Hawái.


384. Organs
junio 1, 2015, 2:10 pm
Filed under: Uncategorized

Organs

ROBERT CROUCH
»Organs«
DRAGON’S EYE. 2015

Músculos que se contraen, tejidos que se trasladan al interior de una piel elástica, movilidad desplazada dentro de fibras orgánicas. Una compleja red de partículas celulares que es interpretada a través de otra red de líneas de sonido, ruido traslúcido que genera capas de notas transversales. Estruendos controlados manualmente que construyen un mapa virtual de movimientos programados, un sistema auditivo de notas y armonías eléctricas. A diferencia del anterior trabajo que conocía de este artista, este comprende largos desarrollos dónde el espacio real se incorpora dentro de este espacio ilusorio, visuales extensas donde los sonidos van cayendo dentro de un arca de polímero, átomos de carbono multiplicados. Robert Crouch es un artista y curador radicado en Los Ángeles quien “trabaja a lo largo de un amplio rango de medios incluyendo fotografía, sonido, instalaciones, video y escultura”, presentándose en diversos lugares y galerías. Es el Director co-fundador de VOLUME, un proyecto curatorial que funciona como catalizador de medios interdisciplinarios incluyendo exhibiciones, conferencias, presentaciones y publicaciones. Además es el curador de LACE, donde organiza el festival de música electrónica Resonant Forms, explorando la relación entre sonido, instalación y video; director del programa artístico del Pasadena Arts Council y curador festival AxS. Su primer trabajo íntegro fue “An Occupied Space” (Dragon’s Eye. 2011), obra que todavía resuena en el aire. Sin embargo, el primer álbum que en este sitio fue cubierto es “Fata Morgana” (Murmur, 2012) [199], junto a Yann Novak. “Como si se tratara de ondas de calor contra ondas de frío, los sonidos, o más bien el sonido, crea una línea divisoria indistinguible: de una nota se pasa a otra pero cuando eso sucede el truco ya ha pasado frente a nuestros oídos, sin saber realmente cuándo aquello ha sucedido… Cuaderno de viaje fragmentado, deconstruyendo la luz, difuminando el color, borrando la imagen, todo a la vez. “Fata Morgana” es un ruido de fondo que impide ver el fondo, ruido que borra los ejes por los que se conduce la música. Este espejismo suele apreciarse por las mañanas, luego de una noche fría, el momento ideal para dejarse acariciar por su aura de ruido confuso”. Impecable trabajo que en su momento estuvo entre lo más destacado según este pequeño espacio.

“Así es como debiese ser hecho. Alójate en un estrato, experimenta con las oportunidades que ofrece, encuentra un lugar ventajoso, encuentra movimientos potenciales de desterritorialización, posibles líneas de vuelo, experiméntalas, produce un flujo de conjunciones por todas partes, prueba un continuo de intensidades segmento por segmento, ten un pequeño plan de nuevas tierras todas las veces”. Deleuze & Guattari, “Mille plateaux”. Conteniendo piezas de provenientes de diferentes creaciones y momentos dentro de un mismo período, pero todas dentro de un concepto similar, unidas por desarrollos enlazados, este trabajo muestra otra forma del ruido, aproximaciones al espacio externo a través de estructuras auditivas que parecen habitar dentro de paredes reales, transmitiendo esa espacialidad, pese a estar dentro de circuitos inaprensibles. Música física que se percibe como tangible dentro de los límites en los cuales se encuentra. Robert Crouch elabora piezas que parecen un estudio sobre el espacio y el movimiento, construyendo sus composiciones con objetos sonoros que emiten golpes dentro de un área restringida. Notas que parecen no tener una disposición determinada, armonías que subyacen bajo una superficie rígida, melodías que se desplazan en un flujo de muchos otros elementos, dentro de una corriente de formas múltiples. “Organs” es una constante de ruidos aislados que se relacionan dentro de un sistema mayor. “Los tres trabajos que constituyen ‘Organs’ fueron seleccionados y editados a partir de un año de grabaciones desarrolladas en colaboración con la coreógrafa y artista Julie Tolentino en 2014. Tres proyectos separados fueron documentados a través de grabaciones de audio de presentaciones y ensayos, así como grabaciones de campo relacionadas. Cada pieza evoca una matriz de encuentros entre un cuerpo específico (o cuerpos) dentro de un contexto único, conduciendo y respondiendo a sonidos, tanto electrónicos como orgánicos. La interacción del suave tejido, nervios, hueso y sangre de los órganos del cuerpo, presionando contra/ dentro/ fuera de tonos sostenidos y expresiones sintéticas del técno-órgano. Cada órgano existe simultáneamente aislado, y es una extensión del otro”. Sonidos que interactúan en una dinámica quieta, “Organs” reúne estas tres piezas que dan cuenta de una serie de trabajos desarrollados junto a Tolentino, movilidad corporal sobre una superficie sólida que se traslada a estas composiciones variables. Tres extensas piezas que contienen pequeños universos propios de figuras que se trasladan hacia un punto distante, trazando líneas en trayectos móviles. En su primera obra ya se podían observar algunos de los recursos empleado por Crouch. Sin embargo, a pesar de estar también presentes acá, en éste álbum la abstracción se convierte en concreción. Probablemente debido a ello se deba la prolongación de estos registros, el tiempo necesario para poder dejar que cada uno de sus elementos se ubique en el plano general. Electrónica concreta y acústica amplia las que confluyen en armonías desplegadas de manera sutil, formas que yacen debajo de la piel de sonidos menos procesados, imágenes que surgen entre los surcos ocultos. ‘Somniloquy’ fue construido usando una grabación de Tolentino “tocando” el órgano roto en la preparación para la presentación de ‘Process(ion)X’ en The Church of the Epiphany”. Veintiún y medio minutos de tonos que permanecen en la atmósfera, como una nube que avanza lentamente hacia el interior; objetos que se arrastran por el suelo áspero y notas que fluyen de la interacción material; metales pesados atraídos por la gravedad y frecuencias tenues influidas por los muros verticales, absorbiendo su carga. “Somniloquy (An Egg): A Choreography Of Emancipation”, un tercio de esta obra que bien podría ser una sola entidad. ‘The Eyes Of Fire’ está basada en una grabación de ‘Drive Your Cart And Plow Over The Bones Of The Dead’, una presentación de nueve horas con Julie Tolentino, Stosh Fila y Robert Crouch en el San Francisco Art Institute, curado por Tania Hammidi”. Veintiocho minutos donde esta vez las formas anteriores quedan enterradas bajo una tela que cubre su visibilidad. Melodías subliminales que se trasladan gradualmente, un brillo eléctrico que emana del lento transcurrir, una luminosidad vaporosa surgiendo de un delgado hilo. Crouch presenta una pieza donde los elementos exteriores se distancian de la visión, envueltos en un tejido fino de fragor digital. ‘The Propaganda of History’ fue desarrollada a partir de una serie de grabaciones hechas durante sesiones de ensayos con Tolentino y Mark Steger, con grabaciones de campo adicionales de los fuegos artificiales del cuatro de julio desde Madison, Wisconsin”. Lo que ocurrió con el segundo registro respecto del primero ahora vuelve a suceder: la electricidad resplandeciente cubre los objetos dispuestos en el espacio, una red homogénea de electrónica leve que se torna más y más densa, logrando que casi la totalidad de los sonidos se confundan en una misma materia que oscila entre movimientos delicados. Un maravilloso cierre para un trabajo que traza una interesante perspectiva sobre la relación del cuerpo, orgánico o no, con el entorno. “The Propaganda Of History”, casi once minutos de ruido sintético.

The interplay of the soft tissue, sinew, bone and blood of the body-organ, pushing against/within/outside the sustained tones and synthetic expressions of the techno-organ. Each organ exists simultaneously alienated from, and an extension of, the other”. Sistemas que se relacionan entre sí, ligamentos que unen cuerpos en movimiento. Ocupando el espacio exterior Robert Crouch hace que este se internalice en un ambiente de sonidos reales y ficticios, elementos incorporados en sus propias dimensiones. “Organs” es un flujo permanente de objetos y notas que interactúan generando un complejo y fascinante paisaje de acústica orgánica y materialidad digital.

www.dragonseyerecordings.com, www.robertcrouch.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: