Hawái.


342. Natura Morta
octubre 1, 2014, 12:10 pm
Filed under: Uncategorized

Natura Morta

ANDREA BELFI
»Natura Morta«
MIASMAH. 2014

Naturaleza muerta, el arte de representar la flora o la fauna u objetos, naturales o no, en un lugar determinado, utilizando el espacio, la luz y la degradación de los colores. Natura morta. Dead nature. Still life. Una nota en movimiento retratada como una imagen quieta, aún cuando su substancia sea totalmente lo contrario. Se dice que esta forma de arte le da a quien se encuentra detrás del cuadro una mayor libertad para desarrollar las líneas y en particular expresar más emociones, a pesar que el objeto de estudio carezca de desplazamiento y vida. El artista italiano Andrea Belfi ha utilizado una técnica similar, partiendo de limitaciones que lo obligan a buscar otras vías donde expresar otros puntos inexplorados. Belfi, nacido en 1979, es un baterista compositor y músico electroacústico, “sus proyectos y colaboraciones se extienden a diversos campos musicales, desde rock a experimentación electroacústica, desde avant-folk a improvisación radical, desde presentaciones audiovisuales a instalaciones sonoras”. Comenzó en la batería a los catorce años.  Desde 1995 a 1998 en bandas punk, luego estudió arte en Milán para finalmente involucrarse en la vorágine de la música experimental desde comienzos del nuevo siglo. En esa época publica “Ned N°2” (Chocolate Guns, 2001), su primer trabajo de una larga lista de publicaciones por venir para sellos como S’agita, Häpna, Die Schachtel, Korm Plastics, Blue Chopsticks, Zarek, Room40, Frame, Audition, Bôłt, Tulip, Midira, Wallace, ORG, Clenched Wrench, Fringes, The Wormhole y Entr’acte, muchas de ellas fruto del encuentro con otros artistas, una hoja que incluye a David Grubbs, Giuseppe Ielasi, Stefano Pilia, Riccardo Wanke, Renato Rinaldi, Mattia Coletti, Carla Bozulich, Mike Watt, Aidan Baker, Simon James Phillips, BJ Nilsen , Ignaz Schick, Å, Attila Faravelli, Machinefabriek, David Maranha, Bruno Vanessi, Enrico Zambon, Francesca Baccolini y Rocco Marchi. El arte de desarrollar múltiples personalidades.

Ampliando los vínculos que lo unen al label alemán –previamente publicó “Brick Mask” (Miasmah, 2013) [236] como parte de B/B/S—, el músico italiano publica su sexto trabajo donde puede explorar sus inquietudes más personales y donde lo vemos desarrollar sus composiciones de naturaleza ambivalente. “Natura Morta” integra acústica orgánica y armonías sintéticas en una obra de trazos largos y firmes con detalles incrustados como cristales rotos dentro de una arquitectura metálica. “Este álbum puede ser entendido como un poderoso estudio de los detalles minuciosos del arte de la composición electroacústica, tanto como la ‘naturaleza muerta’ del Renacimiento fue una demostración majestuosa de la habilidad del artista en retratar el brillo de una fruta madura o en capturar la luz resplandeciente en una silla vacía. Seis tracks para ser escuchados como dos extensas exploraciones en el arte de la variación y repetición. Capas de baterías y percusiones se entrelazan con ondas de sintetizadores haciendo un retrato que cobra vida, detalle tras detalle, hasta que una compleja figura emerge del lienzo blanco”. Ruido, distorsión, precisión mecánica, instantes impredecibles, luz radiante y obscuridad entre las sombras, paisajes estáticos que surgen de la interacción de cuerpos que se enfrentan en un espacio reducido con ventanas abiertas. Cada una de estas piezas, grabadas en los estudios EMS en Estocolmo, ZKM en Karlsruhe y Funkhaus in Berlín, se forma de varias láminas de sonido, todas interpretadas por Andrea quien multiplica sus extremidades para estructurar estas composiciones polifacéticas que, sin embargo, nacen de postulados limitados. La fuerza está, por tanto, en la manera en que se manipula ese ruido, en la forma de pulsar los objetos, en como arrastrar las manos sobre la superficie material. Y ahí es donde se puede apreciar la destreza de Belfi para extraer de los cuerpos físicos notas y sonidos imprevistos. De igual manera que la pintura es tridimensional, estas piezas también lo son. Se pueden percibir las formas de estos registros de electrónica material, las formas del movimiento, el timbre representado en un plano desde tres ángulos diferentes, la textura de cada ritmo y la prolongación espacial de cada melodía, sea en los momentos más tranquilos como los más tensos. Una masa oscura se aproxima pausadamente dejando un rastro de aceite negro detrás, una mancha en el metal de un engranaje desgastado pero que aún así se mueve con la lentitud de un cuerpo pesado. Tras él una nube densa de notas que se evaporan, que se pierden en la misma atmósfera compacta. “Oggetti Creano Forme”, el maravilloso desplazamiento de los objetos sobre un suelo áspero, el mismo que emite un murmullo de incomodidad en la pasividad acústica, la sensación de ver caer las cosas a un ritmo flemático. Lo mismo que sucede en “Nel Vuoto”, todavía más extraño, como una idea de música que se traslada en la habitación de una manera subliminal. La intensidad desgastada adquiere vigor externo con el avance de los minutos. Cada paso es un avance hacia lo desconocido, un viaje a nuevos lugares que se descubren y descubren nuevas estructuras. “Roteano” conserva la lentitud aunque expresada de una forma diferente. Otra vez, ritmo y melodía se cruzan formando una unión indistinguible donde cuesta diferenciar donde empieza uno y acaba lo otro, generando esta electrónica manual. Las restantes tres piezas forman otra unidad dentro de la misma unidad. “Forme Creano Oggetti” surge entre un entramado de pequeños fragmentos que colisionan con los golpes de extrema exactitud dentro de la libertad impredecible. Y otra vez queda en el aire una música que es más una idea tácita que explícita, una armonía sugerida y no expresada totalmente, una idea que persiste durante los diez minutos de “Su Linee Rette” cuando se despliegan todos los recursos espaciados en fracciones breves. “Immobili” funciona perfectamente como un epílogo donde las capas eléctricas envuelven las hojas orgánicas, cuando las cintas cromáticas cubren la superficie de sonido mecánico formando un fascinante retrato electroacústico del ruido del metal.

Still life. Vida muerta. Naturaleza muerta. El italiano Andrea Belfi muestra en este trabajo un impresionante despliegue de formas y texturas que sirven para crear una música que permanece en un estado intermedio, un lugar donde las armonías se cruzan con una rítmica minuciosa y detallista a la vez que abstracta. “Natura Morta” es un punto en el espacio de ideas indefinidas y estructuras de rigurosidad matemática que se trasladan con lentitud irreal sobre el ruido de naturaleza electrónica y formas acústicas.

www.miasmah.com, www.chocolateguns.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: