación sin post-producción. Una parte frasea una oración abierta, la otra la recoge, añade su idea y la devuelve más tarde… Una íntima carrera de relevos de ideas. Todos los sonidos son capturados en el proceso de ser y eso exactamente lo que escuchas ahora”. “Tag Eins Tag Zwei”, nueve suites de música de cámara de bolsillo, nueve composiciones en las que los dedos se escurren con soltura por los cuerpos de los instrumentos, notas que se escapan y son recogidas por otras manos amigas. F.S. Blumm y Nils Frahm hablan, ríen, descansan y luego esbozan canciones de una calma infinita, canciones que en su origen nacen como inconclusas pero que muestran un acabado perfecto. Frank y Nils hilvanan hebras y pulsan cuerdas, dejan caer objetos y retrasan el efecto de los sonidos que surgen de sus mentes, apuntes esparcidos y reordenados al mismo tiempo, complejas figuras que resultan simples a la vista, acordes naturales rebosantes de detalles minúsculos. Blumm –“jazz-guitar, electric-guitar, classical-guitar, musical-boxes, mbiras, spoons, bells, tools, toys, delays”– y Frahm –“piano, celesta, harmonium, delays”–, extienden elementos sobre el suelo, configurando diagramas descubiertos de estruendos ligeros, dos amigos que se reencuentran para entrelazar fibras y membranas que refulgen con un resplandor tenue cuando la tarde declina. La inconfundible manera de ejecutar de Frank impulsa los primeros acordes, notas de una claridad radiante, ese color único que surge cuando toma la guitarra y comienza a presionar las cuerdas, cuando estira su sonido. De inmediato ingresan otros objetos, cajas que se filtran por las esquinas de la habitación. Y, en medio de todo ese ajetreo tímido, afloran las armonías quietas de Nils, ensambladas maravillosamente en el ambiente de superficies tersas. “Day One One”, primera pieza donde se percibe ese sonido familiar tan propio de ellos, y que es posible palpar en todo el álbum. “Day Two One” parece registrado junto a la cocina, formas cotidianas de ruido doméstico que impregnan cada estrofa, al igual que “Day One Two”. Los matices gastados de “Day Two Two” dan paso a la nocturnidad de “Day One Three”, al movimiento serpentino de “Day One Four”, a los paréntesis de “Day One Three”. Días, números que tienen un par de rastros al margen, nuevas lecturas de recuerdos presentes. “Además están estas dos piezas tituladas de manera diferente que suenan como si te estuvieras cayendo de las escaleras con un disco de Chet Baker en tu bolso, terminando en el suelo, con un saco de trozos y recuerdos nostálgicos. Frank y Nils tocaron estas piezas a propósito sin haberlas ensayado antes, sin ninguna estructura fijada. Las interpretaron simplemente mientras recordaban algunas hermosas melodías, permitiendo toda la fragilidad que hay dentro de esas canciones. ¿Y acaso no es agradable como al final se mezclan estos sonidos, mientras uno está tocando celesta y el otro está tocando una caja de juguetes desarmada?”. La memoria viva de Chet Baker resplandece a lo lejos, el brillo distante de una estrella triste en el cielo. Estas interpretaciones de dos piezas conocidas en la temblorosa voz de Chet ahora tienen otra coloración. “Valentine My Funny” y “Is Love What You Don’t Know”, títulos y acordes reordenados, remembranzas respetuosas y notas suaves que fulguran con silencios y tonos melancólicos. “Stay little Valentine. Stay…” se escucha desde el pasado. “Each dawn with sleepless eyes”. El amanecer indica la despedida de los sonidos, cuando la luz asoma.

“A compression of time wherein two friends are laying thoughts, feelings and considerations in each others hands. It’s an improvisation without post-production”. Piezas creadas de manera recíproca, un entendimiento mutuo que hace que los sonidos fluyan de manera natural. “Tag Eins Tag Zwei” son cuerdas que se trenzan en instantes tardíos, un reflejo pausado de melodías espontáneas. Frank Schültge Blumm y Nils Frahm esbozan acordes al unísono, filamentos acústicos de colores anaranjados en horas exámines, ruido frágil y un resplandor tenue en instantes debilitados.

+
www.sonicpieces.com, fsblumm.free.fr, www.nilsfrahm.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: