Hawái.


234. Our Small Ideas
febrero 1, 2013, 12:10 pm
Filed under: Uncategorized

THE BOATS
»Our Small Ideas«
FLAU. 2012

Y al principio fueron las pequeñas ideas. Es el año 2004 y dos músicos crecidos en las zonas menos expuestas del frío suelo inglés dan vida a un proyecto que, con el tiempo, se ha transformado en el principal vehículo a través del cual ambos vierten sus ideas. Craig Tattersall y Andrew Hargreaves formaron The Boats hacia mediados de la pasada década, y de ahí en adelante no han hecho más que propagarse de manera constante y múltiple, a través de sus propias empresas u otras afines a sus postulados, siempre desde un reducto que se desenvuelve en la independencia más apartada. The Boats, además, es la punta de lanza para toda una comunidad de artistas y sonidos que se refugian en estos hogares –Moteer, Cotton Goods, Fluid Audio, Home Assembly, Misplaced, Wist Rec., Home Normal–, buscando un sitio donde albergar los ruidos que se esconden bajo la hierba húmeda que cubre la tierra helada. Es el año 2008 y Craig y Andrew deciden apartarse aún más: Our Small Ideas será el nuevo cuarto en el que producirán sus canciones esbozadas, lugar para dar salida a las piezas que brotan de forma espontánea como el óxido sobre la cubierta de un barco varado.

“Our Small Ideas” aparece aquel año en una edición muy limitada en formato CDR, y hoy –ayer 2012– Flau lo rescata del ostracismo en una segunda impresión con siete temas añadidos de entre algunos difíciles de hallar o nunca publicados. “Pensando atrás, ‘Our Small Ideas’ fue un regreso a nuestras grabaciones de dormitorio del pasado. Donde las grabaciones eran hechas calladamente en las primeras horas para no molestar a los vecinos. Algunas de estas canciones serían revisitadas en nuestros álbumes mayores en el futuro, pero de alguna forma el ingenuo encanto original se había perdido. El álbum siempre ha sido un favorito nuestro y nos sentimos halagados que Flau haya decidido publicar esta nueva edición, dándole a más gente la oportunidad de escucharlo”. Volviendo a los registros en las pequeñas horas de la mañana, este trabajo capta a la canción en su estado primigenio. Ruidos diminutos que tiritan, rastros de melodías quebradas y a medio terminar, sonidos rescatados del olvido inclemente, instrumentación acústica navegando entre olas de instrumentación electrónica. El audio es frágil y quebradizo, la sonoridad es imperfecta, la fidelidad es baja, la suciedad permanece intacta, el ambiente sigue estando deteriorado, y la belleza emerge de entre el polvo que cubre las notas que se disipan como cúmulos sobre las colinas. El ritmo es lento y pausado y la atmósfera es débil, a punto de romperse. Es este el vasto terreno donde se asientan estas composiciones, las que nacen desde los restos que quedan de lo que parecen ser sonidos abandonados. Los remanentes de recuerdos de vidas ajenas, robadas, armonías sacadas de un libro de música desteñido por los años y las lluvias estancadas, todo huele a humedad y polvo. Mientras la canción avanza se puede sentir como al mismo tiempo esta se va degradando, perdiendo su integridad en el instante mismo en que se reproduce. El paso de las estaciones va progresivamente erosionando las piezas y sus formas. Antes eran doce, ahora son diecinueve segmentos de entre dos y cinco minutos, que comparten una misma intención y un mismo ánimo, partiendo en “You Need To See Through Better Eyes” y terminando en “Through Leaf Filtered Light (First)”, más los añadidos. Ese primer segmento ya muestra de manera clara el borroso sonido que se desprende de cada pequeña idea: una especie de juguete o una herramienta manipulada con las manos, una guitarra acústica que suena destemplada, una voz que emite zumbidos como si de una abeja se tratase y, de fondo, la cuerda de un reloj haciendo las veces de base que sustenta todo. De la misma manera, una caja musical marca los puntos sobre los cuales se balancean los demás participantes, el ajetreo de las máquinas que se mueven como insectos. “Information For Employers”, a tan solo un paso de la anterior, mantiene esa especie de belleza accidental. Y escarbando entre los múltiples lados, esa belleza aflora por cada espacio. “Please Return” hace eco nuevamente de un aura acústica; “Raindrops Remain (First)” escala por sobre el resto, en particular por el uso de la voz desgastada –obra de Chris Stewart, responsble de todas las voces en el disco– por capas de electrónica crujiente, lo mismo que “We Sometimes Forget”, un poco menos brillante. Hay muchos instantes en que es imposible desprenderse de su encanto fraccionado, instantes como “Personal Evacuation Plan”, “Procedure Details” o “A Party At Break–Neck Speed”. “At Little Time” retrocede a la infancia olvidada, justo en el momento anterior a la pieza final, al menos en la versión original. “Through Leaf Filtered Light (First)” hurga en las paredes que atesoran vidas. El ruido que susurra detrás de la melodía evidencia el tránsito de las historias, imposible de arrebatar, y las letras cantadas permanecen tapadas por filtros de acero oxidado. Normalmente no me suelen agradar demasiado aquellas reediciones que suman pistas al final, quebrantando el orden natural de las cosas. Pero por cierto que hay excepciones como, por ejemplo, lo que hicieron Tape hace un tiempo con sus primeros trabajos. Y esta también lo es. Las páginas en blanco son rellenadas con las mismas ideas. El paso de lo conocido a lo desconocido sucede de manera imperceptible. Todo lo que se ha agregado encaja perfectamente en el espíritu y la atmósfera que flota en las pistas originales. “Raindrops (Version)” ofrece una toma más descubierta, “Little Song At Little Time (Remixed By Aus)” –de “Saturation, Humm & Hiss” (Our Small Ideas, 2008–) es una forma más nítida de aproximarse a la infancia. Los remanentes antes inéditos conservan la esencia de la obra madre: “I Had Forgotten How To Look Over The Sides” y “Things Can Only Get Bitter” –outtakes del año 2007– descansan sobre el mismo suelo y las mismas partículas desgastadas y contaminadas, al igual que nuevas versiones de temas de épocas similares, muy en particular “May Our Enimies Never Find Happiness (Boats Remix)” –de “Typewriter” (2006)–, que comienza con la voz distorsionada, envuelta por la lluvia, y entonces comienza a crecer entre ritmos resquebrados, infinitos, imposibles. Uno de los muchos puntos de desviación hacia lugares más allá de todo, que posiblemente culminarán en obras mayores como “Ballads Of The Research Department” (12k,  2012) [180].

Las pequeñas ideas han continuado desperdigándose a lo largo de las estaciones, las canciones han seguido esparciéndose de manera incansable, de la misma forma que en temporadas frías el musgo crece en los muros de casas deshabitadas. Las composiciones, o más bien sus fragmentos, se han dispersado sobre las paredes cubiertas de capas y capas de pintura, y su sonido, de alguna forma, remueve las telas de tintura decolorada exhibiendo el pasado que alguna vez fue. Hubo un comienzo, existe un presente y habrá un futuro. En medio de todo se encuentra “Our Small Ideas”, un punto apartado sobre la hierba húmeda.

www.flau.jp, www.oursmallideas.tumblr.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: