Hawái.


373. They Tore The Earth And, Like A Scar, It Swallowed Them
abril 1, 2015, 12:20 pm
Filed under: Uncategorized

Robert Curgenven ©Lihuen Galli 02

They Tore The Earth And….

ROBERT CURGENVEN
»They Tore The Earth And, Like A Scar, It Swallowed Them«
RECORDED FIELDS EDITIONS. 2014

El ruido de la tierra mientras esta se desgarra a pedazos, el estruendo silencioso de las capas subterráneas, un suelo que se erosiona con una velocidad vertiginosa, melodías erosionadas en cuyas estructuras invisibles se esconden minerales convertidos en polvo de estrellas muertas. Por otro lado, la política inmobiliaria crece de manera irracional, dejando vacíos de soledad debajo de sus columnas de acero. Fueron ellos. Somos nosotros. La relación entre la tierra y los desplazamientos humanos vuelve a ser explorada por el artista australiano Robert Curgenven. Antes fueron las migraciones, ahora la colonización. Curgenven desarrolla a través de su trabajo formas auditivas que exploran el impacto que la realidad produce en la tierra, formas que integran sus sonidos capturados y reproducidos sin procesamiento alguno conjuntamente con notas de una enorme fuerza física, a pesar del mutismo en el que parecen habitar. Texturas orgánicas, estructuras mecánicas y ruido natural convergen en composiciones de una corporalidad abrumadora y una poética melancólica. Después de “Oltre” (LINE, 2012), el primer trabajo que de él conocimos, vendría un acercamiento mayor de su obra, la cual no es tan extensa en comparación con otros músicos, pero tanto o más interesante. Sus creaciones normalmente se desarrollan a lo largo de varios años donde cada sonido va tomando su lugar, un lento proceso de adaptación que culmina en piezas de gran impacto sensitivo. Para ello, para poderse permitir esa evolución natural es que existe Recorded Fields, ahora Recorded Fields Editions, para publicar de manera libre su música. A través de esa plataforma es que aparece este trabajo, por medio de ella es que a mediados del año pasado publicó “SIRÈNE” (Recorded Fields Editions, 2014) [337], una impecable obra que estuvo entre lo más destacado de la reciente temporada, un trabajo donde “la historia personal se mezcla con la búsqueda sonora y termina confluyendo en este trabajo que es una especie de recapitulación de su desarrollo como artista iniciado hace mucho tiempo, una búsqueda de sonidos encriptados que fluyen de manera misteriosa por los estrechos pasajes de la música transparente… Las partículas de audio viajan por trayectos desconocidos, trazando vías por las cuales pareciera que la materia prima, el impulso inicial, se transforma en frecuencias comprimidas de un ruido que absorbe el aire… La naturaleza acústica del estruendo primario se transforma al traspasar el brillo de la oscuridad en una membrana indeterminada de ruido espectral. Aún se pueden ver rastros de su origen, vestigios de su prístino carácter, pero solo quedan convertidos en eso, sombras del pasado que ahora reverberan en el espacio abierto como un recuerdo borroso, manchas indefinidas de ese temblor original. El sonido orgánico queda reducido a escombros estrechos de algo que en el trayecto del tiempo y producto de un proceso gradual cambió de estado, de una forma sólida a estructuras líquidas, casi vaporosas, formas desvanecidas… “SIRÈNE” es también una migración en sentido opuesto, si es que algo similar a eso existe, desde el punto de vista geográfico como personal, compositivo y auditivo. El recuerdo enterrado de ancestros que dejaron su suelo para asentarse en nuevas tierras es desempolvado, rastros perdidos que también significan un encuentro con raíces abandonadas en terrenos húmedos junto al ruido del exilio voluntario de siglos atrás”.

Grabado en un período extenso, el nuevo trabajo de Robert Curgenven indaga en las consecuencias de la invasión en terrenos ya habitados, los efectos de la colonización y el impacto que su violento avance produce. Sin embargo, y pese a tener un planteamiento similar, los resultados son bastante diferentes a su anterior trabajo, dentro obviamente de ciertos márgenes. No obstante, al igual que aquel, de esta publicación emergen sonidos que atrapan por la inmensa energía que fluye de sus torrentes de audio transparente, sonidos que se desplazan como corrientes de ruido atravesando la geografía agrietada. A veces será un silencio ensordecedor, otras un flujo constante de acordes comprimidos, diversas formas que desembocan en esta obra sobre la acústica del suelo. “They Tore The Earth And, Like A Scar, It Swallowed Them”, la segunda referencia de su propio sello en su nueva etapa, aparece en vinilo rojo transparente en noviembre del pasado año, un álbum que ahonda en la ocupación forzada y el deterioro que este provoca. “Imagina que has encontrado un nuevo territorio. Para ti y tus compatriotas este nuevo territorio parece vacío. Tal vez existe alguna gente viviendo ahí, pero decides que su cultura es tal vez poco sofisticada. Esta gente ha tenido una larga relación con este aparentemente vacío territorio, por miles de años. Ellos entienden y cuidan su tierra y, seguido, la tierra cuida de ellos. Así, decides invadir / colonizar este territorio. Necesitas limpiar esta tierra vacía para hacerla tuya, lista para que la habites, tal vez incluso hacerla más parecida al lugar de donde provienes. El lugar que dejaste atrás. Esto no solo cambia la tierra sino que también cambia enormemente la larga relación de aquellos que has desplazado. Sin embargo, esta historia no es realmente acerca de “ellos”. Mientras colonizas este nuevo territorio, desplazándote más hacia el interior, pronto descubres lo mal preparado que estás para lo que se vuelve una dura y hostil tierra. Esta historia no termina bien para nadie”. Espacios desiertos, destrucción, vacío, lugares convertidos en nada después de una progresión desmedida, dejando tras suyo un nuevo terreno sin identidad alguna, en un punto intermedio entre el pasado y su historia y el futuro sin conciencia, sin raíz. Un estado en ausencia. “En medio del calor y el polvo, en un paisaje poblado solo por la insinuación de caracteres, la ciega representación de voluntad de colonizadores y la violencia contra y dentro de un cruel interior árido es manifestación de una lucha mortal. El álbum atraviesa las dinámicas históricas de la figura del colonizador a través no de los ojos del invadido sino de los invasores de una tierra dura y remota”. Esta es la base sobre la cual se sustenta el discurso de este nuevo trabajo de Curgenven, una obra que a partir de la historia, o la carencia de ella, construye sonidos que recuperan esos terrenos baldíos, o al menos cuestiona las causas de esa dispersión y desarrollo forzado. “They Tore The Earth And, Like A Scar, It Swallowed Them” se deriva de la instalación sonora para 12 canales “Unsilenced Landscape” (pure field recordings), originalmente exhibida en Biorama Projekt, Joachimstal, Alemania y, más tarde en 2009, en el Centro para el Arte Contemporáneo, Torun, Polonia y la Galería Diapason, Nueva York, como parte de “10ms: Ten Years of Microsound”. Un desarrollo lento durante años en los cuales estas composiciones fueron variando, transformándose en lo que es finalmente este trabajo, piezas de acústica y ruido donde se reúnen distintas capas hasta formar una superficie de sonido. Un murmullo que se desplaza de manera pausada mientras se asientan los acordes, generando una música que se erige a partir de sonidos de naturaleza diversa, convergiendo, encontrándose, enfrentados, distanciados en un mismo plano. Puntos audibles en una gráfica tridimensional: las notas que surgen desde esta obra tienen cuerpo, un volumen y un contorno palpable fuera de los audífonos. Una materia compleja que es expulsada desde los surcos, entrando en el espacio físico que rodea el sistema que los reproduce, alterando ese espacio a través de su radiación infrarroja. Ocurría igualmente en “SIRÈNE” y ocurre también acá. ‘They Tore The Earth And, Like A Scar, It Swallowed Them’ es una discusión muy física a través de territorios vaciados por la historia, representada a través de grabaciones de campo recolectadas por más de diez años en más de treinta remotos lugares a lo largo de Australia, junto con nuevo trabajo con órgano de fuelle, feedback de guitarra, dubplates, tornamesas y osciladores de baja frecuencia”. De la galería a este espacio reducido que se amplía al momento de iniciar la propagación de las ondas que surgen desde este álbum. Cuatro piezas, casi cuarenta minutos donde se puede ingresar en esta travesía por las planicies desiertas cubiertas de ritmos naturales y armonías que representan la desolación detrás de la invasión. Un registro documental sobre las ruinas posteriores a la colonización. Como un avance sigiloso el sonido se aproxima desde un lugar quieto, aumentando la intensidad hasta decaer en el silencio, hasta estallar en mitad de la nada, rodeado de melodías capturadas en la inmensidad más apartada. Grabaciones de campo inunda el terreno con lluvia y relámpagos, insectos, tierra desplazada, pueblos desplazados. En mitad de esa ilustración de la realidad brota un leve resplandor eléctrico, un brillo inconstante dede una energía que se manifiesta en tenues melodías intangibles. “Scene 1. Scattered To The Wind, The Fortunate”, la primera secuencia de este relato. Las herramientas utilizadas por Robert Curgenven son las que suele emplear unprocessed field recordings, guitars & bass, piano, bass/ventilators, turntables & dubplates, pipe organs. Ese brillo eléctrico permanece como una presencia inmaterial en “Scene 2. Only The Dogs And The Fires On The Horizon”, dieciséis minutos donde se despliegan formas sobre una estructura variable, un campo de grabaciones, electrónica abstracta y acústica del espacio impenetrable. El ruido del paisaje retratado de la manera más hermosa posible, una belleza inconmensurable que exhibe toda su enorme infinidad en su estado primigenio, solo cubierta de una delgada tela de luz sintética. “Scene 3. The Heat At Their Necks”, ya el lado anverso del LP, ahonda en la descripción de la naturaleza alterada mientras el fuego rodea las notas que parecen estáticas, apenas agitadas desde su centro auditivo. El silencio separa esta pieza de la siguiente. “Scene 4. And When The Storm Came, They Were The Storm”, escena final. Y fueron la tormenta, una sonoridad que invade como una gran masa de ruido ambiental, una entidad que entrelaza capas inalteradas, figuras manipuladas y notas provenientes de la instrumentación mecánica. Todas estas superficies se acumulan formando una maravillosa densidad de armonías indescifrables y texturas que se vuelven homogéneas, luego absorbidas por una cavidad oscura, consumidas por sí mismas.

“This album is dedicated to First Peoples throughout the world, to their to self-determination and to the equitable recognition of their sovereign lands”. Registrando lugares ahora abandonados, capturando el suelo desterrado, Robert Curgenven muestra la panorámica vacía por medio de estas composiciones de arte contemporáneo, las que reflejan la soledad desierta. Curgenven documenta esa realidad a través de su electrónica orgánica, a través de sonidos recogidos en su estado más prístino y otras formas que se adhieren a la superficie, tenues capas de energía estática que atraviesan estas piezas con su fosforescencia incorpórea. “They Tore The Earth And, Like A Scar, It Swallowed Them”, paisajes de naturaleza desvelada, ruido transparente y acústica intangible.

www.recordedfieldseditions.com, www.recordedfields.net

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: