Hawái.


375. Golden Quinces, Earthed For Spatialised Neo–Bechstein
abril 1, 2015, 2:10 pm
Filed under: Uncategorized

Golden Quinces, Earthed For Spatialised Neo–Bechstein

REINHOLD FRIEDL
»Golden Quinces, Earthed For Spatialised Neo–Bechstein«
BOCIAN. 2015

Notas que viajan en el espacio, un movimiento impredecible que provoca una hermosa confusión interior, una organizada desorganización de sonidos transitando en órbitas alrededor de la atmósfera creando un pequeño cosmos de armonías indescifrables. De pronto el silencio se convierte en un complejo tejido de partículas de ruido que se desplazan alrededor de los objetos, un universo en expansión constante con cuerpos celestes dibujando trayectorias imaginarias hacia el vacío, desde un centro inestable hasta una distancia imposible de cuantificar. Reinhold Friedl es un músico alemán nacido en 1964, desde 1987 radicado en Berlín, que estudió piano con Renate Werner, Alan Marks y Alexander von Schlippenbach, y luego matemáticas y musicología. Pese a tener una amplia historia, solo a partir de este milenio comienza a publicar su propia obra, así como interpretaciones de otros compositores, normalmente en colaboración con otros artistas como Michael Vorfeld, Elliott Sharp, Bernard Günter, Marcel Türkowsky, Ensemble Sondarc, Bernhard Schütz, Franck Vigroux, Dirk Dresselhaus, Markus Weiser y Franz Hautzinger, obras publicadas por sellos como Trente Oiseaux, GROB, Emanem, Room40, Happy Zloty, Asphodel, Bôłt, Alamuse y Blume. Uno de sus proyectos más interesantes es el ensamble Zeitkratzer, del cual es su fundador y director, y con el cual ha publicado numerosos trabajos. Solo el pasado año aparecieron dos de ellos, ambos revisados en este espacio. Uno de ellos fue “Lou Reed Metal. Machine Music” (Zeitkratzer, 2014) [340], una reinterpretación de aquel trabajo de Reed donde “la nueva versión/ interpretación/ reconstrucción por parte de Zeitkratzer se erige como una obra nueva que surge de los escombros de una edificación todavía impresionante. Friedl y su ensemble de sonidos crean, a partir de un cuerpo en apariencia indescifrable, una trascripción del concreto y la electricidad deteriorada en extensas e interminables piezas de sonido que se desplazan a través de la acústica del drone infinito, la belleza del ruido encriptado”. El otro fue “Zeitkratzer + Keiji Haino” (Zeitkratzer, 2014) [355], trabajo que forma “una enrevesada trama de sonidos y notas, un plano múltiple de ángulos agudos que configuran una red abrupta de armonías imprevisibles, cada actor contribuye a crear este muro de sonidos cortantes. La instrumentación de Zeitkratzer y, sobre todo, la corporalidad de Haino consumen el espacio y el tiempo en su vorágine en monocromática, como un cuerpo celeste opaco de que envuelve la materia. Una substancia oscura de ruido acústico”.

Dejando aparte por un momento aquella agrupación libre, Reinhold Friedl edita un nuevo trabajo que es una especie de conclusión transitoria de un proyecto que desde hace un tiempo viene desarrollando. Acá podemos apreciar los distintos matices que este artista es capaz de crear, las distintas formas que el sonido puede tomar a partir de un solo instrumento. Friedl exhibe en esta obra toda su teoría sonora desplegada en una impresionante práctica de apuntes que exploran e indagan en la matriz del ruido y sus incontables posibilidades, infinitos eventos acústicos que se propagan en el ambiente formando una constelación de música microscópica. “En abril de 2003, Reinhold Friedl fue invitado por Elke Moltrecht, la anterior curadora musical de Podewil en Berlín para presentar un recital de piano en el Nei–Bechstein. Ella tenía la idea de juntarlo con David Balzer, un constructor de pianos radicado en Berlín, quien posee un hermoso Neo-Bechstein, de los cuales sólo existen diecisiete ejemplares conocidos en el mundo. El concepto de Friedl fue crear un “sonido de orquesta” usando sus técnicas del interior del piano en el Neo-Bechstein. Entre 1929 y 1931 el físico Walter Nernst y su asistente Hans Driescher desarrollaron el piano de cola Neo-Bechstein en el Instituto Heinrich Hertz en Berlín. La idea era construir un instrumento para transmisión de radio en vivo, debido a que micrófonos de buena calidad no existían para este propósito. Este fue, coincidentemente, un tiempo difícil para la industria del piano. Los fabricantes de piano intentaban ser modernos, y Bechstein incluso incluso tenía su propio departamento para instrumentos de música electrónica, y esto parecía ser el futuro. La principal diferencia con un piano tradicional es que, en lugar de amplificar las cuerdas con la ayuda de una caja de resonancia de madera, son transformados por dieciocho pastillas humbucker en señales eléctricas. Estas señales son enviadas a una válvula de amplificador y transmitidas por un parlante mono. Como el piano ya no necesita una caja de resonancia, los tradicionales martillos mecánicos deben ser hechos de manera diferente y mucho más livianos. Muchas sofisticadas transformaciones técnicas fueron hechas”. El futuro fue hace más de ochenta años, el futuro es ahora. Grabado en el Elektronisches Studio der Technischen de la Universidad de Berlín, este álbum presenta una versión condensada en una pieza que muestra las múltiples formas que Friedl extrae de este instrumento. “Su amplificación se ajusta perfectamente con la técnica inside-piano desarrollada por Friedl, debido a que esta forma de amplificación mejora el sonido de las cuerdas… El hecho que las dieciocho pastillas del Neo–Bechstein pueden fácilmente ser convertidas de su salida mono en un sistema multicanal hace de este piano ideal para las composiciones de espacialización sonora”. Con la colaboración de David Baelzer en la construcción y la ayuda directa de Sukandar Kartadinata –fader-board, software–, Friedl desarrolla esta composición que viaja por el aire diseñando líneas de sonido que transforman el espacio. “Golden Quinces, Earthed For Spatialised Neo—Bechstein” es casi una hora completa de múltiples variaciones de una raíz intervenida, un mismo plano secuencia desde donde emergen millones de radios interrumpidos por otras directrices, una impresionante gráfica de sonidos que van desde un lugar al otro, desde un ángulo a su posición opuesta. Durante los cincuenta y seis minutos por los que se prolonga este álbum podemos percibir infinidad de grados, una escala creciente de tonos que se desdoblan a partir de un punto en la realidad. Momentos de quietud, momentos de violencia, instantes que se suceden desde el vértigo hasta la inmovilidad. Las distintas formas que adopta el sonido permiten capturar en parte la vorágine que supone presenciar directamente esta obra, entrar en sus círculos constantes. “Los canales individuales fueron grabados y micrófonos adicionales fueron colocados en la habitación para registrar la espacialización en doce parlantes. La grabación estéreo de este CD da una impresión de la versión espacial, intercalando los canales de modo que la espacialización es perceptible”. Notas que se extienden generando una red de armonías ininteligibles, Reinhold Friedl crea una una trama enrevesada a partir de los sonidos que separa desde su fuente, desde el piano y los objetos colocados en su interior. Una música que afecta el exterior, alterando su composición, modificando su estructura física. “Golden Quinces, Earthed For Spatialised Neo—Bechstein” es una composición corpórea, una sustancia real que se filtra por conductos invisibles hasta atravesar la materia y alterar su estructura nuclear. Finalmente una radiación contamina el cuerpo acústico hasta que su luz desaparece en una densa e intensa oscuridad.

Tan solo una aproximación a lo que es su desarrollo en directo, esta adaptación igualmente transmite esa sensación de desvanecimiento, una dinámica compleja que se desplaza por el aire, una transfiguración de la realidad a través de incesante movilidad y silencios que generan canales de vacío entre el plano auditivo. Reinhold Friedl erige en “Golden Quinces, Earthed For Spatialised Neo—Bechstein” una estructura indescifrable de geometría acústica.

www.bocianrecords.com, www.reinhold-friedl.de

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: