Hawái.


352. Bokeh
noviembre 1, 2014, 2:20 pm
Filed under: Uncategorized

Wil Bolton ©Richard Outram 01

Bokeh

WIL BOLTON
»Bokeh«
HOME NORMAL. 2014

“From very subtle beginnings you are left to uncover wonderful variances, discovering new elements coming to the fore with each listen”. Melodías definidas sobre un fondo de sonidos borrosos, abandonadas en la luz que se difumina con el enorme brillo de la radiación solar. Rastros de electrónica y fragmentos de ruido cubren el desplazamiento suave y tenue de las notas que forman piezas de una emotiva calidez. Música que nace en una dimensión irreal y que desemboca en un plano de la realidad muy cercana a quien está detrás del audífono. Wil Bolton, músico inglés que ya tiene tras suyo unos seis trabajos para varias editoriales dedicadas a recopilar los sonidos de la naturaleza digital, músico al que sin embargo conocimos hace muy poco con uno de sus varios proyectos, Ashlar, junto a Phil Edwards. “St James’ Gardens” (Hibernate, 2014) [309], “melodías relajadas en días que decaen lentamente con el peso y la gravedad del sol tibio, sol de invierno sobre el suelo oscurecido por la lluvia. Folk digital lánguido de tonos que adquieren las formas del atardecer, cuando la luz desaparece con la llegada del frío invisible… Piezas que nacen como una vertiente de agua espontánea, deja que los acordes fluyan naturalmente, adornados por destellos que evaden las sombras: anotaciones registradas al azar, exentas de toda presión posible, de cualquiera exigencia del tiempo que devora lo que se le atraviese. Rastros de sonidos acústicos sumergidos entre trazos cazados dentro del movimiento de la ciudad, la música de Ashlar parece ser recogida de manera opuesta a cualquier pretensión forzada, de la misma manera que se capturan los momentos que ocurren desde sin premeditación detrás del micrófono… Reposo y lentitud. A un costado de los muros que sostienen una ciudad se puede oír el movimiento constante de la misma, un avance de las horas sujeto a una ralentización que disuelve el efecto asfixiante de la agitación”.

Desde la isla de Japón nos llegan estas canciones creadas entre el murmullo eléctrico y la leve estridencia acústica. “Wil ha sido un querido amigo y colaborador por muchos años, incluso un poco antes de que Home Normal llegará a existir. Hemos observado con asombro el desarrollo de Wil desde su trabajo electrónico como Cheju, a dirigir el maravilloso sello Boltfish y, en años recientes, sus geniales lanzamientos en las excelentes etiquetas Hibernate y Time Released Sound”. El nuevo trabajo de Bolton inserta un ruido fraccionado dentro de la sonoridad ambiental, piezas que forman parte del flujo de acordes desarrollados de manera libre en el espacio externo a los circuitos eléctricos y que Wil hace parte suyo. “‘Bokeh’ es uno de esos agradables discos que no te afectan de inmediato para ser honesto. Esa, sin embargo, es la belleza del trabajo de Wil. Desde comienzos muy sutiles quedas para destapar maravillosas variaciones, descubriendo nuevos elementos que salen a la palestra con cada escucha”. Además de los bellos paisajes que contiene este álbum, su presentación es igualmente impecable. “Bokeh” viene en un sobre de cartón y en él una fotografía capturada por Hitoshi Ishihara en papel washi de siete pulgadas de tamaño y, más al interior todavía, el CD acompañado de otra fotografía recogida de algún álbum familiar ya olvidado más una dispositiva Ektachrome, un precioso diseño de togoshi + mondül. “Bokeh” son seis piezas desarrolladas en casi tres cuartos de hora, el tiempo necesario y apropiado para que estas composiciones se asienten, la medida justa para que las armonías y los detalles que las rodean tomen forma en estos trazos de música natural. Como en ese anterior trabajo que hace poco conocimos, al igual que él se puede escuchar el ritmo de la ciudad y los campos externos junto con los acordes creados a partir de esa realidad, formando una misma tonalidad de sonidos que quedan en un estado intermedio. La mayoría de las veces las armonías se quedan estáticas, quietas en un punto determinado, las que se mueven gracias a pequeños destellos de luz que se filtran por las rendijas de esos acordes. Lo que se oye no son precisamente formas con una cierta estructura determinada, sino más bien ideas vagas que se pierden en las ramas de luminosidad y fragmentos de ruido, extraviadas en el entorno y el movimiento cotidiano. De nuevo la luz se presenta como un planteamiento que se esconde detrás de esta obra. “La palabra japonesa ボケ味 (‘boke-aji’) se relaciona con una “cualidad de desenfoque” y es conocida como una técnica fotográfica con la cual puntos de luz fuera de foco son procesados por ciertos lentes. Puedes obtener un buen o mal bokeh lo cual a menudo se refiere al nivel de distracción de la imagen, con la buena por supuesto realzando de alguna manera la imagen en su propia y misteriosa forma. Ciertamente, bokeh se considera una anormalidad óptica. Para robar una cita final: ‘Las anormalidades ocurren debido a que la teoría paraxial no es un modelo completamente exacto del efecto de un sistema óptico sobre la luz, más que debido a las imperfecciones en los sistemas ópticos’. ¿No es esa una maravillosa manera de ver las cosas en la vida misma? Como una suerte de perspectiva bokeh. No existe modelos completamente exactos de cómo vemos las cosas, y ‘Bokeh’ lo demuestra perfectamente en su propia tranquila forma lo individuales y únicas nuestras ópticas son”. Tan pronto como se pueden sentir los primeros sonidos desplegados por Wil, tan pronto como se puede sentir el sonido que la ciudad desprende de manera habitual. Una percusión de metal, el golpeteo de un mineral solidificado se une al motor en movimiento que se desplaza por las calles, todos detalles que se posan encima de una línea de armonía casi inmóvil, un mismo tono que permanece por diez minutos mientras las variaciones van rodeando esta musicalidad vespertina. “Bokeh” tiene el aroma de la mañana, el paisaje urbano que despierta con la luz que lentamente avanza de forma vertical desde el horizonte. El brillo del día pronto se ve envuelto en el clima gris. Al lado de los sonidos de metal frágil se percibe la rítmica perfecta de la precipitación caer sobre el suelo. “Tremadog” es sobre todo la música de la lluvia que tiene su propia estructura auditiva. “1887” persiste en las notas estáticas insertas en la vida que crece en la arquitectura residencial, estruendo que se quedan invariables y las aves sobre las aceras de cemento. Son esos elementos los que le imprimen movilidad a estas creaciones de la existencia diaria, como la voz de la multitud en “Sash”, la hermosa quietud que transita entre el murmullo indescifrable. Las palabras siguen estando en “Pentaprism”, otra hermosa versión del estruendo inamovible rodeado del destello intermitente de luz. Esa es precisamente la estructura de este trabajo: el soplo de la ciudad cubierto de electrónica, un resplandor que tiembla sobre la superficie de estabilidad armónica. “Moonlight (For Sophie)” es aún más tranquila, con una belleza que emana de su naturaleza digital.

“A blur quality”. No depende tanto de la cantidad del desenfoque sino de como este se desarrolle. Una visión imprecisa y subjetiva de la belleza que queda detrás de una imagen cuyos colores se pierden entre sí. “Bokeh” es un trabajo donde Wil Bolton disuelve las formas de acústicas divergentes, las que convergen en una misma textura borrosa. Si bien existen ciertos sonidos que se pueden separar, murmullos que es posible disgregar, la confusión de la vida en la ciudad y objetos que emiten armonías es mayor. El resplandor del ruido digital se enreda con las melodías del bucólico paisaje urbano.

www.homenormal.com, www.wilbolton.co.uk

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: