Hawái.


359. Phase Line
febrero 1, 2015, 12:00 pm
Filed under: Uncategorized

Phase Line

NICKOLAS MOHANNA
»Phase Line«
RUN/OFF EDITIONS. 2015

Una imbrincada red de líneas que atraviesan el espacio, formando un cuadro complejo de estruendos amplificados. Notas extraídas del caos urbano que se cruzan unas con otras, acordes de la vida en la ciudad, el ruido y la ciudad. Fragmentos del movimiento rutinario convertido en piezas de arte que reflejan ese estado de tensión permanente que se vive en las calles, un desorden constante de sonidos que se desplazan sobre el asfalto. Las creaciones de Nickolas Mohanna producen una sensación de movilidad, una confusión producida por la acumulación de capas y capas de sonidos que confluyen en un torrente de formas auditivas, una intrincada tela de puntos infinitos de energía eléctrica. Primero fue “Transmission Hue” (Low Point, 2010), seguido de “Optics” (Slow Flow, 2010), “Reflectors” (Preservation, 2011) y “Control Group” (Metaphysical Circuits, 2013). Ese mismo año presentaría su segundo trabajo para el sello de Gareth Hardwick, “Parallax View” (Low Point, 2013) [239], “electrónica orgánica que se sostiene sobre el suelo por períodos dilatados… Una atmósfera extraña, cósmica, como ajena a este mundo, es la que se genera en este disco. Existe un movimiento constante a lo largo y ancho del álbum, y también dentro de cada cápsula que habita en él… “Parallax View” tiene una visión amplia de la música estelar. Se inicia en el cielo y termina en él. Sin embargo, en su núcleo posee un universo amplio, rico en texturas, como decía al comienzo. El trayecto es único, pero en el hay varias desviaciones de ruta, cambios… Confunde y atrapa, ilumina y enceguece como una pequeña estrella cuya figura se invierte, como un pequeño astro indeciso”.

Dos años después de aquel anterior registro Mohanna vuelve a presentar una obra que fue antes parte de una exhibición, dubplate de 12” utilizando tanto síntesis modular y digital, fuentes sonoras de Internet, el metro de Nueva York, puentes y túneles. “Phase Line” surge de la suma de elementos diversos, múltiples superficies ensambladas en el estudio que generan una masa de audio divergente. Mohanna crea música a partir de la divergencia, notas a partir de la oposición de fuerzas, largos desarrollos desde la confrontación de sonidos que tienen relaciones ocultas entre sí, uniendo los bordes hasta dar estructura a este sistema de ruido abierto. “Comisionado para la exhibición sonora FOAM, esta pieza oscila a través de una variedad de fuentes de materiales saturados. Desde paneles publicitarios electrónicos, quioscos, aparatos de control de tráfico, estas reducciones afiladas son anudadas en arpegios esculturales, para estirar el ambiente y las impresiones espaciales. Dentro de este territorio sonoro el rango de desplazamientos de capas solidifica la composición, manifestado una vivida sensibilidad panorámica. En la yuxtaposición de estos sonidos concretos, la pieza se divide en una expansión detallada con una áspera interacción de rítmicos y también tenues diseños fractales. Estos dos tracks continúan mostrando la paleta de trabajos de Mohanna, dependiendo de la intersección de fuentes sonoras deconstruidas y procesamiento hipnótico. Además de trabajar como artista visual, creando dibujos y videos como acompañamiento para piezas sonoras, Mohanna continúa recurriendo a las interacciones casuales dentro de los ambientes de la ciudad como material sonoro para sus formas texturadas. La grabación fue exhibida en numerosos espacios incluyendo Wysing Arts Centre, Project Number Gallery y ANDOR”. Queda la incógnita de saber cómo se desarrollaba este trabajo dentro de una exhibición sonora, quedando solo su traslación a este registro presentado por Run/Off Editions, una editorial de Nueva York con muy pocas publicaciones hasta ahora. En esa misma ciudad, donde actualmente reside Mohanna fue creado este disco: dos piezas donde una multiplicidad de formas de la realidad se mezclan con planos sintéticos, todos los cuales convergen en esta vorágine de ruido eléctrico. Todavía recuerdo, aunque vagamente, de aquel trabajo antes comentado en este sitio, de cómo una de sus piezas me recordaba en cierto sentido a las oscuras edificaciones en planos inexistentes generadas por Autechre. Y esa sensación, ese estado de la realidad paralela que es el dúo de Rochdale sirve en parte para graficar lo que acá se produce, claro que en forma diferente. Como “Draft 7.30” (Warp, 2003), como “Untilted” (Warp, 2005), timbres que no tienen correspondencia aparente entre sí, ritmos que carecen de un punto de referencia, un flujo de sonidos que van confirmando a través de la superposición una masa de electrónica concreta, casi se diría que por azar. Y en esa colisión de objetos sonoros surge una energía radiante que se desprende la unión de materias, desprendiendo pequeños trozos que se incrustan en el espacio externo. “Split X”, diecisiete minutos, primera parte donde se aprecia la concentración de ideas que parecen adversarias. En realidad la confrontación proviene de la disposición de estas dentro del plano, pues existen momentos donde todo se dirige en una misma dirección. No obstante, lo que queda es una agradable sensación de desconcierto, donde los recursos provenientes de la realidad atraviesan por un proceso que los convierte en líneas de electrónica pura, ruido digital de una enorme nitidez, fuentes sonoras aisladas de su origen y puestas en un contexto distinto, dentro de este discurso de música áspera y nada fácil. Solo al final la intensidad tiende a decrecer, aunque igualmente quedan trozos que son expulsados del cuerpo central. “Interstate”, con una duración similar a la anterior pieza, parte donde culmina esta. Y pronto la tranquilidad será excitación, luces brillantes dentro de un ritmo unidireccional, una agitación cada vez más pronunciada, caos al interior de la ciudad comprimido en minutos de acordes sin estructuras reconocibles, figuras imperfectas entrelazadas en este fascinante desarrollo de música moderna. Al igual que antes, la vehemencia desciende solo cerca de su término, dejando al desnudo las líneas básicas de este sistema sonoro, cuando la energía ya se ha consumido por la sobreexposición.

Desde el espacio público a las paredes de una galería y de ahí a las cinco pulgadas de este disco, “Phase Line” da cuenta de la caótica realidad de las vidas en las urbes modernas y su desorganizada organización, a través de estos sonidos que se contraponen y, a la vez, son enlazados por medio de un sistema que Nickolas Mohanna crea para unir los diversos puntos que sobresalen dentro del infinito universo de posibilidades. Por medio de él Mohanna crea estas estructuras de sonidos discordantes, una maravillosa trama de ruido complejo, paisajes sintéticos y electrónica concreta.

www.runoffeditions.com, www.nickolasmohanna.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: