Hawái.


288. The Huddled Tone (Reissue)
diciembre 1, 2013, 12:10 pm
Filed under: Uncategorized

The Huddled Tone (Reissue)

DEPATTERNING
»The Huddled Tone (Reissue)«
WIST REC. 2013

“Worthless crop prices. Rail line decommissioned. The mine’s closure. Farm consolidation. Land becomes fallow. Town becoming a widow”. Siguiendo las pistas de pueblos llenos de vida, ahora convertidos solo en recuerdos de prosperidad olvidada, el ruido que surge de estos vestigios no es más que el ruido de fantasmas estampados en fotografías deterioradas. El desarrollo industrial trajo consigo el surgimiento de localidades que tan pronto como surgieron desaparecieron entre una panorámica desterrada. “Mientras la población urbana del siglo XX crecía, la necesidad de pueblos de servicio declinó… Estas grabaciones siguen la huella de los remanentes de comunidades que una vez fueron lugares de crecimiento y promesa”. Esos remanentes fueron restaurados hace no mucho por un músico que desde el exilio en las húmedas tierras de Irlanda intenta recuperar la memoria de la Canadá olvidada, una que permanece oculta para la mayoría de la gente que desconoce la realidad de los vastos prados del norte de América. Gary Mentanko, desde su editorial Wist Rec., publica sonidos con un fuerte arraigo en el suelo rural, un intento de recuperar la tierra y sus sonidos, la música de los bosques cubiertos de concreto y la vegetación silvestre, restituyéndoles su valor y el esplendor que surge de la hierba indómita. Eso lleva haciendo desde que creó su proyecto personal, Depatterning, y desde que fundó su empresa.

Originalmente publicado hace dos años atrás, “The Huddled Tone EP” fue grabado en Dublín, Irlanda, entre el 2010 y el 2011. “The Huddled Tone (Reissue)” es su recuperación la que contiene, además de las dos obras originales que se incluían en su primera impresión, un tercer trabajo, un añadido que guarda mucha relación con los otros dos EPs. Su factura, como es habitual, impecablemente artesanal a cargo de Phantom & Son. Una caja de cartón reciclado estampada a mano contiene trece tarjetas con imágenes de lugares abandonados, una estampilla de Saskatchewan con una ilustración de una flor de esa región de Canadá (Prairie Lily/ Lis rouge orange) y una moneda de un centavo fuera de circulación, más obviamente los tres CDRs. Fibras de papeles reciclados en un artefacto hecho a mano con sonidos manipulados de la misma manera. “Comencé a descubrir las tres dimensiones gubernamentales de las Praderas: el cielo, la tierra y la soledad. Ellos redujeron al hombre a menos que una célula en este vasto organismo viviente”, Bruce Hutchison (‘The Far Side Of The Street’, 1976). El primero de estos trabajos presenta a “The Huddled Tone EP”, tres piezas con una locación específica, con melodías cubiertas de suciedad y polvo, imperfectamente hermoso. Gary despliega sus materiales habituales para recrear el olvido y los parajes rústicos: m–Log, Supercollider, Forester, field recordings, semi–demagnetized tape, samples, and/or electromagnetic headphones. “Forget, SK: Tecumseh No. 65” tapa con un manto una melodía tradicional, oculta bajo telas desgastadas que recrean ese pasado lanzado al desamparo. Las notas que escasamente pueden oírse dejan ver cómo el brillo de un momento se torna en un pálido reflejo que solo queda en la mente de una vida en su otoño. “Estuary, SK: Deer Forks No. 232” igualmente refleja una infancia añorada por medio de sus armonías extenuadas y los sonidos debilitados. La música de Depatterning suena como a través de conductos en los cuales su efecto repercute en forma desfasada. Las notas llegan a estremecer, y su movilidad es inquieta. Pequeños temblores se producen al interior de sus pistas recubiertas hasta el límite de borrar los rastros que originalmente las adornaban. “Old Wives, SK: Hillsborough No. 132” descansa sobre sus tonos estáticos y la electricidad que ilumina los campos vacíos. “The Huddled Town EP” es la otra mitad de la publicación ahora nuevamente en circulación y, al igual que la anterior, recupera acordes entre los restos enterrados de vidas ausentes. Sin embargo, algo hay diferente en esta parte del recorrido. Las piezas parecen elaboradas de remanentes en mal estado, y las notas surgen de entre los escombros de sus habitaciones desiertas. “Loverna, SK: Antelope Park No. 322” surge de ese lugar, lo mismo que “Instow, SK: Bone Creek No. 108” y sus ambientes crepusculares. Finalmente, “Verwood, SK: Excel No. 71 4:55” rescata los recuerdos familiares y los envuelve en su ruido eléctrico y el brillo que se prolonga por los amplios prados despoblados. ‘…Why not contact the Canadian Wildlife Service’. Esto es el verdadero National Film Board of Canada. Hasta acá, la publicación original. No obstante, como antes señalé, “The Huddled Tone (Reissue)” incorpora un trabajo adicional, un añadido que le da aún más valor a esta obra. “The Elevator At Parkbeg” es el soundtrack para el cortometraje del mismo nombre de Elysia Bourne, ‘un borroso pero a la vez vívido retrato de los desvanecidos sentinelas de grano de las Praderas’. La mirada otra vez puesta en la memoria fragmentada, esta vez con piezas más difusas todavía que las restantes. “Everyone is moving off the land and into the city”, y su presencia no es más que una mancha en los libros de historia, una anotación al margen en los registros desteñidos. “Old Wives In Parkbeg” y otra vez las melodías sepultadas bajo el ruido artesanal recrean el cuadro de la amplia geografía silvestre, un cuadro que reposa sobre una gran brisa ambiental en “The Dark Crystal”, con la guitarra de Andrew Lee. Sus vaporosos acordes se ocultan en la electrónica extendida de Gary, formando nubes de música espectral y texturas nubladas. “A Vivid Atom Of Peace” con la ayuda de Rónan McGrath, también en las cuerdas, propone una vista menos etérea, pero igualmente leve. El polvo de estrellas que caen en la tierra decora los arpegios cristalinos. “They were markers of places un my mind. They were proof that I had ever existed”. Andrew Lee regresa a “Parkbeg, SK: Wheatlands No. 168” en otra pieza de ruido orgánico sobre los planos despoblados, en una muestra de ambient–folk bucólico.

“Investigando sobre la pérdida de las comunidades rurales”, Gary Mentanko retorna con sus sonidos a parajes llenos de soledad y herencias que dejaron de tener valor alguno. La vida que alguna vez fueron las extensas praderas hoy es un vacío inconmensurable. Solo queda la memoria y sus loops infinitos, las melodías de cintas quemadas por incendios y fotografías veladas por la humedad de las estaciones que vinieron con los años de esplendor desvanecido. El crepitar de aquellas reminiscencias emerge de las notas interiores de “The Huddled Tone (Reissue)”.

www.wistrec.com, www.depatterning.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: