Hawái.


285. Monstrance
noviembre 1, 2013, 2:10 pm
Filed under: Uncategorized

Monstrance

MIKA VAINIO / JOACHIM NORDWALL
»Monstrance«
TOUCH. 2013

El pulso eléctrico se propaga como una vibración invisible, una presencia que se oculta y provoca heridas por medio de sus afilados bordes de metal oxidado. El sonido como una herramienta de provocación, computer music que parece fabricada con los restos de una maquinaria deteriorada, noise music que genera daños colaterales. Ese ha sido el propósito y la naturaleza que subyace en la obra de estos dos artistas ubicados en los márgenes de la música contemporánea, a pesar de la relativa fama de uno de ellos. Siempre ha existido una segunda intención en los remanentes sonoros que se desprenden de sus obras, ambos provenientes desde las frías tierras en el norte del mundo. Joachim Nordwall es un músico sueco radicado actualmente en Estocolmo que esta involucrado en la manipulación de ruido desde fines de la década de los ochenta, primero como parte del dúo Alvars Orkester, luego en Kid Commando (avant garde punk rock) y más tarde The Skull Defects (ritual rock and electronic drone). Luego llegarían trabajos en solitario y colaboraciones con gente como Dan Fröberg, Mats Gustafsson, Aaron Dilloway/ Nate Young, Mark Wastell y The Sons Of God para labels afines como Ash International, Firework Edition o Håll Tjäften. Su alcance también se extiende a un par se editoriales: primero la extinta Börft y, aún vigente, iDEAL Organization/ iDEAL Festival/ iDEAL Recordings. La otra mitad es Mika Vainio, miembro junto a Ilpo Väisänen de Pan Sonic. El artista finés construyó un cuerpo creativo enorme con aquel proyecto, recientemente reactivado, y su obra particular se separa en las formas, pero tiene muchos puntos de unión. Sus trabajos tienden a reducir aún más los elementos a desarrollar, utilizando pocos recursos para llegar al núcleo del ruido. Y esto lo ha venido haciendo ya sea con su propio nombre, o también como Ø, para sellos como Touch, Wavetrap, raster–noton, Sähkö, Pan y Editions Mego. Precisamente por medio de esta plataforma fue que publicó “Life (… It Eats You Up)” hace dos años [158], en esa oportunidad recurriendo al drone que fluye de las cuerdas de una guitarra eléctrica.

Vainio retorna al label inglés, junto a Nordwall, para elaborar siete piezas de sonido manipulado, para extraer notas infinitas desde los residuos que excede la música que flota en el aire enturbiado. “Monstrance” fue registrado en un día de junio de 2010 en Berlín, actual residencia de Vainio, en el Studio Schwedenstrasse, el refugio de Einstürzende Neubauten. Quizás inspirados por la ingeniería industrial de los alemanes, la pareja parece extraer sonidos directamente de la colisión del acero contra el pavimento y de cuerdas maltratadas, herramientas mutiladas que generan melodías monocordes. Y, tras ese deterioro acústico, el ritmo monótono de una maquinaria electrónica obsoleta. Nordwall: bajo eléctrico, objetos de metal, hammond, vibráfono, electronics. Vainio: guitarra eléctrica, percusión metálica, processing. La suma de los factores da como resultado un torrente de energía apisonadora, un río de desperdicios que confluyen en piezas de enorme poder físico. A veces la no presencia de un ritmo evidente provoca una sensación mayor de agobio, como una presencia asfixiante cuyas formas no se pueden precisar en la profusa oscuridad que la rodea. Aquel pulso electromagnético marca los desiguales movimientos de “Alloy Ceremony”. Acordes que se cruzan generando colisiones entre sí, notas imprecisas suspendidas en el aire viciado, distorsión amplificada en un cuarto encerrado bajo la tierra, impenetrable a cualquier rayo de luz. Calor sintético y fracturas expuestas en cada segundo que se extiende más allá de su alcance. “Live At The Chrome Cathedral” es todavía más sofocante, cortando la respiración con el ruido que se escapa de entre el acero carcomido por la húmedad. Una catedral de cromo, espasmos en cromo primitivo que impiden cualquier melodía que pudiese existir entre sus alambres roídos. No hay nada excepto una enorme mancha de estruendo magnético que oscila en medio de partículas negativas. “Midas In Reverse” aparenta dejar espacio al descanso, pero esa quietud inicial pronto da paso a zumbidos fantasmagóricos cuya origen es incierto. “Irkutsk” y “Praseodymium”, metales golpeando otras estructuras sólidas sobre lo que aparenta ser una armonía que surge entre los restos desperdigados en el suelo asfaltado. Una resonancia eléctrica multiplicada se puede vislumbrar en un plano posterior, la que lentamente va envolviendo a los demás sonidos, cubriendo con una densa capa de electrónica resistente. “Promethium” es mineral cristalizado por donde circula el calor intermitente, mientras que “In Sheltering Sanctus Of Minerals” es el primer momento donde se pueden descansar y abandonar el estado constante de inquietud. Las cuerdas trazan notas de extraña linealidad y drones estáticos encima de un fondo brillante de luz opaca, el único instante aplacado dentro del permanente flujo de corriente extática.

El minimalismo fracturado y la electricidad corrompida que Vainio y Nordwall fabrican resultan en una sonoridad deteriorada, en piezas que arrojan energía expuesta y fibras de estruendo industrial. “Monstrance” y la electrónica metalizada generan un organismo artificial de sonido mal manipulado, el ruido del concreto erosionado.

www.touchmusic.org.uk, www.media-loca.com/mikavainio, www.idealrecordings.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: