Hawái.


391. Taking The Veil
julio 1, 2015, 2:20 pm
Filed under: Uncategorized

Hior Chronik 01

Taking The Veil +

HIOR CHRONIK
»Taking The Veil«
KITCHEN. LABEL. 2015

“Shadows surrounding, this lucid veil that will not conceal”. Palabras que rodean vacíos, sonidos que envuelven un misterio en forma de notas tristes. Las melodías aparecen de manera débil en medio de un ambiente desgastado por el tiempo, hojas y letras borradas durante años de abandono, paredes cuya pintura ha perdido su resplandor original, revelando otra forma de belleza, una belleza de tonalidades apagadas, de luces tenues. Anotaciones pálidas que dejan un rastro de nostalgia, imágenes que se desvanecen en el aire impregnado de partículas de polvo. Al apagarse de manera paulatina el resplandor de estos relatos de audio gris queda una idea vaga, el recuerdo provocado por estos impulsos que estimulan la memoria quieta, en un ruido borroso que se desplaza con lentitud por la materia, estruendos de silencio en la memoria frágil. La música de Hior Chronik se ubica entre dos mundos, en el umbral que separa el presente y el pasado, entre lo real y lo ausente, glosas de sonido que tienen su significado anclado a la historia anterior, rememorando fotografías descuidadas. “Radicado en Berlín, Hior Chronik nació en Atenas en 1974. Su relación con la música comenzó cuando trabajaba como productor de radio para Jazz fm a principios de los noventa, y como columnista para varias revistas musicales. Comenzó a crear música cerca de siete años atrás, y ahora su foco está en un ambient minimalista basado principalmente en piano, caracterizado por cinemáticas y melancólicas notas desperdigadas y largas melodías que forman compromisos expresivos. Su música ha sido presentada en varios films, documentales, así como presentaciones artísticas. Su álbum debut titulado ‘I’m A Tree’ fue publicado por el sello Enregistrements Variables en 2010. Las colaboraciones constituyen la base de inspiración y motivación para crear música. Su segundo álbum, titulado ‘Unspoken Words’, fue lanzado por mü-nest en noviembre de 2011, el cual incluye colaboraciones de Akira Kosemura, Natalie Tba, Roger Doering (Dictaphone) y muchos más. Además lanzó un álbum como Pill-Oh titulado ‘Vanishing Mirror’ en Kitchen. Label en 2012”. A esos trabajos es necesario añadir un par más, “Birds” (2015), edición solamente digital lanzada hace muy poco, e “In-between” (A Strangely Isolated Place, 2015), disco a medias con el alemán Uwe Zahn (Arovane), obras donde desarrolla esa melancolía en forma de composiciones sutiles que presentan una delicada acústica infectada de delgadas líneas electrónicas. No obstante, fue como parte de un proyecto colaborativo el cual nos presentó sus apreciaciones sobre el sonido. Pill-Oh se llamó, o llama, si es que acaso aún existe, esa idea de una música colmada de lirismo. “Vanishing Mirror” (Kitchen. Label, 2012) [228] se llamó ese trabajo, un disco que además nos descubrió a esta editorial del sur asiático, “trece episodios son los nuevos sitios donde estar por un lapso, alejado del ruido exterior, lejos de la realidad, cerca de uno mismo. Un soplo de ilusión. En un paisaje donde el sol acuchilla a la memoria. Una frase que se lee alrededor de una imagen en la página tres de un precioso libro. Dieciséis hojas donde la luz del sol quema los recuerdos. Los colores se dispersan entre figuras que pierden sus contornos y se vuelven una con el fondo. Personas reales son captadas y entregadas como si fuesen fantasmas, el reflejo de una infancia espectral. Lo que se encuentra detrás del lente se desvanece en imágenes de perturbadora belleza. Al otro lado del espejo, los sonidos se reflejan de forma casi mágica. La estructura de estas piezas breves se halla en las armonías que Zinovia arma finamente, trazando delgadas líneas de cuerdas, pero principalmente, suaves tejidos de hilos con su piano. Hior se inmiscuye de manera furtiva, escurridiza, cada vez asomándose más a medida que avanza al ritmo de las canciones, inmerso en los arreglos. ‘Vanishing Mirror’ es un soplo de ilusión evaporada, un sueño que absorbe la oscuridad, amparado en los recuerdos”. Un hermoso álbum de emotivas canciones, espejos que ahora dan un reflejo más obscuro.

Cuando la primavera se acerca cada vez más a su estación siguiente, este ruido delicado nos devuelve unas estaciones atrás, instantes dónde el frío cristaliza el aire y por las ventanas desciende la melancolía líquida. Hior Chronik presenta una nueva obra, esta vez un trabajo realizado en soledad dentro de su propio cuarto, a diferencia de Pill-Oh. Sin embargo, a pesar de ser un disco individual, por el se cruzan una serie de voces ajenas, identidades que incorporan textos y sonidos a su personal forma visualizar los recuerdos. “Taking The Veil”, este nuevo álbum del artista griego, es una colección de piezas que conservan esas hermosas melodías ya presentes en sus trabajos, desarrollos donde las notas se mueven con gracia dentro del espacio, vaivenes auditivos que emergen desde un lugar recóndito provocando sensaciones inesperadas. Lo que Hior Chronik produce son tanto sonidos como imágenes, retratos ilustrados con acordes, luces y sombras cubiertas de una tela que borra las apariencias, resultando en impresiones imprecisas pero igualmente evocadoras. “Taking The Veil” es su segundo trabajo para Kitchen. Label, CD inserto al final de un artbook de 200mm × 140mm, dieciséis páginas en impresión ófset en color con diseño de Ricks Ang y varias de sus caras con fotografías de la artista Amber Ortolano, un universo onírico y misterioso de cuerpos y tonos, rostros desdoblados, figuras fantasmales, oscuridad y ambientes esmeralda. Lo que reflejan estas fotografías es también lo que se puede oír a través de los momentos sonoros creados por Chronik, finas melodías que se deshacen en la bruma de los días fríos, cuerdas atravesando paredes dañadas, dinteles derruidos que dejan ver la forma original de las murallas, reflejados en estos pasajes de sonoridades abstraídas. Al pulsar estas composiciones brotan huellas ya enterradas, un efecto generado por la manera en que se ordenan los apuntes de sonido, con paciencia, permitiendo que su avance arrastre las emociones cubiertas, como si la vida tuviera una música de fondo que impulsara la mente hacia atrás. Rodeado de otros cuerpos, Chronik elabora una serie de grabaciones donde cada señal desencadena otros motivos, inscripciones al margen que se suceden en estas recreaciones de ideas cubiertas.‘Taking The Veil’ es el álbum debut solista para Kitchen. Label del músico radicado en Berlín Hior Chronik. Originario de Atenas, el nuevo álbum es la continuación a su trabajo previo en el sello como parte del dúo Pill-Oh en ‘Vanishing Mirror’. Los cimientos establecidos están intactos en ‘Taking The Veil’: las extremadamente románticas cuerdas y suaves susurros electrónicos fundidos sobre las quejumbrosas partituras de piano. Hior Chronik tiene una inclinación a producir sutilmente inmensas y cinemáticas composiciones las que son extraordinariamente escalofriantes en su belleza”. Piezas sugestivas de acústica envejecida, donde el desgaste de la materia prima desde el cual emergen estos sonidos no esconde sus grietas, fisuras por las cuales se filtran el tiempo pretérito y se encuentra con un futuro ensombrecido. Compuesto y producido por Hior Chronik, “Taking The Veil” es un álbum sobre emociones secretas reveladas en la intimidad de la luz ausente, acordes que se suspenden sobre el suelo resquebrajado, misterios expresados en partituras cinemáticas. “Su última publicación sigue el distintivo trayecto compositivo de Chronik, con una pareja como colaboradora en cada track. Esta vez los colores instrumentales son más íntimos, pulidos en una perfección evocativa con cada colaboración trayendo sus propios matices a una permeable colección de motivos. A través de momentos contemplativos, lo que surge es la variada musicalización que va de solos de piano a orquesta de cuerdas, abriendo un espacio que brilla con emotiva melancolía. Presentando contemporáneos clásicamente alineados como Field Rotation (Denovali Records), Sophie Hutchings (Preservation), Lüüp (Experimedia) y los compositores japoneses Yasushi Yoshida (noble), Yoshinori Takezawa (Schole Records), entre muchos otros. El cambio más grande en este nuevo álbum es la incorporación de las voces de Amber Ortolano y Fabiola Sanchez (Familiar Trees) en cuatro canciones. Representadas centralmente en el soundtrack como una sonorización lírica recurrente, la pareja de Amber Ortolano y Hior Chronik además produjo una versión re-arreglada de ‘Twice’, originalmente escrita por la banda electrónica sueca Little Dragon”. Quince capítulos contiene esta obra, quince historias desarrolladas dentro de una atmósfera especial, al reverso del espejo. En cada una de ellas el sonido se traslada de una manera particular, avances paulatinos donde la exteriorización de las ideas internas adquiere la forma de acordes pausados, cuerdas que dejan caer apuntes con delicadeza sobre las páginas borradas. Hior Chronik construye estas composiciones a partir de simples motivos, los que van creciendo de manera espontánea, sumando recursos humanos a la mecánica discreta. Un ruido áspero surge desde un plano inferior, polvo que se escurre por en medio de la madera, entre los surcos de las tablas. Casi de manera simultánea una voz aparece como un eco fantasmal de palabras extraviadas y recogidas del aire, al igual que las leves pulsaciones sobre el piano. “London Bridges” no es más que un minuto, segundos que abren este libro de miradas laterales sobre lo que queda atrás. La voz de Amber Ortolano introduce “Taking The Veil” y sus paisajes en decoloración. El piano continúa como figura central en “Nest Of Autumn”, provisto por las dóciles manos de Sophie Hutchings, notas cruzando cuerdas en una tarde de fría de otoño, junto a una serie de otras formas minúsculas de sonido que se entrelazan en este paisaje lluvioso. “Twice”, original de Little Dragon, recuerda a esos instantes luminosos de Pill-Oh, nuevamente con Amber Ortolano con su voz murmurante sugiriendo la suave atmósfera, como también sucede, de manera más apagada, en “Small Wonders” con el japonés Yasushi Yoshida. Luego de eso, un momento de calma infinita, la flauta de Lüüp en medio de “Cold Winter Morning”, una tersa brisa acústica soplando desde el mar. Las resonancias contemplativas se extienden sobre el clima abierto de “Simple Is Beautiful”, con el violín de Field Rotation (Christoph Berg), propagándose como una corriente ambiental, igual que acontece en “Oblivion”. Amber aparece otra vez en “Sailing Away”, de manera inaprensible, voz que se despliega como un sonido más entre las ramas electrónicas. Hay también instante de ágil movilidad como “We Are All Snowflakes”, compuesto a medias con Yoshinori Takezawa, acústica digital de una refulgencia triste en “Can You Hear” con la voz de Fabiola Sánchez (Familiar Trees), tristeza inagotable en “When The Night Comes” junto a Daphne Farazi, la ruidosa tranquilidad de “Between Two Rooms”, junto a Seiji Takahashi y los objetos re-encontrados, la memoria de parajes no visitados en “The Sense We Make” de la mano de Halo, viejas estancias recorridas con Aaron Martin en “Quiet Inside Your Chest” y su temperatura congelada, la melancolía y los silencios de “The Ghost You Left Behind”, espacios vacíos y palabras mudas en el epílogo de esta obra de texturas orgánicas, reflexiones introspectivas sobre lo quedó abandonado ayer.

“El tema en la narrativa visual de ‘Taking The Veil’ es sobre mujeres jóvenes aprisionadas por su flujo de pensamientos y su obscura imaginación. La delicada belleza y gestos ambiguos de protagonistas femeninas sirven como una poderosa metáfora del velo como refleja el título del álbum. Ellas revelan y ocultan todo a la vez, reviviendo emociones conjuradas por un sentido de misterio. El álbum enfatiza esta atmósfera que sondea en la conciencia imbuida con bruñidos tintes de algo medio recordado y medio soñado. ‘Taking The Veil’ es la mejor compañía para las horas intempestivas y la búsqueda de recuerdos en un mundo de neblinas y sombras”. Paisajes invernales en medio del calor primaveral, miradas en reversa a través de un espejo que reflecta la memoria escondida. Hior Chronik estructura piezas de ruido sigiloso dónde los bordes con la realidad presente se pierden, música clásica moderna de una quietud infinita. “Taking The Veil” es una resonancia tenue de voces cubiertas por el polvo, el sonido de habitaciones cuyo brillo lo ha extraviado la historia. Una retrospectiva acústica de delicadas notas, nostalgia de coloraciones débiles.

www.kitchen-label.com, www.hiorchronik.weebly.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: