Hawái.


223. From Scattered Accidents
diciembre 1, 2012, 12:20 pm
Filed under: Uncategorized

Szymon Kaliski

SZYMON KALISKI
»From Scattered Accidents«
KITCHEN. LABEL. 2012

“Diciembre 12 de 2010, el sonido más viejo, una cuerda de piano rota…”. Dos estrenos en uno. Kitchen. Label, sello y casa editorial dedicada a la publicación de música y otros objetos de arte, fundada como compañía de diseño en 2005, pero empeñada en la propagación de sonidos escondidos en las esquinas menos visitadas de la memoria desde 2008. Con sede en Singapur, pero con redes que la unen a Tokio, esta pequeña empresa fundada por Ricks Ang y April Lee edita trabajos de arte auditivo que no se acaban ahí. Su música viene habitualmente envuelta en delicados envoltorios, acompañado de fotografías que sugieren tanto como el contenido al que sirven de complemento. Sucede con sus ediciones que uno se siente maravillado tanto con lo que se puede oír en el CD, y tanto o más con su componente visual. Entendiendo a la música como una rama dentro del diseño, esa concepción la extienden al objeto que rodea a los sonidos. El arte esta inmerso en estos, que duda cabe, pero también lo esta en las imágenes, las formas, el papel, los colores, las tintas, la tipografía. Las palabras se hacen nada al palpar cualquiera de sus publicaciones. En sus propias palabras, Kitchen. Label documenta fluctuaciones momentáneas de belleza melancólica en un ambiente improbable.

El otro estreno. Szymon Kaliski es un artista multimedia polaco, con hasta ahora tres trabajos publicados, uno de ellos aparecido en la siempre atenta Hibernate. “From Scattered Accidents” es su primer viaje a tierras asiáticas, una inmersión en un cuarto abandonado donde los sonidos se ocultan bajo un manto que borra las figuras perfectas y solo permite ver una imagen borrosa de las formas originales. “La grabación comenzó en el invierno de 2010, y el álbum documenta cronológicamente su proceso creativo durante el transcurso de un año”. Doce meses en los cuales un diminuto murmullo, cubierto de polvo, enterrado debajo de la memoria, es rescatado, abandonado, vuelto a cubrir, expuesto con sus recuerdos y con sus impurezas, tal como se encontraría un cuadro familiar cuando uno visita una casa dejada al amparo del tiempo. El método de Szymon consiste en manipular cintas, en fabricar canciones que nacen en un contexto acústico, luego convertidas en loops y vueltas a nacer de forma digital a través de sus propios softwares. Una grabación prolongada, recogida en fidelidad de horas bajas, aunque finalmente exhibida con la calidad necesaria para leer lo que hay entre líneas, canciones que son instantes dilatados, en los cuales una nota descansa el tiempo suficiente hasta que la siguiente ocupa su lugar. Grabaciones encontradas y cuerdas de piano distantes, otras voces y guitarras desfiguradas, música esparcida en una antigua casa de descanso en las proximidades del océano, piezas para ambientar el invierno en una playa fría. Me quedo sin voz y dejo que el sonido hable: el eco de algo que ya fue y que ya no será, el piano suspendido en la mareas pacificas de un mar pacifico, primero borrosas, estiradas como una nube, más tarde más nítidas, también más liquidas, dos tonalidades de un mismo color ocupando el mismo lugar, que aun así no logran borrar los rastros de arena que siempre quedaran en las vestimentas –no importa cuanto uno se sacuda, unos cuantos granos de arena permanecerá aun cuando uno se aparte de la costa–. “Of Symmetry” se llama aquel sitio que Szymon visita de entrada. Las olas siguen bañando sus capas de electrónica gris, sus cuerdas siguen recreando paisajes que se esconden en algún sitio de la mente, mientras los sonidos de fondo se estancan y aquellos que sobresalen lo hacen de manera sutil. Así transcurre “Or Detachment”, así sucede “Now What They Seem”, en la cual se confunden el primer plano con el segundo, no pudiendo distinguir el fondo de las formas. Aquello que era las ondas de mar ahora no se sabe a que lugar pertenecen, si a un campo abandonado o a la ribera de un río en el medio de la urbe. El violín de Peter Broderick acude a “Interlude I”, al mismo tiempo que aquel fondo sonoro, leve, discreto vuelve a asomar sobre la cobertura. La confusión se vuelve hermoso ruido, una hermosa tela manchada de historia imborrable (“By A Haze”), donde lo digital se queda solo en la manera en que se manipulan sus fuentes, donde estas son entregadas como cintas pasadas por el filtro de la memoria, insobornable a la vez caprichosa con dejar vivo aquello que se antoja. Esa electrónica de texturas frágiles, evidenciando los errores disueltos, es la que hace presente un sonido fragmentado, que muestra la belleza tal y como es, imperfecta. Otro instante, las cuerdas de nylon sobre la madera y sobre un lecho de texturas que resplandecen en un cielo lluvioso (“So Indistinct”). Aaron Martin es quien acude esta vez (“Interlude II”) con su cello sobre los revestimientos nebulosos, antesala de “For Stillness”, donde las manchas habitan el mismo espacio que las notas espectrales tocadas con una tranquilidad absorbente, el mismo en que el ruido se torna agradable, los sonidos crujen y los loops arman una melodía que se repite y que atrapa, como queriendo concentrar los tres cuartos de hora de “Variations For Piano & Tape” (2062, 2006) de William Basinski en solo seis minutos.

Las ocho piezas se encuentran al final de un precioso libreto de 15 por 18 cm., un pequeño libro con dieciséis paginas de fotografías monocromáticas de Jan Hoffmann mostrando aquel lado menos visto de la vida urbana de París: un hombre refugiándose de la lluvia en la pagina cuatro; una diminuta ventana rodeada de follaje en la pagina seis; hojas de mañana vistas desde otra ventana en la pagina ocho; una pareja y un hombre solo, del cual apenas se vislumbran sus siluetas en la pagina trece; una mujer recostada en un parque mostrando solo su brazo sobre su cabello en la pagina catorce; las aguas mansas del Sena en las paginas finales. Imágenes diseminadas en la ciudad, sueños de vida en el mar desperdigados en la arena, fotografías borrascosas. “From Scattered Accidents” se muestra así, esparcido, accidentado, fragmentado, imperfecto. Sonidos difusos, texturas espesas de una fuerte carga emotiva. Naturaleza orgánica derruida y objetos en la memoria reconstruidos en planos asimétricos, que en sus superficies muestra su transfiguración y que trasluce un fondo de recuerdos difuminados. Ocho piezas de ambientes destemplados, de resplandor en blanco y negro, cubiertos por las capas de polvo, desperdigadas en una habitación sin habitar. “From Scattered Accidents”, la preciosa decoloración de una remembranza presente.

www.kitchen-label.com, www.treesmovethemost.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: