Hawái.


305. Procrastination
marzo 1, 2014, 2:00 pm
Filed under: Uncategorized

Procrastination

FABIO ORSI & PIMMON
»Procrastination«
HOME NORMAL. 2013

La postergación constante puede incluso llegar a convertirse en una enfermedad, un trastorno del comportamiento que altera la vida y su desarrollo. Aunque en realidad, actualmente, cualquier evento extraño dentro de nuestra mente constituye una enfermedad. La procrastinación es eso, la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables, y que tiene su raíz en la asociación de la acción a realizar con el cambio, el dolor o la incomodidad, sea psicológico, físico o intelectual. Observando de reojo las historias de ambos artistas involucrados en este proyecto temporal, cuesta creer que algo afecte el desenvolvimiento de su obra. Cada uno posee un extenso catalogo personal, cada uno dentro de su propio universo en expansión. Fabio Orsi es un músico italiano nacido en Taranto, al sur de Italia, al cual recién ahora puedo finalmente conocer, pero del cual tenía ya algunas referencias, gracias a su paso por diversas editoriales como Last Visible Dog, Ruralfaune, Low Point, Slow Flow, Preservation, Students Of Decay, etc. La otra mitad es Paul Gough, artista australiano quien se dio a conocer en aquellos años del glitch, clicks + cuts y la estética del error, sonido que surge a fines del siglo pasado y que trasladaba desde el habitual segundo plano las fallas sistémicas de la música a un punto visible, incrustándola además dentro de formas pop. Su obra se puede apreciar en plataformas como Meme, (K-RAA-K)³, Ritornell, Fällt, Meupe, Preservation, Tigerbeat6 o Crónica, entre muchas otras. “Después de descubrir una admiración mutua por su respectiva obra, los dos deciden colaborar”. Y lo que pudiera entenderse como una contradicción hace que ambas direcciones se crucen de una forma diferente, como una onda que atraviesa líneas diagonales.

“Cuando las ideas flotan en tu mente sin ninguna reflexión o consideración sobre su entendimiento, eso es lo que los franceses llaman ensueño. Nuestro lenguaje carece de una palabra para ello”. Extraña cita de John Locke que aparece en la hoja de prensa de este trabajo que ha visto cómo tiempo avanza más rápido de lo que la mente lo hace. “‘Procrastination’ se ha elaborado a través de un viaje de retrasos mecánicos, procrastinación creativa y espera”. Un lento proceso que lo es más por el desplazamiento que por la excesiva concentración. Rastros que se ven encerrados en un presente que nunca deja de serlo, y un futuro que parece inalcanzable. Y, al igual que su gestación, las notas se retrasan eternamente, un efecto dilatador intervenido por una infección que contamina su superficie pero no su núcleo. “La procrastinación nos ronda. Aún los más estudiosos entre nosotros ocasionalmente se encuentran a si mismos atrapados por un lento sueño o por una visión escapista, una que nos absorbe y nos remueve del momento. Pero la procrastinación a menudo disfraza un industrioso flujo subconsciente. Yo postulo que la procrastinación es un pensamiento profundo desconectado, un subsueño, una imaginación oculta que se escurre en las más profundas cavidades de nuestro cerebro, la cual eventualmente se encuentra con los ríos conscientes de nuestra mente. Es la procrastinación a quien que culpar por la elegancia tectónica escuchada en el primer esfuerzo colaborativo entre Fabio Orsi y Pimmon”. La partida de un sueño que nos envuelve, el mismo sobre la cual se explaya Lawrence English. Un sueño que parece retratar los paisajes amplios de las costas italianas, como también la naturaleza y la inmensidad de las antípodas. Pese a tener un recubrimiento artificial, los sonidos desplegados en este trabajo son en cierto sentido una representación de una vida silvestre que se desarrolla junto a los arrecifes, con el mar golpeando los muros de roca erosionada. Fabio envió una serie de grabaciones a Pimmon, las cuales este sintió que “estaban en mi mente, completamente realizadas”. El australiano entró en una ‘zona de procrastinación’, sin saber cómo resolver el dilema, cómo enfrentarlas, mientras permanecía trabajando en otros proyectos. Dieciocho meses desde que por primera vez Fabio y Paul intercambiaron archivos, recién ahí este último pudo salir del laberinto que su mente construyó. “Repentinamente la procrastinación se quebró, y el cerrojo de falta de dirección se evaporó. Los trucos del subconsciente habían formado ríos, y los ríos se depositaron juntos creando una marea baja de ideas sonoras que vieron a los archivos de Orsi transformados en una rápida sucesión”. Utilizando unos pocos recursos, Fabio construyó unas férreas estructuras que viajaron continentes hasta desembocar en el Pacífico. Guitars, filters, synths fueron las herramientas utilizadas para configurar los extensos paisajes que el italiano generó, aunque aún existe la incertidumbre de cómo es que esas pistas realmente sonaban, sin la intervención posterior. Por su parte, Pimmon utilizó sus propios medios –loops/ synths– para modificar y desentrañar los enredos del subconsciente. Lo que parece el sonido de una lámina metálica pronto se irá sumergiendo en densas capas de humedad, perdida en las corrientes submarinas que atraviesan los océanos. Existe una melodía que hasta pareciese invisible, oculta tras las enormes masas de frío abisal. Notas que desde la distancia pueden percibirse, como una mancha gris dentro de tonos azules y grises. El ruido de las pendientes que cruzan el nivel que separa lo firme de las superficies líquidas, levemente interrumpido por arpegios de cuerdas eléctricas que dibujan un hermoso acorde de repetición eterna. “I Wish You Were In Yallingup” va creciendo lentamente a medida que va avanzando hacia zonas inalcanzables, la primera de las cuatro piezas de este trabajo. Es en la segunda en donde con mayor claridad puede percibirse las manos inquietas del australiano. “Garnacha”, cuando la electrónica imbrincada entrampa la acústica de Orsi, formando una espesura de hojas múltiples. Millones de sonidos microscópicos que forman por acumulación ondas desplazadas. Música contemporánea tejida de hilos eléctricos y errores visibles. “Procrastination” nace como una partitura clásica que con los segundos termina por hundirse entre enormes nubes cargadas de electricidad y estática. El brillo de las partículas de luz invaden las extensas notas hasta dejar un cuadro de una belleza indeterminada y de formas confusas. Los lados se contraponen, yendo en direcciones opuestas, lo que incluso provoca desconcierto, una agradable sensación de perplejidad y un lugar donde escaparse. “Just One More” también parte desde el sigilo que termina por estallar en los oídos. Electrónica inversa y estruendos comprimidos.

Lawrence English continúa hablando. “Las fuentes de las grabaciones se destrozaron a través de la red de devoluciones procesadas por Pimmon, re-arregladas y re-editadas para revelar una enteramente nueva perspectiva sobre la materia sonora de Orsi”. Los archivos almacenados en una carpeta terminaron por ser almacenados en otra diferente, y su contenido manipulado como si un virus contaminara su interior inmaterial. “Procrastination” es naturalismo intervenido por una red de electrónica detallista, vastos parajes de ambientalismo digital y mares de ruido inagotable.

www.homenormal.com, www.fabioorsi.bandcamp.com, www.myspace.com/pimmon

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: