Hawái.


227. Touch. 30 Years and Counting
enero 1, 2013, 12:00 pm
Filed under: Uncategorized

VARIOS
»Touch. 30 Years and Counting«
TOUCH. 2012

“’30 Years And Counting’ es un eco de un tiempo de cuando el mundo estaba en una situación crítica”. ”Touch. 30 Years and Counting” es el eco de un tiempo pasado que no se conformo con ser solo pasado. Es el fiel reflejo de una época con la mirada siempre, de alguna manera, puesta en el futuro. Este es un resumen del hoy, pero en cierto sentido, también del ayer de Touch, un sello que no es un sello. Touch nace allá muy lejos en la historia, cuando aun se respiraban los aires congelados de la guerra fría. Era 1982, cuando Mike Harding y Jon Wozencroft fundaban esta compañía en Inglaterra, en momentos en que el formato a través del cual circulaban sus transmisiones era otro, años de cassette music. Hoy, treinta años después, con otros formatos y las mismas convicciones, Harding y Wozencroft continúan reformulando el sonido, volviendo a su raíz, deformando el ruido, disolviendo la música e sus partículas elementales. Por supuesto que aquello que sonaba hace tres décadas no es lo mismo que suena el día de hoy. Sin embargo, sus señas de identidad permanecen intactas, dispersas, insobornables. Touch ha sido, y lo sigue siendo, una masa constante de ruido áspero, difícil, maleable, orgánico, abrasivo, expansivo e intimista, digital, minimalista, incomodo, complejo, abierto, absoluto.

“Touch. 30 Years and Counting” intenta repasar su historia reviente, congregando a dieciséis artistas, una constelación de estrellas comprimidas en setenta minutos. Un CD, doble LP, cuatro tracks, cada uno subdividido en varias partes, ensamblado por los mismos directores del sello, masterizado por Denis Blakham. ”El asunto no fue solo celebrar un hecho, sino que además recordarnos a cada uno de nosotros por qué estamos haciendo esto y hacer una especie de documental realista. La red resultante fue que Mike y yo masterizamos el LP/CD mas o menos como una presentación en vivo, en la sala de edición, como una expresión de la vitalidad del proyecto”. Después del sonido del agua, acreditado a TOUCH 33 –a saber, el directorio mismo de la marca inglesa y una muestra de field recordings–, hace acto de aparición FENNESZ. “55 Cancri E”, nunca el noise y unos sonidos fragmentados de una guitarra desperdigada en el cielo azul fueron tan hermosos. Mucho más comedido que antes, el austríaco, con tan solo esparcir unas cuantas notas sobre una delgada tela, logra un paisaje de digitalismo estelar, frágil e infinito, belleza pura. Además, esos espacios sin llenar, permiten que restos de luz atraviesen sus fibras. Lo repito, belleza en estado puro. Le sucede BRUCE GILBERT (Wire, Duet Emo, Dome), contemporáneo al nacimiento de Touch, con un planteamiento similar, pero de formas más rugosas, y también más crípticas. Estelas análogas de fluidos sintéticos, destellos espectrales y oscuridad gris. ROSY PARLANE –aún presente esta “Jessamine” (Touch, 2006)– entrega una miniatura muy próxima al autor de “Black Sea” (Touch, 2008), donde también participó. OREN AMBARCHI vuelve a armar un aura donde las cuerdas se trenzan en una red sencilla, también acoplada con orquestaciones que desfallecen y crujidos que se incrustan a la piel. El primer bloque es poco menos que perfecto. Cada parte esta unida a la otra de manera simétrica, aún cuando las separen segundos de silencio, pero el orden es preciso. El lado dos nuevamente se abre con grabaciones recogidas, capturadas desde las ondas de radio. ELEH se queda solo en una habitación, acompañado de un piano, y rodeado de electrónica sutil, un zumbido casi imperceptible como fondo para notas tristes. El contraste viene cuando BJ NILSEN aparece. Sin embargo, el ruido industrial, la música de la ciudad de la que hace eco, se mezcla de tal manera, aún con el choque inicial, que no se distingue un lugar del otro. Finalmente, NANA APRIL JUN devuelve el mar a nuestros oídos, pero no de forma intacta, sino sumando capas de distorsión marina y profundidad oceánica que llega a quemar. Side 3, CHRIS WATSON, “Brussel–Nord”, las grabaciones de campo tal y como se oyen cuando uno las presencia tal y como son. En este caso, hay trenes, cuerpos auditivos estancados en el aire, formando una línea múltiple de ambient surgido de la realidad. MIKA VAINIO se entrega a las frecuencias de metales asimétricos. Noise industrial de rasgos helados, de color oscuro, superficies sucias y estructuras disonantes. CARL MICHAEL VON HAUSSWOLFF, el rey de su propio reino digital, continua la senda iniciada por el finés, aunque encerrado en si mismo y en in sistema más minimalista. La faceta menos accesible de Touch. JANA WINDEREN, especie de alumna aventajada de Watson, vuelve al punto inicial: aves, insectos y líquidos como un plano sobre el cual desarrollar la música. De nuevo son las ambientaciones marinad el sitio donde se estanca el disco. Lado cuatro. PHILIP JECK, ruido y cuerdas de guitarra tensas, repetición y delay, expansión y concentración, atmósfera de plástico derruido. “Untitled #286”, otra pieza más de FRANCISCO LÓPEZ, aves en un espacio abierto, en una selva de concreto vacío y con repercusiones de electrónica subliminal que se interrumpe abruptamente. Z’EV realiza una especie de síntesis del lado más artificial, menos humano de lo que ha sonado hasta acá. HILDUR GUÐNADÓTTIR trae algo de sonidos de madera y cuerda, intervenida por mantos de sutileza indefinida. El momento de cercanía y calor necesario dentro de tanta frialdad. Sin embargo, es BIOSPHERE quien retorna a los campos de hielo. No hay notas (o casi), no hay melodía, lo que hay es un estado y una sensación de espacios congelados en las planicies deshabitadas.

“’30 Years And Counting’ es una respuesta de parte de un colectivo de artistas que han creado una impresión distintiva en la música contemporánea’. Con una fotografía del Colossus, el primer computador, imagen tomada por Wozencroft –más el título impreso en Magda, la tipografía habitual del último tiempo–, responsable de la mayor parte del arte que acompaña a las ediciones del label, un diseño impresionante, único, exquisito, inmenso, esta recopilación encierra a sus artistas más habituales, que comprimen el ruido de una etiqueta que sigue siendo difícil, orgánica, compleja, minimalista. Son treinta años y contando. El sonido que se inició hace tres décadas permanece intacto.

www.touchmusic.org.uk

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: