Hawái.


332. Valya Letters + Just Below The Surface
agosto 1, 2014, 2:00 pm
Filed under: Uncategorized

Valya Letters + Just Below The Surface 02

ASUNA
»Valya Letters« (2013)
SUISEN
»Just Below The Surface« (2014)
WHITE PADDY MOUNTAIN. 2013

Estrellas fluyen en la orilla del lago cuando el viento cesó. Chispas cayendo al dorso de un barco azul oscuro. Luna hundida justo bajo la superficie. A veces suelo asociar palabras que quizás no están conectadas, quizás si. No lo sé. Simplemente me agrada unir títulos, frases individuales que plegadas adquieren un cierto significado, una coherencia que se esconde tras la separación numérica, una forma de entender lo que hay detrás de las palabras, detrás del sonido callado. La poética del silencio. En ese lugar de expresiones sin voz habitan la mayoría de las obras publicadas por White Paddy Mountain. Dos de ellas han arribado en tiempos dispares, una hace poco más de un mes, la otra a fines del anterior año, ambas planeando sobre corrientes marinas en el atardecer de los días, una la prolongación de una historia que viene desarrollándose hace varias temporadas, otra un inicio cuyo futuro aún es incierto.

Asuna es Naoyuki Arashi, músico que comenzó a producir sus creaciones en 1999 utilizando principalmente un viejo armonio y electrónica. “Asuna es un artista japonés que vive en la región de Hokuriku Region y que produce alguna de la más hermosamente emotiva música de drones y electrónica desde su debut”. A inicios de la década pasada comienza a editar sus trabajos. El primero fue “ Each Organ” (ao to ao, 2001), seguido de varias publicaciones para sellos como Spekk, and/OAR, Apestaartje, Music Related, Home Normal, Students Of Decay, Headz, Autumn, Lucky Kitchen, Power Shovel Audio, Commune Disc y Senufo Editions. Más de diez discos lanzador por el o a través de colaboraciones con otros artistas afines –Minoru Sato, Shibata, Opitope, Chihei Hatakeyama, Sawako–, una historia personal expuesta en sus reposadas composiciones que tiene en esta su última colección de canciones. “Y ahora ‘Valya Letters’ llega a través de White Paddy Mountain. Asunase inspiró por una escena de una vieja película rusa en la cual una muchacha siempre envía cartas que fallan. Este álbum está compuesto de cinco partes y la electrónica flotante de Asuna lleva al oyente en una especie de sueño. Las fluctuaciones de sonidos son cálidas y cautivantes”. Como un flujo de sonidos que desciende y suben, como una marea de notas, “Valya Letters” es un trabajo de acústica belleza flotando entre las olas del mar. Cinco piezas de electrónica que se nutre de sonidos reales intercalados con el resplandor eléctrico que surge en el interior de archivos digitales. Una frase en ruso sirve de breve prólogo para los acordes dibujados por una guitarra, un loop de melodías inacabadas sumergidas en la neblina de soplidos ambientales que parecen degradar los colores de las cuerdas. Los escasos dos minutos y fracción de “Song In Farthest Harbor” se unen sin que se distingan un espacio del otro con “Stars Flows In The Lakeside When Wind Ceased”, cuando la fuerza orgánica queda tapada bajo las ramas eléctricas que pareciese fuesen recogidas del suelo mismo. Música recopilada de entre la hierba, piezas extraídas de la arena y las rocas ínfimas junto al océano, una corriente de estrellas que arden, que suenan como si ardiesen, quemando las cintas de ruido natural, un ruido intervenido por una especie bits en mal estado en “Sparks Falling On The Back Of Dark Blue Ship”. Las armonías que tiemblan encuentran una calma en “Sea Above, Chubby Plane, Sky Below”, una planicie sintética que descansa sobre la tranquilidad de las aguas de un lago en diciembre. Solo queda el ruido abrasivo de “Lonesome Lark Who I Am Remember”, un magma de fuego absorbido por una armonía indefinida, la naturaleza envuelta en redes de sonido sintetizado. Mar encima, cielo abajo. Compuesto y grabado entre los años 2003 y 2013, “Valya Letters” es un hermoso paisaje marino de Naoyuki Arashi. Estrellas en el lago. El murmullo del mar sobre la arena y el suelo erosionado es el trasfondo en el cual se dejan caer las notas de acústica digital, folk cubierto bajo capas y capas de distorsión contenida que adornan los acordes de electrónica acústica.

Bajo la superficie. Un encuentro producido hace unos años y cuyas semillas florecen recién hoy, después que el tiempo ha cubierto el suelo. Suisen es Darren McClure y Tomotsugu Nakamura. “Just Below The Surface” es su primer álbum para White Paddy Mountain, el primero para cualquier editorial en realidad, el punto de inicio de un proyecto el cual puede dejar más frutos en el camino como también ser solo una reunión efímera que deja un lindo recuerdo para los años que están por venir. “Esta es la primera colaboración entre Tomotsugu Nakamura y Darren McClure bajo el nombre de Suisen. Después de conocerse en una presentación de 12k en Tokio unos años atrás y comenzar una amistad decidieron seguir en contacto y trabajar en nuevo material juntos”. Nakamura es un artista sonoro radicado en Tokio. Su práctica primordial es componer música con instrumentos acústicos y field recordings. Es valorado por gran cantidad de artistas de diferentes géneros musicales. Su obra aún está en desarrollo, y su historia solo habla de dos trabajos “Slow Weather” (Kaico, 2013) y “Soundium” (Kaico, 2014), una trayectoria todavía fresca. McClure es un artista sonoro que vive en Matsumoto, Japón. Su música pliega electrónica, drones y field recordings procesadas para crear piezas de ambientes minimalistas y abstractos. Primero trabajos para netlabels como Standard Klik, 2063music.de, Test Tube o Rain Music, luego sellos físicos como The Land Of, Symbolic Interaction, Flaming Pines, Rural Colours y Éter Editions. Desde las costas de Japón tenemos esta obra de electrónica botánica, hojas de sonido que caen sobre un río de acordes estáticos. Acústica sintética, orgánica acústica de brillo y electricidad delgada, notas desde un cuerpo físico atravesando redes de crujidos inmateriales, un desarrollo gradual donde se van uniendo capas de orígenes diversos formando un trenzado de ruido y melodía, un hermoso jardín de piezas que adornan el espacio entre el sol tenue y el suelo suave. Ocho fragmentos de una misma identidad pero con diferentes matices, casi cincuenta minutos que se abren en segundos de maravillosos destellos de luz como un cristal reflectando cual panel solar. Arpegios de guitarra convertidos en loops que van rodeando el entorno floral, pequeños instrumentos que se dejan caer y forman parte de la dinámica auditiva. Es una guitarra acústica, la forma de su superficie, los dedos sobre la madera los cuales destacan de manera inmediata por encima de los pequeños estruendos entrelazados. “Gradual Education”, folk reposado, electrónica sutil, manchas de sonido que cubren un cuadro que recrea un paisaje natural, magia espontánea que se aproxima a los esquemas trazados por Taylor Deupree. No por nada en un evento de su label fue que se conocieron. “Revolving Sky” aparenta ser más estruendosa pero en verdad es igual e calmada, aún con sus quiebres. “Decoy Fish” insiste con los acordes de guitarra que se repiten incansablemente. De hecho es un solo acorde que es también el motivo principal en el cual circulan las notas espaciosas y los instantes de sonido minúsculo. Música para dormir, para soñar. El clima estival se opone al otoño de “Sunken Moon” y “Open Aperture Metering”. La breve “Just Below The Surface” es solo ruido interior, un incendio de archivos y datos comprimidos que parecen ser el ambiente de una noche en la soledad del campo, la vegetación descansando. “Sonder” bien podría ser una extensión de la anterior pieza, pero prolongando los efectos hasta acabar en un horizonte. “Cascade” es precisamente una cascada de capas que van cayendo lentamente desde un lugar irreal, una escala de planos dilatados que emiten un resplandor que ilumina todo alrededor, el último espacio de luz en medio de la oscuridad exterior. los colores de la fotografía (y diseño) de Tomotsugu Nakamura hacen pensar en llanuras acuáticas. Pero ese verde también puede ser un océano de flores silvestres en la ruralidad apartada. Michael Cottone (The Green Kingdom) sobre este trabajo: “Este álbum tiene tanta claridad y enfoque y al mismo tiempo una increíble calidez. Una abundancia de texturas y melodías emergen después de escuchas repetidas, piezas exquisitamente detalladas de dos maestros artesanos del sonido”. Esta obra. “Just Below The Surface” puede bien ser un evento casual. Pero la belleza acústica de su naturaleza orgánica permanece más allá de la brevedad temporal de su existencia, así como sus melodías digitales y su calma analógica.

www.whitepaddymountain.tumblr.com, www.darrenmcclure.bandcamp.com, www.tomotsugu.tumblr.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: