Hawái.


325. Data Trails
julio 1, 2014, 12:20 pm
Filed under: Uncategorized

Imprints 07

Data Trails

IMPRINTS
»Data Trails«
SEREIN. 2014

Dato es una representación simbólica, sea numérica, alfabética, algorítmica, u de otra clase, de un atributo o variable cuantitativa. Los datos describen hechos empíricos, sucesos y entidades. Es un valor o referente que recibe el computador por diferentes medios, los datos representan la información que el programador manipula en la construcción de una solución o en el desarrollo de un algoritmo. Sólo cuando un conjunto de datos se examina conjuntamente a la luz de un enfoque, hipótesis o teoría se puede apreciar la información contenida en dichos datos. Estos, convenientemente agrupados, estructurados e interpretados se consideran que son la base de la información humanamente relevante que se pueden utilizar en la toma de decisiones, la reducción de la incertidumbre o la realización de cálculos. En programación, un dato es la expresión general que describe las características de las entidades sobre las cuales opera un algoritmo. Los rastros que tres manipuladores de información dejaron almacenados en alguna carpeta con identificación aún por determinar eran solo archivos que tenían cierto significado. Sin embargo, bien podrían ser datos aislados, representaciones auditivas sin un enfoque preciso, esperando ser reunidos, quietos hasta que un haz de luz provocara el nexo que uniera los fragmentos de sonido. Un flujo unidimensional de bits de ruido y un enlace desde la separación temporal y espacial. “Imprints son una pesadilla técnica de máquinas de cinta, sintetizadores, pedales caseros, mesas de mezclas y parches de Max/MSP; una cinta permanentemente sobre el borde del derrumbamiento. Su música examina la relación difícil entre la disonancia y la melodía, el contraste entre masas densas y el espacio armonioso”. Imprints es una entidad flexible de materialidad física infiltrada de materialidad electrónica, “an ambient noise band from London, UK”. Imprints anteriormente fue Mavis Beacon, nombre transitorio que dejó como único rastro un cassette, “Inside Every Second” (False, 2011), rescatado en noviembre de 2012 bajo esta nueva identificación en forma digital y con nuevo arte, el mismo contenido. Imprints es, son Darren Clark, Shaun Crook y Alex Delfont, tres individualidades ensambladas en momentos dispares para generar un sonido de texturas eléctricas procesadas manualmente, sistematizadas digitalmente.

“Texturas retorcidas y atmósferas saturadas de cintas se combinan con una pedal steel guitar, feedback generativo y sampler en vivo para producir un sonido que es tanto orgánico como eléctrico”. Después de aquella primera grabación retomada hace un tiempo la nueva identidad traería nuevos registros. Pero sucederían años hasta que las sesiones iniciales adquirieran una forma definitiva, forma que igualmente podría tomar nuevas direcciones, especialmente en directo. No obstante, siempre es necesario poner un término, aún cuando la línea temporal siga avanzando ineludiblemente. Y esas cintas terminarían en las oficinas de Huw Roberts, para ser él quien publicara esta obra a través de su editorial en Gales. El álbum número cinco de Serein es presentado con un diseño impecable en una carpeta de seis paneles con colores contrastando las imágenes en duotono, con el fuente habitual empleado por Huw en los diseños de su label, la famosa DIN creada por el Deutsches Institut für Normung. A pesar se existir aquel trabajo anterior, esa existencia era completamente nueva, al menos para mí hasta estos instantes previos. La única certeza, lo único que no es desconocido es la confianza que otorga el sello que cobija sus sonidos. Y como la fe es prácticamente lo único que nos queda, solo queda internarse en las creaciones. Esta unidad de tres partes funciona como una entidad cohesionada de tres direcciones redirigidas hacia un punto imaginario, solo vislumbrado desde dentro de la maquinaria orgánica. Música desprovista de márgenes, límites imprecisos superados de forma sutil, sus texturas se generan a partir de la repetición de una fórmula que en el agotamiento hace surgir trayectos impensados. “Data Trails” son notas reproducidas a un volumen invisible pero de forma tan intensa que desde ese estado fluye una saturación del silencio hasta desembocar en un ruido que excede ese vacío enterrado. Existen instantes de distorsión, pero será mayormente una sensación de ardor lumínico contenido, luz blanca en estado de tensión. “La mayor parte de ‘Data Trails’ fue registrado durante tres días en un pequeño espacio en la rural Devon. Imagínese la escena: un espacio de tamaño medio lleno a rebosar con equipos de música. Máquinas de cinta, sintetizadores, pedal steel guitar, ordenadores portátiles (tres de ellos), pedales de efectos, unidades de distorsión caseras y arpeggiators; y estos, me dicen, son solamente los objetos esenciales”. Un cuarto repleto de instrumentación alimentada con energía eléctrica para generar otro tipo de energía, Imprints crean sus piezas a partir de una improvisación controlada, dentro de unos bordes que impiden que el sonido se extravíe hacia lugares muertos. Sin embargo, la tensión a que me refería está escondida, como una idea dejada a medio camino, esperando a ser completada en la mente de quien oye, un algoritmo no resuelto. Melodías irresolutas que expresan la presión del cuerpo humano contra cuerpos de plástico y resistencias por las que circulan los acordes, debajo de un océano de ruido impregnado. A pesar de producirse artificialmente, es posible apreciar los movimientos que hacen que se produzca el sonido comprimido. La barrera entre el estudio y la habitación no impide percibir la materia física que provoca los estertores de una música que avanza al ritmo de la movilidad muscular, aunque sea una movilidad contracturada por la tirantez de las articulaciones. Y la barrera del tiempo tampoco la oculta. Desde aquellas sesiones en espacio reducido pasarían dos temporadas hasta que los esbozos quedaran en cuadros definitivos. “Por un periodo de dos años después de aquellos tres días de grabación, aquellas tomas sin procesar fueron corregidas y refinadas. Nuevas secciones fueron registradas y grabadas encima. A veces la banda trabajó junta en persona sobre estas adiciones, pero la mayoría de las veces no, los archivos fueron intercambiados a través de la internet y la colaboración continuó a distancia. Esto se debió en parte a que dos de los miembros de la banda se trasladaron fuera del país por un tiempo (tan lejos como Qatar y Tailandia). El título del álbum es un homenaje a este espíritu de colaboración remota”. Creación en directo, corrección desfasada. Quizás sea ese carácter de separación entre una etapa y otra lo que determine esa sensación inacabada y lo que hace que sea más interesante aún. De hecho, cuando uno escribe algo y luego intenta retomarlo ciertas ideas quedan en un estado diferente, como en un sueño interrumpido. El sueño de las señales recopiladas mantiene esa sensación irreal. Las notas deambulan de la hipnosis mientras se puede rastrear en medio de la fuerza corporal desplegada bajo una tela gruesa congestionada. Son los primeros segundos de “Data Trails”, los primeros minutos: el tiempo transcurre de un modo diferente a nuestra realidad. Como una nube de sonido cubierto de suciedad, una estela de baja fidelidad de tonos de alta calidad que permiten ver cada partícula de polvo. “Horror Birds” se queda durante los doce minutos enpantanada en un mismo sitio, detenida, inmóvil, de no ser por movimientos leves. Solo serán pequeñas manchas de electricidad y la intensidad que varía como un gráfico de curvas quienes determinarán los quiebres en la armonía. “Longshore Drift” se recuesta sobre las arenas de una costa quieta. La masa de estruendos ascendentes de antes es ahora una capa de granos microscópicos y notas que se desvanecen en el aire: electrónica minúscula apenas perceptible y una cadencia delicada, sostenida por apuntes disipados y la orgánica mínima –el contrabajo de Tom Rosenfeld–, una música que parece deshacerse en la eternidad. “Wardenclyffe Tower” está hecha de remanentes y errores de programación, pero suena hermosa en sus impurezas y en la rigidez que se desprende de la interpretación y la interacción entre los componentes. Tres partes han pasado, la mitad del viaje. A medida que queda menos tiempo los acordes se van enterrando hasta quedar cubiertos por la energía que desgasta, consumiendo el resplandor hasta quedar en un brillo opaco. “White Russian” son cintas de una belleza subliminal quemadas por un fuego reparador: las cuerdas metálicas quedan bajo las llamas, fundidas con las melodías de plástico. El sonido extenuado que se escapa de un sueño cansado. Solo queda una pieza “The Sea & Electricity”, el mar y la electricidad, la misma que invade cada milímetro de este espacio indefinido, la misma que se filtra entre los aparatos que emiten su último aliento entre la rítmica quebrada – la batería de James Fox– y una masa de cuerdas, notas sintetizadas y la distorsión en retroceso. El desplazamiento más inquieto se retroalimenta con los latidos sincopados, decayendo otra vez en el murmullo microscópico de ruidos que surgen entre los circuitos, en la corriente de archivos ínfimos al interior de un software.

Como una memoria almacenada en una carpeta manipulada a través de señales eléctricas. Como archivos recuperados para ser procesados, desde información en estado puro a materia prima digitalizada, cubierta de láminas de sonido. En “Data Trails” existen varias capas, distintos estratos revestidos de un estruendo de distorsión comprimido que conserva la tensión de las notas tratadas en tiempo real. Imprints restauran las armonías en crispación y las filtran con un ruido abrasivo, un ruido contenido. Rastros de datos, recuerdos de palabras que surgen en la memoria variable. “Y el espacio entonces se materializa en eso que cargas como un cemento de memorias y expectativas”.

www.serein.co.uk, www.imprintsmusic.co.uk
Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: