Hawái.


402. The World Left Behind
septiembre 1, 2015, 2:10 pm
Filed under: Uncategorized

The World Left Behind

RAYONS
»The World Left Behind«
FLAU. 2015

“The purity of a girl with delicate femininity and commanding strength, a complete and closed world”. Un mundo hermético al cual sólo se puede acceder por medio de murmullos de acústica ensimismada. Ese mundo es expresado a través de notas tenues donde convergen diferentes tipos de hilos, un telar que forma entramados de ruido frágil, retratos de la vida interior desarrollada de manera sigilosa y en tonos apagados. Desde un rincón apartado surgen las armonías que reflectan sutilmente en la atmósfera ligera, confortables estructuras orgánicas que crecen en departamentos vacíos y habitan tranquilamente junto a los muebles desgastados, pequeñas lámparas, paredes solo decoradas con un papel blanco invierno, objetos dispuestos aleatoriamente y cortinas delgadas. Por la ventana semiabierta ingresa la luz que ilumina de manera apacible la escena, lugar por donde logran escapar algunos de los sonidos escondidos en los vértices más personales, sonidos que atraviesan el aire hasta llegar al exterior como notas delicadas y susurros musicalizados. Desde el otro extremo del mundo, desde el huso horario opuesto afloran canciones que transcurren de manera natural. Rayons es el nombre con el cual se identifica una músico venida desde Japón. Rayons, como la fibra textil extraída artificialmente a partir de la celulosa, similar a la seda. Rayons es Masako Nakai, “una compositora y pianista japonesa. Estudió música moderna y clásica en la universidad donde ella comenzó a crear ingeniosos arreglos para piano y cuerdas. El mundo que ella teje está lleno de fantasía y la obscuridad, con una resonancia emocional de belleza y ruido. Ella lanzó su primer mini-álbum ‘After The Noise Is Gone’ en 2012 y ha actuado en directo junto con Sylvain Chauveau, James Blackshaw y Ulises Conti. Su primer álbum de larga duración ‘The World Left Behind’ será lanzado en septiembre de 2015 y contará con varias colaboraciones con la cantante japonesa Predawn”. Hasta ahora, unos cuantos años atrás Masako Nakai solo había publicado un trabajo, el mini-álbum “After The Noise Is Gone” (Pokhara–Rondade, 2012), trabajo que finalmente se ve extendida con su primera obra completa, un lugar donde tienen lugar sus sonidos familiares.

Canciones que nacen en temporadas donde el aislamiento es el hogar natural. Rayons entrega una colección de canciones capturadas en instantes de contemplación interior, sonidos que aparecen cuando el silencio es la única compañía, formas que se desarrollan de manera pausada, arpegios delicados que se entrelazan cuidadosamente. Luego de ese primer álbum breve Masako Nakai finalmente da el paso para avanzar unos pasos más largos, adquiriendo la seguridad para poder exhibir una música que parecía ser sólo propia suya, a pesar que el impulso inicial ya fue dado. Sin embargo, algo señala la distancia temporal entre uno y otro. Esta vez es flau, el label de Tokio fundado y dirigido por Yasuhiko Fukuzono con gran dedicación. Las melodías elaboradas por Rayons son igualmente dedicadas. “The World Left Behind”, una recopilación homogénea de finas piezas sonoras, suaves melodías interpretadas con cuidado donde las notas fluyen de manera espontánea, ritmos atentos sobre los cuales se posan las anotaciones inscritas con lápiz en el papel. ‘The World Left Behind’ es el primer álbum larga duración de la compositora japonesa Masako Nakai como Rayons. Grabado en el frío del invierno durante dos días en una sala de estilo europeo, las diez canciones combinan piano, flauta, clarinete, violín, viola, violonchelo y voz en un estilo elegante, desarrollándose como si fuese la banda sonora de una película francesa de los años setenta en un estilo post-clásico actual. Su amiga y colaboradora Predawn contribuye con voces en cuatro canciones, entre ellas “Waxing Moon” e “It Was You”, que también han tocado en vivo juntas. Los dramáticos arreglos de piano de Rayons sacan a relucir una nueva y única calidad en la voz de Predawn, y su emotiva presentación en el piano es poderosa y llena de gracia. ‘The World Left Behind’ expresa la pureza de una mujer con delicada feminidad y fuerza al mando, un mundo completo y cerrado”. Grabado en esos dos días de invierno, Masako Nakai entrega diez piezas que conservan una misma identidad, notas que emergen principalmente desde el piano, sensibles tonos que forman sencillos decorados y que, a medida que avanzan incorporan otras sonoridades diferentes pero en la misma línea, composiciones espontáneas elaboradas meticulosamente para permitir que las emociones se manifiesten de manera abierta, expresando el mundo interior. “The World Left Behind”, canciones de explosiones ínfimas de ruido que incorporan los objetos alrededor suyo, la música que existe ahí afuera. El movimiento de los cuerpos es parte también de las estructuras auditivas, el desplazamiento de los objetos y la manera cómo nace el sonido, la respiración y los dedos deslizados. Las partituras marcan un sendero grácil, un piano dibujando esquemas donde transitan las melodías, junto a cuerdas casi imperceptibles. Un estruendo que apenas rompe el límite de lo perceptible por medio de sus tiernos impulsos. “Playground For Birds”, dos minutos y algo que descubren las maneras que adopta la música de Nakai, el primer episodio de sus hermosas resonancias. “Frozen Forest” integra por vez primera en este álbum la voz de Predawn (Miwako Shimizu), igualmente tersa, balanceándose entre flautas y soplos ligeros. “Dancing Under The Filtered Sun” vuelve sobre los paisajes instrumentales, imágenes pintadas sobre un lienzo desteñido y con colores que incorporan el blanco en su paleta. Predawn aparece otra vez, en “Waxing Moon”, ahora más quieta que antes, en medio de las cuerdas que ascienden mientras el piano mantiene la discreción. “From Paradise Past” y “Can’t See Through The Fog”, lugares recuerdan desde la nostalgia, remembranzas de la realidad a veces difícil. Luego de otro instante vocal, “It Was You”, “Impression” y “Immortal Island” nos muestran el lado íntimo de manera prudente, la belleza austera a través de acordes reservados. “Atarashii Hito (A Letter From Nowhere)”, con Shimizu, otro momento de armonías desplegadas con una pureza transparente, armonías tendidas en la quietud del panorama invernal.

“The world she weaves is full of fantasy and darkness, with an emotional resonance of beauty and noise”. Un mundo cerrado que se abre a través de las tersas composiciones de esta obra. “The World Left Behind” es la naturaleza interior expresada por medio de piezas discretas y sonidos en decoloración. Masako Nakai exhibe su intimidad acústica en luminosos registros acústicos, hermosos y austeros retratos introspectivos.

www.flau.jp, www.rayons.jp

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: