Hawái.


418. 音楽のある風景
diciembre 1, 2015, 12:20 pm
Filed under: Uncategorized

haruka nakamura 02

Ongaku no Aru Fuukei

HARUKA NAKAMURA
»音楽のある風景«
KITCHEN. LABEL. 2014

“Dead of winter, a hidden chapel, silent prayers echoing”. Luces que se apagan lentamente, iluminación débil que evoca recuerdos olvidados, perdidos en la angustia diaria, sombras que se confunden con las paredes desgastadas, soles tardíos que extienden su brillo anaranjado de manera horizontal sobre el paisaje urbano, meditaciones cotidianas ilustradas con imágenes tenues que se reflejan sutilmente sobre una delgada tela blanca. El color del atardecer, el color del anochecer atravesando lentamente el cristal de las ventanas, disipado mientras las horas decaen hasta volver a cero. Haruka Nakamura, aquel músico de Tokio nacido en 1982 quien, como señala su biografía, aprendió a tocar el piano y la guitarra por su cuenta, cuyo sonido “esta hecho de la puesta de sol y el perfume de la temporada”. Sus creaciones han servido para acompañar otras áreas, marcas como H.P France, PARCO y las etiquetas de moda mame, evam eva y support surface. Además es parte del grupo experimental LABO, proyecto paralelo donde explora aproximaciones diferentes a la creación. Sin embargo, es por su obra registrada por la cual lo hemos conocido mayormente desde este lado del mar. Primero fue el sello de Akira Kosemura quien acogió sus registros: “Afterglow” (Schole, 2007), disco compartido precisamente con el músico japonés, y luego “grace” (Schole, 2008). Más tarde vendrían otros trabajos, como “MELODICA” (hydeout productions, 2013), homenaje a DJ Nujabes y, recientemente, “FOLKLORE” (fete musique, 2014) [376], álbum compartido junto a AOKI,hayato. “Mientras los días avanzan con su cansancio habitual, unas notas que se aproximan desde la distancia envuelven con un manto de seda el desgano. Canciones nacidas en el viaje, canciones surgidas en estadías pasajeras que se van acumulando junto a recuerdos y aromas. AOKI, hayato y haruka nakamura se encontraron, se conocieron, viajaron. Lugares esparcidos en el territorio, sitios donde reunirse a dejar que los acordes fluyan de manera libre, espacios donde de forma espontánea una nota se va sumando a otra, y esta a otra más, así hasta que composiciones sencillas manan de manera natural, como melodías abiertas que nacen desde el bucólico panorama. AOKI, hayato y haruka nakamura publican su primera obra, una colección de canciones capturadas en el tiempo… Una travesía todavía en curso, este trabajo de los dos artistas japoneses es un maravilloso recorrido por lugares y sensaciones alejadas de la convulsión cotidiana, canciones espontáneas surgidas en horas tardías. Esa es la manera en que transcurren los eventos en ‘三月十六日’, de esa forma acaecen los sonidos que brotan de ‘FOLKLORE’, una hermosa obra de cuerdas enlazadas, notas al margen elaboradas artesanalmente a partir de hebras trenzadas de manera natural. AOKI, hayato y haruka nakamura retratan el paisaje que declina con la luz solar con notas de ruido terso, conservando su tonalidad áurea entre sus filamentos acústicos”. A pesar de este recorrido por diferentes editoriales, sería el label de Singapur Kitchen. Label el hogar para varias de sus futuras grabaciones, que integran su trabajo compartido con Janis Crunch “12 & 1 SONG” (Kitchen. Label, 2011) y, en particular, “Twilight” (Kitchen. Label, 2011) [271]. Una obra imperecedera, hermosas postales del crepúsculo, “figuras lánguidas se forman cuando los objetos descansan del brillo inagotable, el que se dirige a su lenta letanía… Ambient acústico, jazz contemplativo, música de cámara moderna de temperatura cálida que reconforta el oído, un descanso del movimiento. Su carácter eminentemente instrumental actúa como un refugio a la agitación constante y agobiante de las jornadas interminables. Luego de escuchar demasiadas voces, demasiadas palabras, me he sentido un extraño, algo incómodo. Estas piezas actúan como un hogar que aliviana la carga de la vida… El resplandor del sol, en los momentos en que decae, no deja de iluminar. Pero ese descenso y la desfragmentación de la luz producen un efecto de multiplicar los colores sobre la superficie sobre la cual esta cae, desde la claridad hasta la oscuridad. Una paleta cromática en declive, el ocaso del fulgor y su tintura. Las notas desplegadas por Haruka Nakamura crean también un patrón multicolor en tonalidades apagadas, hermosamente débiles… El crepúsculo y su esplendor desteñido se propagan como destellos en este sueño de los días. ‘Twilight’ es un descanso de las estaciones cuando estas comienzan su decoloración”.

Luego de haber pasado ya varios años desde la publicación de ese álbum, y de haber realizado una intensa agenda presentando sus hermosas canciones, haruka nakamura regresa al mismo sello para publicar su cuarta colección de piezas, un trabajo que reúne composiciones anteriores con otras que son estrenadas ahora. El artista japonés conforma un ensemble para acomodar sus sonidos a su exposición en directo, y de la unión de elementos y formas surge este disco, registro en vivo de notas surgidas en horas lánguidas, grabaciones acompañadas que se entienden como un nuevo álbum integrado de estruendos desconocidos pero que suenan familiares e interpretaciones inéditas que parecen nuevas creaciones. “Primero presentamos el primer álbum completo, basado en el piano, de haruka nakamura ‘Twilight’ en 2010. El álbum registrado en estudio fue elogiado y aclamado por igual por fanáticos y críticos en Japón. Construido sobre la fuerza y el éxito de su predecesor, haruka nakamura regresa con su cuarto nuevo álbum, una colección de 106 minutos en un doble CD titulada ‘Ongaku no Aru Fuukei’. Grabado en el salón de conciertos ‘sonorium’ en Tokio, el álbum presenta al ensemble formado por ARAKI Shin (saxofón, flauta), Akira Uchida (saxofón), Rie Nemoto (violín) e isao saito (batería). Las raíces de este ensemble tienen su origen en la grabación de ‘Twilight’, cuando haruka nakamura invitó por primera vez a cada uno de los miembros a colaborar en el álbum ‘Twilight’. Desde su edición, y con casi cuatro años de extensa gira tras suyo, el grupo ha desde entonces construido un repertorio y desarrollado un lenguaje musical propio, mezclando el rigor clásico con improvisación contemporánea, tanto formal como libre. Con haruka nakamura dirigiendo desde el piano, ellos producen brillantes sonoridades y emotivas resonancias las que son ricas en detalles y austeramente hermosas”. Este nuevo trabajo de haruka nakamura es nuevamente publicado por Kitchen. Label, presentado además de una manera impecable, habitual en esta editorial, un objeto de arte que encierra una obra de arte. Caja de cartón de 17.0 × 13.5 × 1.2cm de un tintes negro absorbente con su título estampado con lámina dorada. En su interior cartón gris que encierran los dos CDs y un libreto de 32 páginas con preciosas fotografías en blanco y negro capturadas durante las presentaciones por Yatoo Takashi, un elegante diseño de Ricks Ang y April Lee, directores y responsables de este magnífico sello de sonidos que documentan “destellos momentáneos de belleza melancólica en ambientes improbables”. Publicado el 24 de diciembre del pasado año, “音楽のある風景” es un trabajo doble, una extensa obra de registros atrapados en vivo los días 19 de enero, 22 de marzo y 10 de mayo de 2014 en ‘sonorium’, un salón ubicado en el barrio de Suginami, en la parte occidental de Tokio. Y, tal como señalé antes, este es un álbum nuevo, una obra nueva, pese a contener composiciones ya publicadas anteriormente, pese a ser un álbum grabado en directo. Son piezas que admiten apreciaciones posteriores, que permiten indagar en su interior, formas moldeables según el calor externo. Haruka Nakamura y su ensemble van creando una atmósfera que tiende a generar un estado especial, una sensibilidad que aflora de entre los acordes y se transmite por las paredes hasta atrapar con su belleza crepuscular. Líneas de sonido que se mueven con pasividad por la sala, anotaciones leídas por cuerpos que expresan recuerdos con una enorme claridad, ruidos mínimos que impulsan memorias. Apuntes acústicos despedidos con una extrema delicadeza desde una instrumentación dócil. “La relación con la música de cámara y los himnos espirituales es fundamental en la orientación musical de haruka nakamura. Para capturar eso, ‘Ongaku no Aru Fuukei’ fue registrado en la acústica receptiva del salón de conciertos diseñado por Jun Aoki ‘sonorium’, con Katsunori Fukuoka (fly-sound) como ingeniero de grabación. Que el álbum fuera grabado en un salón similar a una capilla, en lugar de un estudio de grabación, tiene perfecto sentido: la naturaleza litúrgica y en forma. de recital de esta colección se alinea cuidadosamente a la belleza austera del espacio mismo. Las presentaciones que emergen son evocativas, íntimas y elegantemente grabadas en tintes sombríos que encuentran a haruka nakamura y el ensemble perfectamente ajustados entre ellos”. ARAKI Shin (responsable de los arreglos), Akira Uchida, Rie Nemoto e isao saito acompañan a haruka nakamura en estas presentaciones, donde cada una de estas composiciones pasan por diversos tonos, todas ellas con un temperamento pausado. Registros breves y otros extensos dónde se desarrollan las diferentes formas concebidas en el papel, estructuras tersas que dejan omisiones para que el sonido respire con tranquilidad, exhalando un aire meditativo. ‘Ongaku no Aru Fuukei’ muestra una combinación de tracks breves y extensas piezas además de una rango de duraciones, mientras el ensemble armoniza pasajes compuestos con libres y sueltas improvisaciones. Presenta las composiciones nuevas ‘SIN’, ‘Shigatsu no Soutei’, ‘Eien’ y presentaciones reelaboradas por el ensemble basadas en piezas de su álbum anterior ‘Twilight’. Momentos cúlmines incluyen el impresionante track titular de diecinueve minutos ‘Ongaku no Aru Fuukei’ y la pieza en forma de himno ‘Hikari’, el cual presenta al reconocido coro femenino de nueve integrantes CANTUS. ‘Ongaku no Aru Fuukei’ es la más definitiva grabación de haruka nakamura hasta la fecha y un disco obligado para todos sus fanáticos”. Los variados instrumentos sirven para darle distintas coloraciones a estos registros, cuerdas, ritmos y vientos que acompañan al piano en estas canciones para los momentos sosegados, cuando los minutos avanzan más despacio. Dos tomos, cada uno con una manera diferente, cada capítulo con maneras diferentes, pero al mismo tiempo un mismo modo desplegado a lo largo de toda esta exposición acústica. “音楽のある風景” es un álbum en el cual las superficies orgánicas se entrelazan formando capas de luz natural cruzando el espacio, hermosos registros de ruido ligero desplazados pausadamente. El avance de los acordes es todavía más lento y los paréntesis mayores, permitiendo que estos se asienten en el lugar, descansando antes de surgir los movimientos siguientes. Un transitar sigiloso por las curvas del sonido, cruces sosegados de instrumentos dejando caer sus efectos sutilmente en el aire. haruka nakamura y su Piano Ensemble balancean los apuntes sobre delgadas líneas, impulsando finamente cada estruendo que brota desde los mecanismos auditivos, con intervalos amplios que posibilitan oír cada mínimo detalle que de otra forma serían invisibles. Las figuras que aparecían en las grabaciones anteriores ahora son más extensas. Casi ocho segundos de silencio antes que surjan las primeras notas, nítidas notas desde el piano que lentamente, muy despacio, se rodean de los otros intervinientes y sus superficies satinadas. Bellos paisajes de coloraciones apagadas emanan de estos acordes callados. 夕べの祈り, composición que inauguraba “Twilight” también estrena esta brillante obra, mientras su resplandor sutil ahora se refleja de un modo diferente, más reposado, con las manos impelidas con elegante letanía. Pausas que son puentes entre estados distintos, de la calma a la movilidad aparente, la que extingue como una llama con la brisa suave. “harmonie du soir” también estaba presente en ese anterior trabajo, ahora descubierta con las texturas que sobresalen de los cuerpos de sonido, jazz ligero de formas ambientales, soplos en medio del mutismo de la noche, metales que destellan en medio de la sobriedad acústica. “dialogo” es la última de las piezas rescatadas de “Twilight”, estirada en intervalos vacíos, nueva aproximación en esperas y glosas desprendidas fugazmente. “nowhere” es recuperada del álbum breve “Nowhere” (Schole, 2012), ahora alargada a más del doble, donde nuevamente es posible apreciar los instantes quietos de los estallidos, y en donde se pueden hasta el crujir de la madera mientras se acomodan a la atmósfera. Pasajes estancados y arrebatos ingrávidos en más de dieciocho minutos. Al final del primer CD dos composiciones presentadas por vez primera, al menos en una publicación, acá. “SIN”, gotas de agua que caen desde el piano, notas apenas pulsadas por las manos de nakamura, paulatinamente acrecentadas por sonidos que intensifican la emotividad revelada, una bella unión de cuerdas y bronces, múltiples acordes enredados, apuntes que vuelan desde un extremo a otro. 四月の裝丁 cierra esta parte con momentos que retratan estancias pacíficas, mecidas por la flauta de ARAKI Shin. La segunda fracción que integra este trabajo solo tiene la mitad de canciones que la primera, vastos desarrollos tendidos con gracia. Omisiones y fragor, espacios inconclusos y leves estridencias que marcan los varios instantes de 音楽のある風景, donde cada acorde respira con enorme tranquilidad hasta emanar ritmos calmos. Cómo un anexo solo disponible de manera digital en “Twilight”, “光” entregaba otra visión de las tardes con mirada hacia el mar. Ahora esa pieza reaparece en este álbum acompañada del coro femenino CANTUS, voces multiplicadas que nacen del silencio y solo estallan cerca del final, cuerdas naturales en medio de la resonancia discreta, alientos leves brotando de la instrumentación y palabras anónimas que escriben un diálogo prístino, un canto sagrado que se desvanece en el aire, que ilumina desde el interior. , hermosa letanía acústica. 永遠 son solamente suspiros flotando, la más tenue quizás de estas piezas, exaltación contenida en armonías veladas, melodías que ondean en cámara lenta sobre el horizonte ya con su color apagado. Sin embargo, lo que parece ser el epílogo no lo es. Igual como antes existe un registro extra, “CALL” –también presente en “Nowhere”–, pieza más dócil, acordes dorados que resplandecen cuando las sombras cubren el asfalto, apéndice para estas imágenes audibles en la quietud introspectiva.

“Glowing sonorities and emotional resonances that are rich in detail and austerely beautiful… The recital-like and liturgical nature of this collection closely aligned to the sound and stark beauty of the space itself”. Registrado en tiempo real delante de una audiencia, este trabajo es una impecable muestra de las composiciones del músico japonés, una exhibición de los sonidos que surgen en su mente al contemplar las imágenes exteriores. nakamura, junto a ARAKI Shin, Akira Uchida, Rie Nemoto e isao saito construyen en directo con templanza melodías de un brillo obscurecido, interpretando las partituras con una rítmica pasiva, ampliando sus páginas con vacíos intermedios. “音楽のある風景”, música de atardeceres iluminados por faros diminutos que tiemblan en la distancia, tonalidades tenues sobre el cielo apagado. “音楽のある風景”, hermosas melodías estáticas de matices débiles, sobrecogedoras letanías de ruido frágil e íntima acústica opaca.

www.kitchen-label.com, www.harukanakamura.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: