Hawái.


334. The Death Of Rave (A Partial Flashback)
agosto 1, 2014, 2:20 pm
Filed under: Uncategorized

Leyland Kirby 02

The Death Of Rave (A Partial Flashback)

LEYLAND KIRBY Presents V/VM
»The Death Of Rave (A Partial Flashback)«
HISTORY ALWAYS FAVOURS THE WINNERS. 2014

El recuerdo de un pasado que parece haber fallecido, un pasado consumido por el fuego que convirtió en cenizas grises una notas que antes eran de oscura fluorescencia. Un sonido que significaba no solo coordenadas esquematizadas sino también libertad, furia, violencia, amor, un escape a la realidad sin sentido y la cotidianidad sin brillo. El verdadero resplandor estaba en las noches eternas de ritmos y repetición, armonías minimalistas e implosiones de ruido extático. Así recuerda James Leyland Kirby, músico inglés nacido en 1974 en Stockport, ahora radicado en Cracovia, más conocido por sus varios nombres ficticios, los más reconocidos V/Vm, The Caretaker y The Stranger. Con estos y otras más identidades ha publicado infinidad de trabajos, incontables ediciones, muchas de ellas por marcas creadas por el mismo como V/Vm Test, Vukzid e History Always Favours The Winners. Kirby es una personalidad extraña, un creador incontenible que en distintas formas y en diferentes formatos vierte su incansable deseo de exponer ciertos aspectos de su vida, o eso parece. Su silencio, que no es absoluto, la imagen que refleja en sus trabajos, las motivaciones e inspiraciones para cada proyecto, los títulos de sus piezas parecen querer decir algo más sobre él. Desde 1996 que viene publicando sus composiciones, variando su trayecto desde aquel año de estridencias hasta su presente de armonías oscuras y fantasmales, escarbando en los pensamientos ocultos de la mente y las desviaciones de la materia gris siempre tan voluble. Tristemente, el futuro ya no es lo que fue (recuerdos viven más que los sueños).

Capturando el pasado en forma de piezas espectrales, James Leyland Kirby recupera con esta obra una idea perdida y una sensación de pérdida y abandono en manos del ruido y el goce que ahora se vislumbra como recuerdos vagos y desgaste emocional. La vida fue y la existencia se fue en el suelo deteriorado y paredes manchadas. “El proyecto original ‘The Death Of Rave’ era enorme, más de doscientos tracks, usando todos los hits de pista de baile a partir del tiempo y despojando el tema de energía y espíritu, convirtiéndose ellos en sombras y fantasmas. El material precede la obsesión reciente que músicos más jóvenes tienen para recrear texturas y memorias recordadas del rave. Esto no era nostalgia, esto era un himno invertido a un tiempo cuando la música se trataba sobre reunir a la gente para una experiencia compartida. Un tiempo cuando sólo la música, el avance de sonido y aventarse era lo que importaba”. Un proyecto inabarcable para cualquiera, una idea agotadora que suponía sumergirse en casi sesenta horas de música que parecía no tener fin, como aquellas noches eternas de baile y desenfreno y que, sin embargo, hoy parece extinta. El origen y su adición son dos trabajos extensos publicados por él en formato digital: “The Death Of Rave (The Source)” (Vukzid, 2006) y “The Death Of Rave (Additional)” (Vukxid, 2006). La idea de rememorar esos días cuando ahora (ocho años atrás) su renacimiento emergió muerto, a los ojos de Kirby. “La idea para ‘The Death Of Rave’ fue concebida a principios de 2006 después de una visita al Club Berghain en Berlín. En ese tiempo Berghain estaba a punto de explotar sobre la escena internacional de clubes como un templo. Un sentimiento había en el aire de que algo especial estaba sucediendo. Yo fui y vi una sombra pálida del pasado. Beats tristes y aburridos, palpitando sin parar ante una audiencia que sentía que era parte de una experiencia pero que carecía de cohesión y energía. Para mí, personalmente, algo había muerto. Se un espíritu, se un ideal, se una aventura en el sonido. Rave y techno se sintieron muertos para mí… Desde luego ‘The Death Of Rave’ era enorme, demasiado enorme para digerirlo. Estuvo disponible para descarga libre por un número de años a través del sello V/Vm Test. Al final, ‘The Death Of Rave’ se murió cuando el sitio de V/Vm Test fue suprimido por completo en 2008. En los años siguientes varias veces revisité el trabajo. Y así ocho pistas fueron levantadas del proyecto y ahora han sido remastetizadas por Matt Colton como ‘un documento de un pasado muerto’. El desencanto provocó que Kirby produjera esta monumental obra de la que ahora recoge un extracto, una mirada parcial hacia atrás, no solo a la fecha de su concepción sino también la raíz de una sonoridad que en sus manos resulta deformada. “The Death Of Rave (A Partial Flashback)”, solo ocho piezas seleccionadas por él y Shlom Sviri en 2012 de las muchas grabadas como V/Vm en Weichselstrasse en el año 2006. Repetición, ruido, destellos en la niebla densa, movimientos inexactos. Cada milímetro del espacio contenido en estos minutos que resultan ínfimos refleja la idea de un paraíso perdido, abandonado a la suerte de la modernización y la apatía, rastros de un futuro que huele a suciedad y óxido, bajo la limpieza superficial. La música suena estridente y a la vez contenida, una sombra de deseos marchitos. Una brisa suave brota de las horas nocturnas, acechada por el ritmo y esquemas que transmiten un mensaje olvidado. “Monroes Stockport”, el encuentro casi definitivo de mareas ambientales, corporalidad techno y melodías que se desvanecen. “The Death Of Rave (A Partial Flashback)” es una música física que en su sobreexcitación pierde la conciencia, quedando como una estela auditiva. Como es esa pieza inicial, como los vestigios que solamente se pueden percibir en “Moggy & Wearden”“El track-listing es en referencia a los recuerdos más fuertes del rave que tengo a partir de aquellas noches. La gente, los DJs, los automóviles, la violencia y los clubs olvidados. Solamente flashbacks, ahora consignados a mis propias experiencias polvorientas”–. El frío glaciar que exudan estas notas se acerca al hielo de una noche en el desierto, un congelamiento a horas de proximidad de un calor agobiante. Ambos climas parecen convivir juntos. “Machete’s At The Banshee” es en verdad un canto fúnebre, un poema estático donde se oye el metal plateado quebrarse con una lentitud aplastante, actitudes aplastantes enterradas en vidas posteriores sin sentido. Un estruendo abrasivo inunda el entorno aislado: “Acid Alan, Haggis & Scott” y el tiempo que se consume por un brillo que quema la piel y los órganos, corrompiendo el cuerpo en sus desplazamientos constantes, lo mismo que “Marple Libradome ‘91” solo que tapado bajo un manto semi transparente. Y el ritmo repetitivo persiste, una marcha de beats persistentes. “Smithy & Dave The Rave” es solo ruido, hermoso ruido coordinado sobre patrones minimalistas, electrónica de baile agotado, distante pero no tanto de las síncopas industriales de “Big Eddie’s Van – Bowlers Car Park”. Ahora solo restan los escombros de una civilización extraviada, el sonido desfallecido y las armonías decaídas. “XR2 mk1 Sale Waterpark”, el epílogo de una retrospectiva actual a los días donde la vida solo era evadirse en baile y vértigo, en el resplandor oscuro de la energía eléctrica interminable.

‘Ellos bailaron como si nunca lo hubieran hecho antes. Ellos bailaron en la hora más oscura antes del amanecer’. Está muerto ahora, terminado. Larga vida”. De la inmensa cantidad de material disponible antes hoy podemos ver parte de su estructura, los muros de una edificación deteriorada por la edad que parece ancestral. Fue ayer, fueron siglos antes del presente incierto. V/Vm despliega su instrumentación artificial para despojar a la música de cualquier adorno, quedando expuestos los cimientos a la humedad y la erosión. La portada de Ivan Seal, “un veterano de las originales fiestas rave”, refleja esa gloria desterrada en colores que se desintegran, la belleza real. “The Death Of Rave (A Partial Flashback)” es “un monumento a un trabajo perdido, una idea finalmente puesta en piedra a través de un formato físico. Prueba de su existencia”. James Leyland Kirby construye una obra absorbente y que atrapa, que encierra el cuerpo con su enorme fuerza, un sonido físico que traspasa los límites de su continente. Estas piezas son la arquitectura de las ruinas, electrónica que se consume a sí misma. Estos son bloques de concreto, ruido y melodías espectrales de un pasado extinto y desolado.

www.brainwashed.com/vvm, www.leylandkirby.bandcamp.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: