Hawái.


188. Tightrope + Maastunnel / Mt. Mitake + 15/15
abril 1, 2012, 2:30 pm
Filed under: Uncategorized

CELER
»Tightrope«
LOW POINT. 2012
CELER / MACHINEFABRIEK
»Maastunnel / Mt. Mitake«
2012
MACHINEFABRIEK
»15/15«
WORM. 2012

Tarde o temprano tenía que llegar el momento en que deberíamos prestarle más atención a esa entidad llamada Celer, a pesar de que hace más de un tiempo ya que los venía oyendo, pero pasa que entre tantos sonidos uno termina por perderse y confundirse. Celer, como muchos de seguro sabrán, es el dúo formado por la pareja de Daniel Banquet–Long y Will Long, marido y mujer que dieron vida a, como dije, un ente que desde el amor marital crearon obras de profunda belleza, la pareja se formó en 2005. en marzo de 2007 contrajeron matrimonio, el que se prolongaría por solo dos años. Maldito el destino: el 8 de julio de 2009 Daniel dejaría este mundo debido a una insuficiencia cardíaca. El proyecto legaba a su fin, pero Will seguiría editando material de ambos, anterior a su muerte, con los restos con vida que en vida dejaron sin concluir. De eso nacen estas dos nuevas referencias, de entre las más de ochenta que existen. Y tenía que ser gracias a su colaboración con el holandés Machinefabriek para que hoy le pongamos atención, al menos con palabras.

Ahora, recién en marzo de este año, Celer y Machinefabriek se embarcarían en una gira por Holanda y Bélgica, y para anticipar y celebrar ese acontecimiento es que publicarían, a través de la marca de Rutger, un single compartido, 7” en forma de split. Ambos se conocieron en Tokio en 2010, el 2011 comenzaron una colaboración mediante envío de pistas. A finales de 2011 dos traces estaban terminados, a partir de horas de material. Un lado para cada uno, partiendo por el inquieto Zuydervelt: “Maastunnel” –túnel que conecta las orillas del río Mosa Nieuwe de Rótterdam– corre a cargo del holandés escurridizo, oleajes marinos entre una tundra de quietudes reposadas en la arena. Son muchas las mascaras que usa este arista del sonido, esta es de esas más tranquilas, que entre ruidos acuáticos, voces humanas y electrónica subjetiva esconde más de un track en sus cortos cuatro minutos. Es como una especie de marea que fluye por bajo el suelo, una vertiente por galerías de piedra, una suerte de resumen de su inabarcable obra. “Mr. Mitake” –una montaña en Tokio– es el lado correspondiente a Will Long, que también comienza bastante relajado, pero que conforme avanza se va tornando más agresivo, dentro de sus límites, claro está. Algo así como nadar en l océano, entrar a un buque, caminar por su superficie expuesta al viento para luego adentrarse en sus motores, en el vientre de la maquinaria. Una maravilla de distancias cortas, normalmente las mejores, envuelta en un artwork que como es costumbre en Machinefabriek, es de lujo: un dibujo encontrado por Will en una tienda en Jimbocho, Tokio, famosa por sus librerías de segunda mano y luego diseñada por Rutger.

Pasando ahora a las obras más extensas. “15/15” fue “comisionada para una pieza sonora de un sistema 32 de parlantes, instalada en el piso de una plaza. Con la fuente de sonido es invisible para el oyente, la reproducción de música en este sistema tiene algo mágico, como si los sonidos están flotando en el aire”. Música como arte, aunque en el fondo es los mismo, quizás la más pura forma de arte. Mientras la gente camina por sus espacios cuadrados, en el fondo subyace un ruido frágil y vaporosa, para flotar por sobre el suelo. Otra de las mascaras de Rutger, similar a otras, pero distante de ellas. Siempre há jugado a los sonidos que no parecen sacados de ningún instrumento, o quizás de uno pero no de la forma tradicional. En este caso, más que música esto parece como un aura. No es fantasmal, pero tampoco es corporal. So sonidos que atraviesan paredes sin tocarlas. “15/15” son tres cuartos de hora, tres piezas en constante repetición, sin final, sin principio, pensadas para durar infinitamente. “Quería mantener el espacio en la música… Los sonidos que estaría utilizando sería lo más pura posible – fuerte y concentrado, en contraste con el paisaje sonoro sucio que ya existe. Yo quería que la pieza sonora que ser…  algo que está en bucle infinito, creando una atmósfera en lugar de una composición. Me llevó 15 minutos como un periodo de tiempo. Me pareció una buena duración, teniendo en cuenta el tiempo la gente va a estar en la plaza. Por lo tanto, me decidí por un bucle de quince minutos”. Música que rodea, como el mismo afirma, en continuación a lo hecho por Brian Eno. Caminar y oír, escuchar mientras se desatiende, percibir subliminalmente, subyugar sin mirar.

De regreso al circulo inicial, y volvemos a Will Long, el revelador de la herencia de su familia. “Tightrope”, una pieza de setenta minutos sin respiro, más que el aliento vital de esta masa de ambient descendente, creado en 2010. “Ese noviembre ese visité Tokio en una gira con Yui Onodera para promocionar nuestro álbum. El último sábado de la gira, tomé parte en una colaboración en una actuación en un templo en Tokio con Opitope y Corey Fuller, donde toqué algunas de las piezas utilizadas acá. Cuando volví a mi casa fue terminada en un corto tiempo. Un mes después, el 31 de diciembre de 2010, me mudé a Tokio”. Otra vez el Japón como escenario para aislarse del mundo y adentrarse en las profundidades del sonido espeso. “Piano, la televisión, los sintetizadores, crepitar del fuego en la chimenea, silbando, órgano de tubos, el hielo de comer, guitarra acústica, un ordenador portátil, una conversación de la tarde, un timbre de la medicina por goteo, ruido de los coches, mi tono de llamada, micrófono de contacto y muchos otros que no recuerdo . En ese momento, nunca se me ocurrió hacer un seguimiento de estas cosas. Al final, todos ellos están”.  Elementos disímiles que se unen de forma mágica y misteriosa, indistinguibles por separado, pero unidos genera una sensación de espacios arcaicos. Dimensiones volubles entrelazadas con un orden preciso y perfecto. Ese tejido viene que estas son veinticuatro pistas separadas, armas capa sobre capa, “al final, todos ellos están recogidos, los recuerdos no deseados”. La cuerda floja pende de una suma de objetos recopilados en los recuerdos de una vida a la deriva. El recuerdo de Daniele permanece vivo, la música permanece en familia. El disco está dedicado a su padre, pero la memoria también sigue en ella. La música, intensa, honda, bella, abrigada por mantos de ambient estelar, un continuo que varía a cada momento pero permanece invariable, no es más que la excusa para recordarla. Sus restos flotan en el aire, y la tristeza, al igual que la belleza, se mantiene y se resiste a abandonar. He miss you, we miss you.

www.low-point.comwww.worm.org, www.thesingularwe.org/celer, www.machinefabriek.nu


1 comentario so far
Deja un comentario

[…] Link […]

Pingback por thesingularwe.org blog




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: