Hawái.


351. Ruebke
noviembre 1, 2014, 2:10 pm
Filed under: Uncategorized

Ruebke

ISLANDS OF LIGHT
»Ruebke«
HOME NORMAL. 2014

Es el fin del mes de noviembre, el ecuador de la primavera, donde el sol asoma en medio del frío para cubrir de color brillante y tonos amarillos los campos. Sin embargo hoy, cuando el clima parece tener otra tonalidad más anaranjada y las temperaturas bajas ya creía se habían despedido, justo hoy amanece cubierto el cielo de hermosas nubes grises y una suave lluvia que interrumpe el suave calor. Justo en el instante que oigo estas islas de luz que vieron su eclosión en mitad de una lluviosa temporada en las horas opuestas a la mías. “Islands Of Light es el trabajo del artista radicado en Viena Dino Spiluttini. El es el fundador de Beatismurder Records y co-fundador de Total Light Records, así como un gran diseñador, ilustrador y fotógrafo. Recientemente publicó un fantástico split con un amigo mutuo, Nils Quak, en el excelente sello Umor Rex, y en este año lanzará otro con Jehu & Chinaman”. Dino Spiluttini recientemente publicó “Modular Anxiety” (Umor Rex, 2014) junto a Nils Quak. Dino también es Yeah Pretty Boy y otros nombres y parte de otros varios proyectos que ha desperdigado canciones y trabajos por innumerables sitios. Dino es Islands Of Light, una nueva identidad para dar salida a unas composiciones que arriban a lugares diferentes, las costas de un mar helado que extraña el sol, el anhelo de ver la luz que tiende a perderse en las sombras de nubes y agua.

Islands Of Light, piezas de acústica belleza invernal, un primer trabajo donde las notas se entrelazan con el murmullo externo creando un ruido de inconmensurable belleza. Grabado durante tres años, desarrollado y madurado en un largo período, esta obra recoge los sonidos en la forma que naturalmente se presentan, de una manera en que podemos presenciar de forma directa su exposición, a un lado de ellas, junto al ambiente que las rodea, siendo parte de él. “Su trabajo como Islands Of Light es un asunto completamente diferente a su irreverente obra drone bajo su propio nombre, con el piano siendo la base principal para su hermosamente tierno y rústico sonido. ‘Ruebke’ es el sonido del cambio de temporada, de días más cortos y noches más largas, de la quietud del otoño mientras se asienta. Mientras los hermosos elementos distorsionados y la granularidad toman forma, las melodías de piano desaceleran todo a un giro de constante luz baja y frágil quietud”. Efectivamente, el piano es el centro de estas doce piezas, pero no solo él. También es posible oír los demás sonidos que están en la habitación acompañando a Dino, aunque sea en forma de silencio. De hecho esa presencia es casi imperceptible, como polvo que se mueve entre los espacios callados, dándole una base de realidad y proximidad a ellas. Este álbum, “written, played and programmed by Dino Spiluttini 2009–2012”, reúne piezas que tienen una completa coherencia entre sí, a pesar de la distancia temporal en que estas se gestaron. Hay una misma hebra, una misma sonoridad, una misma idea que hace que sea indiferente escuchar una u otra. Son variaciones de una idea que se reproduce a lo largo de todo este trabajo. “Ruebke” es quietud, melodías breves y acordes fugaces que se interponen en el rumor exterior, islas de tranquilidad en los continentes de caos y confusión. Las notas comparten lugar con el ambiente, notas que tienen la misma relevancia que el silencio. Cintas de audio que giran a una velocidad ajena al mundo, manos que mueven los mecanismos de armonías que de inmediato generan emociones descubiertas, emociones que se desprenden de la formalidad con que se interpretan. Los dos minutos de “Praeludium” bastan para crear la atmósfera que sirve de terreno para que los demás rastros se recuesten con su plácida estridencia. La ligera movilidad de “Goerde” es solo aparente: la calma sigue estando en esta música contemplativa. “Goerde”, como las otras, es un momento único de pasmosa belleza exigua aunque, en realidad, no existe medida temporal para esta, sino que su efecto real es el recuerdo que puede permanecer por mucho tiempo después aunque ni siquiera podamos precisar sus formas sino solo una idea vaga. La tristeza de “Bodil”, la pasividad de “Saendscho”, otra composición que en su brevedad contiene chispas de luz, descargas de luminosidad ínfima en mitad de la oscuridad. Ese parece ser el hábitat donde vive este trabajo, las horas bajas y el clima nocturno con la compañía de la lluvia que normalmente cae en ese instante del día. Rastros de electrónica tenue se filtran por las cuerdas del piano. “Honung”, otra maravilla aquietada que se opone a “Schlump”, propia de una escena musicalizada por Joe Hisaishi. “Heisternest” otra vez tiene fragmentos de electrónica que ensucian la borrosa melodía apenas susurrada. “Boris” es casi imperceptible, así como las ásperas texturas de “Heimfeld”, como la solemnidad de “Gypta”, como la belleza crepuscular de “Joses”.

“Después de un período de ajustes y cuidadosa edición, ‘Ruebke’ fue finalmente pasado a estéreo en junio de 2014, una particularmente lluviosa temporada aquí en Japón. Fuera de nuestra casa hay un hermoso río que llega a una altura en la que desde nuestro estudio podemos ver el golpeteo de las gotas de agua lentamente hacer su magia sobre la superficie del río. Mientras escuchaba los masters finales girar en muy hermoso reel-to-reel, los tubos brillaban, los rollos temblaban mientras se inclinaban y la lluvia continuaba. Fue uno de esos extraños momentos donde todo encaja, un momento de perfección atemporal. Esto comprende exactamente lo que ‘Ruebke’ de Islands Of Light logra a través de sus desarrollos melódicos y las superficies granulares, el sonido del ardor del alma”. Cuando el día comienza a acabar y todavía se puede sentir el aroma de la lluvia aparecen los primeros rayos de sol en mitad de las nubes que lentamente emprenden su retirada. Dino Spiluttini construye una obra de piezas fugaces, doce composiciones de clasicismo indiferente al tiempo y su avance, indiferente a las perturbaciones auditivas que vienen desde fuera de las paredes donde se registraron, solo con pequeñas y sutiles grietas de electrónica minúscula. El ruido y las texturas de “Ruebke” conforman una obra delicada de notas tenues que salen desde el interior del piano como leves destellos de luz, pequeños estruendos de claridad en la oscuridad mientras el resplandor del sol pierde su brillo dorado.

www.homenormal.com, www.dinospiluttini.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: