Hawái.


358. Book Of The Folded Forest
diciembre 1, 2014, 2:20 pm
Filed under: Uncategorized

Orla Wren 02

Book Of The Folded Forest

ORLA WREN
»Book Of The Folded Forest«
HOME NORMAL. 2013

Las palabras bajo el bosque. El ruido bajo las ramas de los árboles, el ruido de los árboles desplegados en un libro de hojas dobladas. La separación de la vida urbana puede provocar una visión de la realidad que difiere de aquellos que están insertos en el núcleo mismo del concreto. Y también de su confrontación surge una nueva percepción que puede traducirse en palabras y notas que toman prestados elementos de distintos suelos para generar acordes y melodías que poseen una extraña naturaleza, aunque finalmente sea una de las realidades la que prime por sobre la otra, dejando que entre las fisuras se filtren otras formas divergentes. En medio de ese proceso brotan piezas que recogen el murmullo de la humedad que corre por las venas de la tierra, canciones manchadas por las cenizas de un incendio violento y por el polvo de la ciudad, electrónica de texturas ásperas y el rumor de la madera añeja. “Orla Wren es Tui. Tui hace música electroacústica que emplea el espacio emocional entre sonidos acústicos y orgánicos y procesamiento digital. Combinando las más antiguas, torcidas y orgánicas de las fuentes sonoras el las moldea en melodías y texturas de puntos detallados, revelando el anticuado aislamiento de los ambientes que lo han inspirado y representando las pequeñeces de la naturaleza en formas sonoras… Tui proviene del norte de Inglaterra y viaja por Escocia en su furgoneta vendiendo sus fotografías y creando música la cual refleja su ambiente, la esencia de un día de verano recostado en un campo, el sonido de los insectos, una ligera brisa…”. Un misterio que puede resolverse en parte al oír algunos de sus trabajos, los cuales no son tantos en realidad. Primero fue “Butterfly Wings Make« (Expanding, 2006), luego “The One Two Bird And The Half Horse” (flau, 2009) y más tarde, hace un año, “The Blizzard That Birthed Her” (Facture, 2013), junto a Aaron Martin e Isnaj Dui, y “85%” (Hibernate, 2013), de nuevo con Isnaj Dui más Offthesky. Eso hasta esta obra –otro álbum vendría esta temporada, pero eso es hablar del futuro–. Una carrera escueta pero llena de pequeñas piezas que esconden sonidos de una belleza desgastada, una tristeza acústica con incrustaciones digitales.

“Unos pocos años atrás decidimos que queríamos que Home Normal evolucionara más hacia un trabajo fílmico junto con nuestros lanzamientos musicales. Ha sido un sueño de varios años la verdad, pero necesitábamos que apareciera el proyecto adecuado antes de que pudiéramos tomar ese riesgo”. Ese deseo resulta en este trabajo que auna audio e imágenes. Un panel de ocho caras que contiene, por un lado, un CD con los sonidos desarrollados por Orla Wren acompañado de otros varios artistas y, como complemento, un DVD con siete videos de varias de las canciones de este trabajo, siete películas musicales creadas por Lumacell, Joey Bania, The New Honeyshade, Tippi Tillvind, Elise Baldwin y Skinofthetree. Eso más varias postales y un póster en A3, todo diseñado por Urban9. Una impecable obra donde convergen notas y fotografías estáticas y en movimiento, sonidos acústicos y electrónica sutil, colores deteriorados e instrumentación restaurada desde un fuego extinguido. Folk y ruido digital, la suma de muchos elementos de dimensiones minúsculas trenzados en piezas que traen abrigo frente al clima adverso. Sobre la parte visual destaca cada centímetro de las imágenes que ilustran este trabajo, desde aquel cazador montado con un ciervo muerto en una panorámica que muestra un bosque destruido, hasta esos niños convertidos en fantasmas que deambulan por los árboles caídos, témpanos insertos en figuras tridimensionales, una joven tomando sol en una playa que en realidad es una pradera, formas en contextos diferentes, todo en color sepia, la decoloración del pasado. Las películas creadas igualmente descubren un universo de tintes oxidados, hermosos desplazamientos de cuerpos y figuras en la oscuridad donde brota la poética ralentizada, inspirada por la rítmica aquietada –entre otros, resalta el video de LUMACELL para el track inicial–. “El trabajo de Orla Wren capturó nuestros oídos, ojos y corazones con su fantástico lanzamiento para uno de nuestros sellos japoneses favoritos: flau. ‘The One Two Bird And The Half Horse’ fue un hermoso álbum de tierna música electrónica producida orgánicamente. Cuando nos escribió un par de años atrás acerca de publicar su última obra con nosotros nos emocionamos. Conforme pasaba el tiempo el proyecto evolucionó a trabajar con un colaborador común Urban9. Previamente había trabajado con nosotros en ambas realizaciones de Nicolas Bernier así como en ‘Enfants Ruraux’ de Ian Hawgood. Rápidamente decidimos que este sería el proyecto”.  Y ese proyecto ansiado es este álbum, una obra de trece piezas donde desde los campos silvestres se escuchan el ruido de la vegetación junto al crujido de la madera, acordes simples ornamentados con cuerdas, cajas de música, el soplido del viento, field recordings, metales delgados y el movimiento de las hojas. Más de una hora de sonidos capturados en el bosque con apuntes añadidos provenientes del rumor de la vida en ciudad, composiciones unidas por una misma y única hebra que conecta los distintos puntos, un hilo que atraviesa todos los pasajes de este libro de páginas con los bordes deteriorados, “written, arranged, produced and masteted by Tui”. Orla WrenWren crea un mundo de fantasía en el que conviven electrónica detallista y acordes pastorales. “Book Of The Folded Forest” está integrado de una rica instrumentación acústica dispuesta de manera sobria, dejando que cada elemento se desarrolle de manera reposada, a su tiempo y en su temperatura. Y en medio florece como hierba salvaje un murmullo de sonidos producidos de forma sintética, arbustos que no interrumpen sino que acompañan a los restantes delicados estruendos. “I know now… that you sang me a love song back then and that you meant it. I can… no longer speak so I sing”. Un silencio comienza a desaparecer con el surgimiento del sonido de láminas de metal y trozos de una resonancia indeterminada. Music box, caja de músicas, cajas de música. “The Words Under The Wood”, una idea de canción que permanece en un estado incierto, sin estructuras, solo divagaciones alrededor de estallidos ínfimos, compuesta de la mano de Paddy Mann (Grand Salvo), quien aparece con su voz y su guitarra, además del cello de Danny Norbury. De inmediato uno quisiera vivir dentro de estas ramas, cuando el último trozo cae sobre el suelo. Y entonces surgen otras fracciones de música, electrónica que se quiebra en muchas partes, entre flautas y clarinetes que quedan cubiertos por el denso follaje, y por la voz de Jessica Constable, luego solo una sombra entre los acordes de cítara. “I Must Live In My Lantern”. Las cuerdas de ese final se unen con la celesta, la guitarra acústica de Lori Scacco y el cello de Aaron Martin, más la voz de Eva Puyuelo (Savath & Savalas) quien solo esparce gestos con sus labios en “The Wintering Box”, una preciosa canción donde nuevamente la idea queda en un punto intermedio. En “Willow Bows and Cats Cradles” Tui está junto a Keiron Phelan (Phelan Sheppard, State River Widening, Littlebow…): no hay palabras, solo la belleza instrumental de las melodías acústicas que se cruzan entre sí, una maravilla de sonidos recopilados junto a la tierra y sus especias, las mismas que se humedecen con la lluvia y el frío de “Four Feathers Few”. En “Shipwreck Seems Sweet To Me In This Sea” y “The Painting Tree” repite Jessica, más la compañía de Katie English. La primera pieza es más borrosa, la segunda más nítida, con la claridad de la voz que ilumina los escondites de la canción. Y esto es apenas la mitad de este trabajo. Todavía quedan los troncos quemados de “Swallowtails And The Story Born”, la brisa helada de “A Lone Flake Of Sail” con Heidi Elva en voz, las cuerdas congeladas de “Things You Cannot Keep”, “Rising Swing Ringing”, otra composición que parece habitar en las costas del invierno junto a las nubes cargadas de lluvia que limpia la piel, mientras que “In A Past Life I Was A Woodcarver’s Knife” se refugia en las ramas y el abrigo del fuego interior. Cuando la llama está a punto de extinguirse aparece de nuevo Paddy Mann con una pieza de una tristeza infinita. O al menos eso es lo que parece salir desde “Ashes From A Long Fire”, las cenizas que cubren con su color oscuro y sus múltiples ruidos diminutos y armonías marchitas el paisaje rural.

“Loss unliked me from you while friends lit fires for me on the upward swing, ringing. I found myself alive, breathing… In my arms… twig by twig. Bough by bough. A nest full of fallen fingers and arms”. Presentado con un elegante diseño visual, la edición número 46 de Home Normal es una de sus mejores publicaciones. Y junto a lo visual están las composiciones creadas por Orla Wren, retazos del bosque enlazados con el rumor urbano el que se escurre por los ríos que unen ambos paisajes. “Book Of The Folded Forest”, una obra donde los fragmentos digitales se filtran entre las hendiduras de la madera noble, un ruido de hermosa acústica silvestre y frágiles notas de una naturaleza decolorada.

www.homenormal.com, www.orlawren.eu

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: