Hawái.


207. Incidental Music
septiembre 1, 2012, 2:20 pm
Filed under: Uncategorized

THE GREEN KINGDOM
»Incidental Music«
TENCH. 2012

The Green Kimgdom es un proyecto al cual no le he dedicado la atención que cualquiera se merece, solo he pasado por el de manera tangencial, principalmente por su cercanía a otras entidades en las que sí me he tenido bien en fijarme. Dicho esto, no es del todo extraño a mis oídos. Si miramos su discografía, veremos su presencia en plataformas como SEM, Own, Home Assembly Music, Nomadic Kids Republic, Home Normal o Cotton Goods, muestras de calidad en la mayoría del material que imprimen, lo que no hace más que incomprensible el que este estuviera apartado (aunque no completamente) de nuestras miradas. The Green Kingdom es la máscara tras la que se esconde Michael Cottone, diseñador gráfico y artista radicado en Detroit, la ciudad del futuro –que no es otro que la ciudad del origen del techno–. Los intereses de Michael son los de crear paisajes delicados, ricos en texturas que se nutren de lo acústico confrontado con lo electrónico, creando atmósferas llenas de nostalgia y recuerdos del pasado idílico, similares a las que abundan en el universo de Craig Tattersall.

“Incidental Music” es un disco en el que todos los sonidos fueron creados por Michael, en Shelby Township, Michigan. El recuerdo, de nuevo el recuerdo, esta vez remite a los mejores tiempos de Morr Music, por allá por el año 2000, pero pasados por un filtro de sonidos campestres. La palabra incidental tiene dos acepciones: una de ellas es algo que sobreviene en algún asunto y está relacionado con él; otra se refiere a algo de poca importancia. Por tanto, en ambas es algo que queda en segundo plano, como lo es en el cine. Sin embargo, las pequeñas piezas creadas por Cottone, si bien pueden verse desde una perspectiva secundaria, se adhieren en el aire de manera tal que de inmediato captan la atención. Es música mínima que brota de lo mínimo, con pequeños detalles que se impregnan a la melodía como una mañana húmeda lo hace con las flores. Como dice la hoja de prensa, el corazón de “Incidental Music” es la guitarra acústica. A partir de ella arma redes de trazos suaves, casi siempre en voz baja. Alrededor de esos tejidos afloran adornos principalmente provenientes de instrumentos pequeños. Es en los pormenores en donde se hallan los momentos por los que brilla la música de The Green Kingdom, que sirve como una manera de alejarse de lo habitual y refugiarse en mundos verdes y gratos. Escapismo lo llaman, y escapar es lo que uno más de una vez desea. Intrascendente puede ser, pero la vida me temo no tiene mayor trascendencia. A veces uno mismo desearía estar lo más distante posible, y canciones como las acá presentes ayudan en la tarea de dejarse llevar por un instante, de cortar la respiración, y al mismo tiempo sentirse mucho más vivo. Esa es otra cualidad de este trabajo, su vitalidad, el hecho de resaltar lo que no se ve a partir de fijarse en lo que rodea. Las muestras de esto resaltan a primera vista, y las hay desde “Three Friends Of Winter” hasta “Whispered Through Pines”. Ese primer tema, “Three Friends Of Winter” desborda sencillez con una estructura basada en su acústica, y sus bordes puntualizados, mientras se mecen un fondo de electrónica pastoril, un clima muy próximo al último Taylor Deupree, el que habita en sus discos cortos. Más folk a veces (“Backyard Epiphany”), más electrónico en otras (“Slow Bloom”), pero siempre con la mirada puesta en el campo. En ningún momento un ruido sobrepasa al otro, y en ningún instante se pierde la velocidad ni el ritmo, pausado y sosegado: “Incidental Music” forma parte de esa categoría de discos que intentan recuperar la belleza delo minúsculo, herencia que han mantenido con vida gente como el mismo Deupree y otros como The Boats –sin ir más lejos, la portada de este disco como de el último de la banda de Craig,  “Ballads Of The Research Department” (12k, 2012) [180], comparten un mismo fotográfo, Russell Burden, el mismo hombre tras Being, objeto de remezcla en  “Quiet Rain” (Cotton Goods, 2011) [160] por parte de Cottone–, Keiichi Sugimoto, Tape o Gnac incluso –“Green Theme” tiene la misma manera de tocar de Mark Tranmer–, cada uno a su manera.

“Incidental Music” parece la búsqueda de una belleza tierna e irreal, el intento de crear un hábitat paralelo que se encuentra en lo pequeño. The Green Kingdom nos regala nueve canciones para aliviar las tardes, y para huir a las praderas, nueve piezas que, como dice al final, parecen susurradas a través de pinos. Otro mundo verde, esplendor en la hierba.

www.tenchrec.com, www.thegreenkingdom.wordpress.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: