Hawái.


350. At GRM
noviembre 1, 2014, 2:00 pm
Filed under: Uncategorized

At GRM

MARSEN JULES
»At GRM«
OKTAF. 2014

Tratado de los objetos musicales. Estudio de los objetos. Un mar de sonidos encontrados, un paisaje amplio de notas que se extienden hasta un punto inalcanzable, más allá de lo visible, solo perceptible como un ruido que reverbera en la lejanía. El artista alemán Martin Juhls vuelve a presentar otro trabajo esta temporada, una obra relativamente breve que nace en un espacio determinado el que sirve como punto de referencia para dibujar sus retratos de ambientes vastos, panorámicas de romanticismo digital y belleza desvanecida. A principios de este año entregó “Beautyfear” (Oktaf, 2014) [303], una nueva publicación donde desarrolla sus estructuras de música dilatada. “Las olas del mar y el hielo que quema la piel. Un paisaje natural digitalizado, vida silvestre convertida en píxeles y datos codificados. Enormes brisas de aire frío que cubren una geografía austral, brisas que se pueden interpretar en sonidos y notas extensas. El ruido congelado de una tecnología ambiental. Piezas que remiten a un paisajismo donde los detalles parecen imperceptibles frente a las mareas y los trazos vastos de colores claros. Pureza y nitidez blanca en un gran lienzo de acordes desplazados… De una duración relativamente breve, cada una de las partes de este texto sonoro instrumental parece ser registrado en las partes altas de una cordillera envuelta en nieve, no obstante provenir de las cálidas costas del Atlántico. Nubes espesas, cargadas de electricidad que se explayan no como antes pero que, sin embargo, aparentan tener una dimensión mayor a la real. Una magnificencia comprimida que esta incrustada en el corazón de estos apuntes y que hace que el espacio que los rodea quede pequeño, y que todo parezca insignificante… Condensando distintas tonalidades, que se pliegan formando extensos planos de nubosidad etérea, cada una de estas piezas, pese a tener cierta autonomía, también forman parte de una misma unidad”.

Martin Juhls publica su noveno trabajo con el nombre de Marsen Jules, una nueva obra reducida donde los sonidos vuelven a estancarse, donde las armonías se expanden todavía más. Los poemas sonoros de Juhls en esta ocasión fueron generados en un lugar especial, unos estudios fundados hace más de medio siglo, el lugar desde el cual se generó una revolución del sonido cuando este se hallaba estancado. A partir de ahí esta la excusa para que el alemán desarrolle estas composiciones en las que se pueden apreciar cada una de sus señas de identidad características, las cuales se despliegan de forma más natural, más espontánea. “Siguiendo su altamente aclamado álbum ‘Beautyfear’, el poeta sonoro Marsen Jules extiende el tiempo con la publicación de un mini álbum conceptual en su propio sello Oktaf. Los dos tracks en este álbum de 35 minutos fueron creados durante una residencia de dos semanas en los legendarios estudios GRM de Radio France en París. El ‘Groupe de Recherches Musicales’ es un instituto para la exploración de música electroacústica. Fue fundado en 1958 por el compositor Pierre Schaeffer, uno de los principales protagonistas de la llamada ‘Musique Concrète’, un movimiento musical centrado en grabar sonidos y manipulaciones sonoras como base para las composiciones. Luego los artistas usaban grabadoras de cinta y reproductores como sus instrumentos y así ampliaron el horizonte musical, el cual hasta ese entonces solo era definido por instrumentos clásicos conocidos. En especial estas ideas de definir cada evento acústico como música posible y el enfoque de explorar el universo individual de cada sonido siempre ha sido una gran inspiración para el músico alemán Martin Juhls. Por eso es que fue un gran honor para el artista ser capaz de trabajar en ese legendario espacio por dos semanas en 2009. Para los dos tracks creados en el GRM Jules se sumerge profundamente en los niveles de partículas sonoras subatómicas. Clústers de crescendos de cuerdas emergen de una casi psicoacústica muralla de sonido de cálidos drones los cuales desaparecen con muy largos fade outs y reverbs. Un emocionante trabajo el que tiene la cualidad de dejar al oyente sumergido en él completamente”. Dos piezas comprende “At GRM”, una de esas obras donde el tiempo y sus limitaciones no tienen cabida, un punto de acústica que se propaga en el espacio de forma infinita. Capas de sonido que se prolongan aumentando la fracción que hay entre un segundo y otro, como si tomaran los puntos que existen en esa unidad de medida y separaran su dimensión hasta agotar el espacio temporal. Contra la ley de la física. Al igual que en su historia pasada, su sonido entrelaza ambient, techno, dub y minimalismo, aunque cualquier rastro de esas formas se difumina y pierde en una nube de ruido. “Part 1”, diecisiete minutos y cincuenta segundos en que las notas se reducen a una masa de aire frío que desplaza con una lentitud pasmosa, armonía de acústica condensada que desciende de la parte alta de una cadena de montañas. Esta pieza parece tener una misma tonalidad pero con muchos matices que se van descubriendo en su pausado desarrollo, ligeras alteraciones de intensidad, ligeros cambios que pueden pasar desapercibidos en la inmensidad que es este ensayo creado dentro de las salas de búsquedas musicales. Los diferentes movimientos que se incluyen en esta primera parte se suceden de manera que el tránsito de un estado a otro se extravía y todo se confunde. Y lo que era una soplo helado son olas de aire cálido que termina por derretir los bordes que separan los distintos estratos. “Part 2”, dieciséis minutos y catorce segundos, otra suite de movimientos que se diluyen en el ardor de la radiación, el calor que disuelve el hielo original. La brisa congelada se evapora y la melodía que cambia de forma paulatina se desmaya en el plano amplio de sonidos indefinidos. Minimalismo ambiental y emotividad de sonidos nebulosos, una música que ocupa el entorno hasta consumirse en el fuego de tono gris anaranjado.

“Clusters of string crescendos… Warm drones in which they disappear with ultra long fade outs and reverbs”. A pesar se ser un trabajo breve, estas dos piezas se extienden de una manera en que ese límite parece no existir, diseminadas en el océano de cuerdas borrosas y las variaciones cromáticas de un mismo tinte. “At GRM” de Martin Juhls es un álbum que precede a su obra desarrollada y ampliada posteriormente, los paisajes de ruido glacial y ardor incandescente e inagotable.

www.oktaf.com, www.marsenjules.de

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: