Hawái.


337. SIRÈNE
septiembre 1, 2014, 12:20 pm
Filed under: Uncategorized

Robert Curgenven 05

SIRÈNE

ROBERT CURGENVEN
»SIRÈNE«
RECORDED FIELDS EDITIONS. 2014

La naturaleza acústica del estruendo primario se transforma al traspasar el brillo de la oscuridad en una membrana indeterminada de ruido espectral. Aún se pueden ver rastros de su origen, vestigios de su prístino carácter, pero solo quedan convertidos en eso, sombras del pasado que abora reverberan en el espacio abierto como un recuerdo borroso, manchas indefinidas de ese temblor original. El sonido orgánico queda reducido a escombros estrechos de algo que en el trayecto del tiempo y producto de un proceso gradual cambió de estado, de una forma sólida a estructuras líquidas, casi vaporosas, formas desvanecidas. Los campos registrados de Robert Curgenven se vienen desarrollando desde hace más o menos treinta años, aunque solamente un tercio de bello haya sido cubierto a lo largo de varias grabaciones donde despliega su sonido. Curgenven, nacido en 1974, es un compositor y artista sonoro “inspirado por la fisicidad del sonido, no solo el impacto físico en el cuerpo sino que también la manera en que el audio puede moldear nuestra percepción del espacio y el flujo de tiempo, desde lo arquitectónico a los espacios abiertos. Su trabajo abarca desde órganos de tubo a través de feedback, resonancias inmersivas vía tornamesas y vinilos hechos a medida, así como cuidadosamente detalladas grabaciones de campo de remotas áreas en Australia”. Su primer trabajo publicado fue “Cichaczem” (Privatelektro, 2005). Luego vendrían otras interesantes obras, solo en compañía de otros artistas –Chris Howden, Aña Wojak, Will Montgomery, Jez Riley French, Ludomir Franczak–, para plataformas como Winds Measure, Compost And Height, The Tapeworn, Kaon o Recorded Fields, el label creado por él para publicar sus trabajos. Sin embargo, fue a través de LINE, la editorial de Richard Chartier, el lugar donde primero escuché de él. Primero vino el impresionante “Oltre” (LINE, 2010), y dos años más tarde “Built Through” (LINE, 2012) [204], a medias con Chartier, otra enorme obra, destacada en particular para nosotros, donde “el tiempo, para ellos, avanza de manera diferente, más lenta que lo que se supone que debiera ser. Ha sido así, y seguirá siendo así: su terreno es la música de paisajes de una blancura transparente… Entradas y salidas de ruta, pérdidas y encuentros, desplazamientos en el espacio en una expedición a través del ruido y sus manipulaciones, en procesos que desfiguran el sonido, permaneciendo en el equilibrio de la tranquilidad… La arquitectura acústica de Robert Curgenven y Richard Chartier forma una delimitación del espacio construido a través del desmantelamiento de la constitución de lo interno y externo”. Eso es “Built Through”, la reconstrucción del sonido a partir de unir sus partículas desperdigadas, transformaciones en la superficie del ruido estable y la destrucción del mismo”.

Después de aquel trabajo y un cassette para el label de Phillip Marshall, Curgenven retorna a su hogar, un retorno en diversos sentidos. Primero, un regreso a su propio sello. Luego de cuatro CDRs y un 10”, Recorded Fields es ahora Recorded Fields Editions, “a new & revitalised incarnation issuing new coloured vinyl editions”. Este es el primer lanzamiento de esta nueva fase, publicado en vinilo transparente y masterizado por Rashad Becker (Dubplates & Mastering, Berlín). “SIRÈNE” es también una migración en sentido opuesto, si es que algo similar a eso existe, desde el punto de vista geográfico como personal, compositivo y auditivo. El recuerdo enterrado de ancestros que dejaron su suelo para asentarse en nuevas tierras es desempolvado, rastros perdidos que también significan un encuentro con raíces abandonadas en terrenos húmedos junto al ruido del exilio voluntario de siglos atrás. “Fue el descubrimiento en Australia de una fotografía de 1932 del abuelo de Curgenven, cuyo abuelo a su vez emigró de Cornwall a Australia en el siglo XVII, la inspiración que unió ‘SIRÈNE’. Cinco generaciones después de la primera migración a través del océano, Robert Curgenven ha sido el primero en su línea en retornar a la Península Atlántica después de muchos años viviendo en el norte y centro de Australia. En Cornwall, viviendo entre climas familiares de naturaleza inhabitada, él además ha retornado a su primer instrumento, el órgano de tubos, donde sus ideas sobre la composición, perseguidas desde sus primeras piezas creadas tres décadas atrás, fueron consolidadas a través de horas de grabaciones en iglesias centenarias de Cornish para convertirse en la selección de trabajos registrados en ‘SIRÈNE’. La historia personal se mezcla con la búsqueda sonora y termina confluyendo en este trabajo que es una especie de recapitulación de su desarrollo como artista iniciado hace mucho tiempo, una búsqueda de sonidos encriptados que fluyen de manera misteriosa por los estrechos pasajes de la música transparente. Mezclado en Cornwall (2011–14),Rotterdam (2012), varias locaciones en Australia y en Tšupc, Alemania (2014), “Sirène” recoge grabaciones realizadas en órganos de tubo de 16 pies capturadas en Cornwall en las iglesias de St Paul (Ludgvan), St Winnow (Towednack), St Uny (Lelant), St Wyllow (Lanteglos), St Cyrus y Juliette (St Veep). Unprocessed pipe organ recordings, equalisation only. Additional turntables, acetates & dubplates recorded in Trewellard, Penzance, Trewetha & 4 The Field, Cornwall. Música acústica sin procesar que deriva en una música translúcida, delgados filamentos de electrónica a través de la lenta gravedad. Los sonidos, en este instrumento, se generan haciendo pasar aire por tubos de diferentes longitudes. Las partículas de audio viajan por trayectos desconocidos, trazando vías por las cuales pareciera que la materia prima, el impulso inicial, se transforma en frecuencias comprimidas de un ruido que absorbe el aire. Las composiciones de Robert Curgenven parten desde un punto en la realidad pero en el transcurso derivan hacia otro lugar donde la nitidez se extravía y se confunden las sonoridades, al tiempo que otras capas de naturaleza diferente se adhieren a su superficie orgánica. “SIRÈNE” son solamente cuatro piezas que ocupan ambas caras, cuatro variaciones de una misma forma y arquitectura que varían en detalles surgidos eventualmente en su interior tectónico. “Ressuscitant de l’étreinte de la Sirène”, sección de órgano de tubo de “And Only The Dogs And The Fires On The Horizon” (pronto en “They Tore The Earth And, Like A Scar, It Swallowed Them”), originalmente compuesta en 2012, luego expandida y remezclada en 2014 con ‘momentos de dubplates y tornanesas microtonales’. Casi once minutos de notas que se van plegando, capas de sonidos que tiemblan en su interior y reflectan la luz destellante que surge de la interacción de archivos contrapuestos. Esta primera fracción adquiere una corporalidad a medida que se desplaza por la atmósfera, una forma que trasciende el rango reducido de las doce pulgadas, ampliando su radio de lo intangible a lo físico. El sonido es no solo eso, también es algo más allá de sus límites, un algo que atrapa el entorno donde se origina el estímulo primero. Los quiebres de intensidad y de tono, las distintas direcciones que toma acrecienta ese carácter tridimensional de la música de Curgenven, como ocurre en todo este trabajo: cada segundo es una forma diferente, parte de una misma edificación. “Cornubia”, composición de 2011 y grabaciones en vivo de una difusión de 8 canales en The Exchange –publicado digitalmente como “Live At The Exchange, Cornwall 12th August 2011” (Touch, 2013) dentro de la serie TouchRadio del sello inglés–, incluyendo dubplates y tornamesas microtonales, feedback de guitarra y un ventilador, remezclada y expandida en 2014. Otros diez minutos donde el clima invernal parece habitar cada rincón de este lugar en el sonido vibrante, cual astro distante. Múltiples fragmentos de ruido se entrelazan generando un hermoso caos de arte corporal, formando una intensidad creciente de mareas de audio y notas eternas, un torrente vivo de música repetitiva creada en tiempo real utilizando trozos muertos. La duración relativamente breve de esta primera etapa se opone a la energía derramada. La segunda cara reúne otras dos piezas de distancias diversas. “Turner’s Tempest”, originalmente publicada como “The Internal Meta-Narrative Of Turner’s Tempest As He Is Tied To The Mast In Order To Create The Direct Experience Of The Drama Embodied Within A “Snow Storm – [Wherein A] Steam-Boat Off A Harbour’s Mouth Making Signals In Shallow Water, And Going By The Lead [Is Rendered By Virtue Of The Claim That] The Author Was In This Storm On The Night The Ariel Left Harwich” en “Transfixed” (The Tapeworm, 2013), expandida y remezclada para este álbum. Quince minutos de sonidos que se difuminan como los colores y la pintura en el cuadro de William Turner, ‘Snow Storm – Steam Boat Off A Harbour’s Mouth’, en la contraportada del disco, donde un barco es el centro de un vórtice. Las notas de Curgenven, en un plano similar, crecen hasta desarrollar una vorágine de ruido que estalla en tonalidades grises, el brillo oscuro de la acústica fascinantemente envolvente, un desorden estructurado de notas contradictorias que se consumen a si mismas y al entorno. “Imperial Horizon (For Caliban)”, un registro del segundo movimiento de la sinfonía ‘Eroica’ de Beethoven de fecha desconocida con órgano a tubo, poco más de tres minutos de grabaciones deterioradas, música táctil y ambientes sombríos. La solemnidad atemporal se cruza con un resplandor opaco, un reflejo de un pasado sin memoria y vestigios en decoloración de una instrumentación que extingue el espacio externo desde su energía interna, la física del ruido.

“En medio de esta inmersión elemental, Curgenven se pregunta ¿qué es pertenecer a una tierra, o incluso a un país siempre cambiante?… ‘SIRÈNE’ no es una especie de nostalgia o mirar hacia atrás, ni un mirar adelante en un futuro imaginado, sino que en cambio mira el tiempo, el linaje, el carácter de la nación como un proceso y un continuo de cambio”. A partir de la memoria y su variabilidad permanente, Robert Curgenven edifica composiciones que nacen de un punto en la realidad instrumental y se bifurcan en otras direcciones. La naturaleza orgánica de “SIRÈNE” resulta en un tejido de electrónica acústica que se estrenemece, una agitación telúrica de ruido espectral y materialidad de coloración opaca.

www.recordedfieldseditions.com, www.recordedfields.net

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: