Hawái.


291. ホタル
diciembre 1, 2013, 2:10 pm
Filed under: Uncategorized

Fireflies

RION
»ホタル«
HIBERNATE. 2013

“A primera vista es un decadente ambiente urbano y, sin embargo, la imagen posee una mágica belleza”. Lo que se dice de la fotografía que cubre la portada de este trabajo, igualmente puede replicarse a los sonidos que se propagan más allá de sus píxeles, “una hermosa yuxtaposición del tema de este álbum”. La imagen captada por Fabio Orsi muestra cómo esa belleza emerge de forma espontánea, escapando de entre las grietas que quiebran con la uniformidad de los muros y sus bloques de concreto impenetrable. A primera vista, esta es otra colaboración más, otra de muchas que circundan el amplio espectro de los paisajes aquietados. Sin embargo, de la suma de sonidos surge esa belleza que remite tanto a la vegetación silvestre como a la soledad de una panorámica que atraviesa la horizontal de una ciudad vacía. Voces sin rostro y acordes indefinidos conviven con la estática urbana y ruido pastoral.

Rion es Ian Hawgood y Ryo Nakata. Este último, músico que desde Sapporo, en Japón, se ha propagado como los sonidos que el mismo crea, por diversos canales, publicando varios trabajos para editoriales como The Land Of, Experimedia y Students Of Decay, desde hace unos cuatro años hasta ahora. Hawgood viene haciendo lo mismo, desde un poco de tiempo antes, tanto por sellos extraños como por el suyo propio: Home Normal es su empresa, una que se ha esmerado como pocas en esparcir susurros difuminados, desde sus oficinas, que también son su hogar, en la lejanía de Tokio. El label japonés y su propia obra a veces se confunden, formando un único cuerpo artístico. No obstante, estas piezas nos llegan a través de una plataforma muy relacionada, Hibernate, quien nos entrega este precioso trabajo de notas estancadas. “Inspirado por la magia de períodos de luz baja y la quietud de un verano pasado en el campo, ‘Fireflies’ es un álbum de una presencia orgánica, mágica y brumosa”. La electrónica temblorosa se entrelaza con la acústica imperfecta, dando como resultado estos cinco trazos de ruido orgánico, todos unidos por un mismo hilo. “ホタル” es el nombre de esta primera obra conjunta de Hawgood y Nakata, fruto de un largo proceso que culmina recién ahora, cuando la luz permite apreciar su silueta antes escondida. “Fireflies”, que es su traducción, fue grabado en un período de dos años, tiempo en el que Ryo registró capas con su guitarra en su hogar, mientras que Ian pasó cerca de un año recopilando field recordings en parques y en el campiña, así como grabando acordes en un órgano de iglesia, mellotron, armonio, rhodes, flauta, doble bajo y guitarra. Cada extracto es plegado de forma natural, armando un puzzle de melodías fragmentadas que se trenzan de manera única e indivisible. Pareciera que las notas que forman su centro último, el corazón de sus melodías, nacen de la más delicada de las interpretaciones. La mano se posa sobre las cuerdas de forma mínima, casi insinuada y, una vez que ello acontece, estas se propagan hasta el cielo inacabable, desligándose de su punto de origen. Esas notas que nacen del movimiento sugerido se extienden temerosas, indecisas, sacudidas entre la niebla misteriosa. Estallidos de ruido de formas minúsculas que generan líneas de sonido emocionante e inquieto. Los cerca de trece minutos de ホタル, la huella inicial, apenas y dejan ver un semblante cuyos bordes se pierden con el aura que le rodea. Las armonías originales se escapan hacia el horizonte, una fuga que solo conserva su estructura básica, dilatándose en el espacio, dejando una estela de luz desfigurada sobre un fondo indeterminado. Todavía más confusas son los instantes que se extravían al interior de “Let Me Sing You A Song Of Kindness”, murmurando entre letras pulsadas sobre un artefacto descontinuado. Esas letras insisten en “Hope”, una preciosa pieza de electrónica análoga: primero será la voz de una desconocida que con su frialdad, lo único que se puede percibir desde la distancia, logra emocionar de una extraña manera –no puedo dejar de hacerlo en estos últimos minutos del día, por una razón que no me atrevo a desvelar. La tristeza se apodera de mí, y no sé como evitarla, ni quiero hacerlo–, justo antes que el sonido de la máquina de escribir vuelva a surgir entre los tonos distendidos, como en “Hazel”, aquel recordado rastro final de “Charles Rendition” (Kitchen. Label, 2011). La flauta puede oírse en medio de lo que parecen ser fuegos artificiales, dentro de los campos de electricidad artesanal de 花火, inmersa en armonías infantiles. Cuando no alcanzan a despedirse, las brumas ambientales irrumpen con su sutileza característica. Cada paso que avanza, cada retroceso en su tiempo de duración, es un momento que conmueve hondamente, un instante más para perderse. Estas piezas manipuladas con cuidado y naturalidad permiten que la música fluya casi por si misma. “Spirits” resume todo este trabajo, con la imprecisión envolvente, aún mas tersa con la voz de Rie Mitsutake dibujando palabras inexistentes dentro de sus capas superpuestas, sobre las olas que se retiran de las costas, próximas a desaparecer.

El rastro difuso de los sonidos que se desprenden de “ホタル” arrastra consigo un brillo nítido, brillo que logra atravesar las nubes que lo cubren. Fibras de textura artesanal y paisajismo bucólico en medio de un urbanismo ambiental, hebras de ruido estremecedor y notas que tiemblan en su temporalidad indefinida, en la confusa inmensidad.

www.hibernate-recs.co.uk, www.koenmusic.com, www.myspace.com/ryonkt

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: