Hawái.


270. FOUNDLAND
septiembre 1, 2013, 12:10 pm
Filed under: Uncategorized

FOUNDLAND

VARIOS
»FOUNDLAND«
FLAU. 2013

Caminando sobre un suelo desconocido, a oscuras, otra vez me encuentro adivinando cuál será el camino que debo recorrer, la dirección que tomar, lo cual no deja de ser llamativo. La mayoría de las apacibles piezas que se colocan delante de mis pies son ignoradas, mas no intuidas. Un terreno tranquilo y sosegado que, sin embargo, no hace más que invitar, a mi y a cualquiera que quiera reposar un rato del movimiento incesante, a adentrarse en los bosques de ruido orgánico, a oler las flores, a ver como explotan, a ver su caída repentina junto al resto de hojas que viven agónicas sus últimos instantes de vida, mirando desde su otoño el nacer de otras aún escondidas en los brazos de sus árboles. Son muchas obras pequeñas que no reconozco y, no obstante, de alguna manera siento como si siempre hubiesen estado allí. Existe además una variedad de nombres que parecen ser imbuidos por un mismo espíritu, un mismo soplo que corre entre las ramas, un mismo aroma a frutos recién cosechados.

“‘FOUNDLAND es la cuarta publicación de flau en su serie de compilaciones. Este maravilloso álbum es una colección de grabaciones en vivo tomadas del famoso evento musical FOUNDLAND, el cual presenta hermosos sonidos quietos”. Esas son las palabras escogidas desde el sello japonés para intentar describir la atmósfera que rodea a estas grabaciones, palabras las últimas que tienen mucho de verdad. Hermosos sonidos quietos, hermosa quietud en el ruido. FOUNDLAND es un espacio y un momento especial en el cual se presentan artistas presentes y pasados, desde la isla asiática y fuera de ella, presentado por flau y HUTU, producido por Katsunori Fukuoka (Fly sound) x TAGUCHI, sonidos exhibidos mayormente en VACANT en Harajuku, Tokio, un local rodeado de árboles donde “casi se puede sentir la calidez de estos árboles en los sonidos registrados en vivo”. La naturaleza de estas canciones es esencialmente acústica, induciendo aún más al descaso reparador, y el movimiento de estar en directo no se percibe, pero si su cercanía. Existe una sensación, a lo largo de todo este trabajo y entre medio de cada pieza, de una intimidad compartida, de presenciar como el alma es exhalada en vivo, sin lágrimas de por medio. Alegría y pena, y vitalidad y tristeza, emociones en cámara lenta presentadas en su estado más primigenio, desnudando el interior hasta una audiencia a oscuras. La luz permanece apagada y solo se pueden percibir las formas por como éstas suenan, mientras que la sala se convierte en una habitación de proporciones reducidas. “Close my eyes”, es lo primero que se escucha al abrir este disco, una invitación a cerrar los ojos. Esa frase corresponde a “Open Mind”, pieza de folk intimista de RIMA KATO, como varias más que cubrirán la sala de hojas secas. La voz frágil se mezcla con las notas delicadas que emergen de su guitarra. “Open my eyes, I see your face”. En un momento, justo entre esas dos frases, esa voz llega a quebrarse. YOK, otra voz femenina –esa es la regla general– continúa la senda iniciada hace minutos antes, con las cuerdas rasgadas. Cierta tranquilidad rota regresa con カラトユカリ / KARATO YUKARI, lo que no significa solemnidad –eso indican las risas escapadas del comienzo–. No han pasado ni diez minutos y la atmósfera ya ha consumido todo cuanto le rodea. POPOYANS poseen un perfume más relajado, permitiendo de paso que un poco de luz se cuele por las rendijas que existen entre las paredes. おとしもの / Otoshimono” es una dulce pieza de pop minúsculo construído desde lo ínfimo. RACHAEL DADD, una de las voces foráneas que primero interviene se acomoda perfectamente al ambiente de secretos compartido. 扇谷一穂 / KAZUKO OOGIYA marca un descenso leve hacia puntos que se ubican bajo tierra. Al menos eso muestra parte de su instrumentación. Sin embargo, eso solo llega con la pieza número siete. “Language Of Flowers”, folk en medio de una lluvia de estrellas, folk fantasmal como una aparición en una habitación abandonada. Uno de los capítulos del imperecedero “A Little Fable” (Kitchen. Label, 2011) [226] se aproxima como una aparición de nubes cargadas de electricidad y densas capas de estruendo envolvente. “Undying flower borne of cloudless climes. Black star compelling, rapture and time. Her eyes sing of a muted symphony. Tumultuously deep as the formless sea…”. ASPIDISTRAFLY cubren la delicadeza con ruido que abraza, con una piel que se desvanece mientras las palabras decaen hasta terminar convertidas en viento, una bruma fría soplando encima de las notas y su ocaso orquestal. Después de eso, MAYMAY aliviana la carga con “The Fall”, pop detallista incrustado de perlas resplandecientes. 青木隼人 / AOKI,HAYATO es la excepción de genero, aunque la suya es una canción instrumental sostenida solo con guitarra y armónica. テニスコーツ / TENNISCOATS entregan “Found Song”, otro de sus habituales instantes de sonidos acústicos y palabras que son los arreglos para su simpleza formal. PREDAWN conserva el aroma inicial. Por último 惑星のかぞえかた / HOW TO COUNT PLANETS cierra el círculo de acústica vitalista con objetos que suenan como instrumentos, instrumentos que suenan como juguetes, y voces que suenan como pájaros sobre una rama.

“FOUNDLAND” es un pequeño libro que despliega sus hojas sobre la tierra, encima de hojas caídas que enriquecen el suelo. Láminas de ruido orgánico que acarician y envuelven el cuerpo con su intimidad cómplice rodeada de árboles y madera noble.

www.flau.jp
Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: