Hawái.


190. Poems From A Rooftop
mayo 1, 2012, 2:10 pm
Filed under: Uncategorized

DICTAPHONE
»Poems From A Rooftop«
SONIC PIECES. 2012

Como dice la hoja de prensa, la obra de Dictaphone no se caracteriza por ser d las más prolíficas. En ya diez años no llevan más de tres discos y un EP. Poco si se compara por como hoy funcionan las cosas, en las que cada idea es lanzada de inmediato y cobra forma en una realización. Así es ahora, y así no son ellos. Anterior a esto solo se encuentran “M.=addiction” (2002), “Nacht EP” (2004) y “Vertigo II” (2006), todos ellos publicados por City Centre Offices. ¿Y qué es Dictaphone? Pues un dictáfono es un dispositivo de grabación de sonido usado comúnmente para grabar un discurso que más tarde debe reproducirse o mecanografiarse, originalmente fabricado por la Columbia Graphophone Company en 1907. ¿Y quienes son Dictaphone? Dictaphone es una banda formada a fines de la década de los noventa en Berlín aunque nacida en Bruselas d la mano del multiinstrumentista Oliver Doerell y el clarinetista/saxofonista Klaus Bru. Luego que este deserta, aparece Roger Döring. En 2009 se les suma el violín de Alex Stoltze, lo que da forma al ente que es ahora Dictaphone.

Es primavera en Europa, tiempo adecuado para que por fin vea la luz la nueva referencia de esta banda poco dada a aparecer, ahora en Sonic Pieces, el excelente label de Monique Recknagel, y lo hacen dándonos nueve poemas desde algún lugar en Alemania. Lo que han hecho ahora, tal y como lo venía haciendo años atrás es una especie de electrónica orgánica, por donde florecen timbres de variada naturaleza. Música bella como la que habitualmente decora el sello alemán, enmarcándose en una suerte de interiorismo musical, tendiente a hacer más habitable el entorno, pero intentando en esa labor ser lo menos efímero posible. Moldeando la superficie sin que la obra se caiga a pedazos. “Poems From A Rooftop” navega por una suerte de jazz muy suave y maleable, con destellos provenientes de cada uno de los instrumentos que participan en la escenografía. Algo como lo que hace, de una manera diferente, el alemán F.S. Blumm, eso de colocoar los sonidos como si fuesen muebles de un salón viejop salón de estar. Doerell & Doering, más Stoltze han dado vida en este trabajo a una obra rica en matices, en los que cada detalle de magia sintética tiene su respuesta en clave acústica. Un constante juego de voces, una distracción en el patio de recreo de los sonidos. “The Conversation” propone al comienzo una rítmica alegre, con el bajo de Doerell serpenteante sobre unas percusiones quebradas. “Maelbeek”, más introspectiva circula por corrientes cinematográficas (como buena parte del disco). “Manami” destaca en particular por la atmósfera sedosa que se genera en el dialogo entre sus cadencias electrónicas y la guitarra eléctrica. “Soylent Green (1973)” parece flotar más que el resto, antesala de “Poem From A Rooftop”, la que da título al disco, que a su vez viene de  la Revolución Verde en Irán, donde la gente, por temor a salir a la calle protestaban contra el régimen desde sus tejados. La canción parece una queja en tono casi de comedia donde los disparos son pequeños chirridos. En “A bout de souffle” destaca por sobre todo el clarinete sobre un manto ruido que por si solo sería incomodo, pero cheque en el conjunto es de lo más agradable. Poema número siete: momento de ya oír la perla , “Rattle”, donde todo lo que puede ser el disco se resume en seis minutos, acrecentados por la voz grácil de Mariechen Danz. El universo detallista de Dictaphone enuentra en las cuerdas vocales de Mariechen el elemento necesario para expandirse hasta más allá de la luz visible. Lo que queda es para bajarnos de la nubes: “Au botanique”, arquitectura de jardines, y “Nr. 12”, remanso mecido sobre una capa arrugada de electrónica y acústica pacífica, por un desahogo de jazz  encantado.

“Poems From A Rooftop”, poemas desde el tejado de algún lugar en Alemania. Diseño de interiores sacado al exterior, manipulando el espacio haciéndolo más cómodo. Y es fácil de comprobar: es cuestión de colocar el disco a reproducir y el ambiente inmediatamente se hace más grato, como en una antigua sala de estar, como la sensación al ver “El arca rusa” y estar en el Museo Hermitage.

www.sonicpieces.com, www.dictaphone-music.de
Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: