Hawái.


413. Idleness, Endlessness + Prelude
noviembre 1, 2015, 2:00 pm
Filed under: Uncategorized

Iddleness, Endlessness + Prelude 02

YANN NOVAK
»Idleness, Endlessness«
DRAGON’S EYE. 2015
»Prelude«
ÉTER. 2015

“I have often wondered whether especially those days when we are forced to remain idle are not precisely the days spend in the most profound activity. Whether our actions themselves, even if they do not take place until later, are nothing more than the last reverberations of a vast movement that occurs within us during idle days”. Un ruido en expansión traspasa la atmósfera leve, anotaciones inconclusas atraviesan el espacio dejando rastros de luz incandescente y transparente, un ambiente inmersivo de texturas diáfanas. El sonido de la vida exterior se confunde con pequeños trazos sintéticos insertos en la amplia linealidad auditiva, formas abruptas que constituyen configuraciones espaciosas de materialidad inaprensible. El territorio apartado y sus efectos climáticos arrastran consigo ventiscas y armonías indefinidas, estructuras indescifrables que convergen en tramas orgánicas y superficies electrónicas, un sistema abierto de fragmentos artificiales y prolongados desarrollos, creando un hermoso paisaje de estruendos integrales. Estos parajes dilatados habitan momentos deshabitados, lugares y tiempos vacíos que ocupan algunas horas del día. Construyendo extensos desarrollos de sonidos cristalinos, el norteamericano Yann Novak crea obras donde la música se traslada con un ritmo pausado, imágenes estáticas de minimalismo sintético. Un complejo ruido inmóvil dónde confluyen fotografías, tonos difusos, naturaleza quieta, grabaciones ambientales y notas infinitas. Una visión del arte que se extiende, en cierta medida, a la plataforma que dirige. Sus trabajos han sido publicados por varios sellos alrededor del mundo (INFREQUENCY, smlEditions, Henry Art Gallery, LINE, Koyuki, Hibernate, WHITE_LINE EDITIONS, murmur, Farmacia901, taâlem), pero, principalmente, a través de su propia plataforma, Dragon’s Eye, el mismo que publica “Snowfall” (Dragon’s Eye, 2014) [301]: “No es fácil describir el estado material en que se encuentran sus partículas de audio, pues pareciera que existe una tensión permanente oculta bajo un manto de mutismo. Como en sus otros trabajos, existe una linealidad, pero una linealidad que es solo aparente, pues bajo esa movilidad estática se suceden cambios imperceptibles, difíciles de apreciar. No obstante, esta obra presenta como en ninguna otra una multitud de pequeños detalles que afloran a medida que se van removiendo las capas exteriores. Las notas que parecen no serlo se cubren de minúsculas manchas blancas, polvo que ensucia la nitidez que se arrastra progresivamente, hermosas imperfecciones que van enterrando los tonos neutrales en el suelo débil. La claridad acostumbrada es ahora un lugar difuso, y las superficies ambientales ven como su estructura se contamina de fragmentos orgánicos… El agua cristalizada que cae sobre el frío suelo y las rocas impregnadas de humedad también alcanza al sonido prístino de “Snowfall” y su panorámica invernal”. Un impecable trabajo que no es el último del músico de Los Ángeles. Después de aquel editó “Liminality” (Dragon’s Eye–Farmacia901, 2014) [354], junto a Fabio Perletta. Al igual que este, su nueva obra, la más extensa, es solamente una edición digital, planos continuos de energía quieta.

“A menudo me he preguntado si especialmente los días en que nos vemos obligados a permanecer inactivo no son, precisamente, los días que pasan en la actividad más profunda. Ya sea que nuestros propios actos, incluso si no tienen lugar hasta más tarde, no son más que los últimos ecos de un vasto movimiento que se produce en nuestro interior durante los días inactivos. En cualquier caso, es muy importante estar inactivo con confianza, con devoción, posiblemente incluso con alegría. Los días en que incluso nuestras manos no despiertan son tan excepcionalmente silenciosos que apenas es posible elevarlos sin escuchar mucho”. Rainer Maria Rilke, “Letters on Life”. En ese silencio excepcional surge una música que interviene la tranquilidad de manera leve, un sonido homogéneo que se desplaza sin modificar el sosiego del entorno. Las composiciones de Yann Novak normalmente utilizan el espacio y la luz natural, por medio de circuitos que interpretan y transmiten esa realidad asombrosa. Novak hace suyo ese estado original a través de sus creaciones suspendidas, extensos minutos dentro del panorama visual. Hace solo unos meses Dragon’s Eye, el sello fundado por su padre cumplió diez años desde que Yann lo reactivó, generando un punto de encuentro para diversos artistas que comparten algunas de sus ideas, así como perspectivas diferentes, siempre dentro de una misma línea, “a foster personal and artistic relationships with its artists as well as its audience, and to function as a meeting ground for like minded individuals”. Una especie de celebración es este último trabajo del artista norteamericano, una manera de marcar un punto en el calendario que indica lo mucho que ha avanzado, de manera sencilla, este label dedicado al arte sonoro. “Dragon’s Eye Recordings se complace en anunciar el lanzamiento de ‘Idleness, Endlessness’ por el director del sello Yann Novak. ‘Idleness, Endlessness’ es una descarga digital a precio especial para ser lanzada en el décimo aniversario desde que Novak se hizo cargo de la etiqueta de su padre Paul Novak. ‘Idleness, Endlessness’ explora el trabajo, el ocio y el compromiso en composiciones de dos horas de duración”. Edición digital ilimitada, este álbum de Yann Novak explora las ideas que inundan su obra aunque, sin embargo, en esta ocasión se puede apreciar una mayor rugosidad, un carácter más escarpado debido a lo materiales empleados en su generación. De todas maneras, se logran distinguir los aspectos característicos en sus composiciones, estructuras artificiales producidas junto a medios naturales, un ruido que se desplaza de modo constante por el aire, con variaciones internas que aparecen como no distinguibles si es que se observa desde dentro. Electrónica mínima y variaciones que se adaptan al clima externo. “El material de partida para ‘Idleness, Endlessness’ se recogió mientras asistía a una residencia artística en Parkfield en septiembre de 2012. Parkfield es un refugio único donde los artistas invitados no tienen la obligación de crear trabajo, o cualquier otra cosa más que sus propias comidas cada día. Esto crea una situación única para la contemplación y la reflexión. El material se compone de tonos sintetizados y estática de radio recogida en un sintetizador portátil, y una sola grabación de campo del viento. Desde 2012 a 2015 este material fue procesado en el estudio y utilizado en actuaciones en directo. Las composiciones finales se crearon a través de la improvisación con la inserción de períodos de 5 minutos de inactividad cada 15 minutos, simplemente para contemplar a donde la pieza había llegado y hacia donde debía ir. ‘Idleness, Endlessness’ está compuesta de manera que las dos piezas podrían reproducir hacia atrás y en un loop creando una experiencia de escuchar todo el día separado del compromiso que demanda la música más tradicional”. “Idleness, Endlessness” son tan solo dos piezas, cada una exactamente de una hora, ensambladas durante un período de tres años en el cual se acomodan las diferentes capas que forman su estructura. Yann Novak crea una música que avanza por el terreno con lentitud, sonidos generados de manera artificial que se trasladan pausadamente a través del espacio, emitiendo un resplandor eléctrico tenue en medio del contexto natural. “Idleness, Endlessness”, extensiones de ruido delgado filtrados por la atmósfera densa, trayectos interminables de fluidos energéticos que traspasan la materia, cruzando el campo horizontal con su brillo traslúcido. Una única grabación de campo se desenvuelve durante todo el transcurso de estos registros, el viento, las aves y la geografía del hemisferio norte deja caer sus estruendos aislados junto con las delicadas fibras ópticas. “Idleness”, en cierta medida, se somete a la atmósfera vital de los parajes apartados, insertando sus superficies leves en las corrientes de California. “Endlessness”, al contrario, intercala esos movimientos en la dinámica sintética. Sin embargo, esta es solo una percepción, pues en ambas piezas es posible apreciar diferentes estados, fases por las que atraviesan los sonidos y que pueden coincidir en distintos momentos, lugares de inactividad y contemplación. Ese lugar de observación de lo que rodea a un recinto específico es también el emplazamiento dónde ocurren otras formas sonoras, contenidas en un trabajo de dimensiones más reducidas pero que, igualmente, se propagan de manera ilimitada. “Prelude” es un CDR de tres pulgadas publicado por Éter, un álbum breve en el cual se logran apreciar componentes similares pero de contextura diferente, lo que finalmente determina el resultado final. “Prelude” es un trabajo en que la atmósfera se sumerge en el reduccionismo desarrollado por Novak, sonidos externos que se convierten en estrechos pasajes de resonancias mínimas. ‘Prelude: San Marino’ surgió como un site-specific performance comisionado por HomeLA para presentarse en una residencia privada en San Marino, California. La pieza está basada en una grabación de campo capturada en el patio trasero de la residencia y fue interpretada desde el corazón. El performance fue pensado para crear un espacio donde los sonidos del entorno y el visitante a la casa pudieran mezclarse durante la apertura del evento. ‘San Marino’ aparece aquí como un compuesto de los tres performances en HomeLA: San Marino y está pensado para escuchar en casa”. Veintiún minutos y veinte segundos en una pieza única. ‘San Marino’, un trayecto amplio en el cual convergen sonidos capturados junto con el despliegue digital de Yann Novak, un panorama radiante de notas que reflectan la energía solar, la incandescencia lumínica que traspasa los bordes de la materia, estruendos minúsculos que expresan los eventos más ínfimos que acontecen en un determinado sitio y momento. ‘San Marino’ es una hermosa composición de gradaciones auditivas próximas, fragmentos esparcidos y reverberaciones microscópicas que se concentran en una extensión tonal.

“The last reverberations of a vast movement that occurs within us during idle days”. Cubriendo áreas habitadas por pequeñas fracciones de sonido, el artista norteamericano estructura sistemas auditivos dónde las notas se desplazan lentamente, partículas ínfimas dibujando trayectos lineales. Yann Novak desarrolla espacios en los que armonías se expanden de manera infinita. “Idleness, Endlessness”, extensiones climáticas de resonancias naturales. “Prelude”, segmentos de ruido de tonalidades eléctricas, acústica horizontal de tonalidades iridescentes.

www.dragonseyerecordings.com, www.eter-lab.net, www.yannnovak.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: