Hawái.


163. Waiting Rooms + Strings
octubre 1, 2011, 2:20 pm
Filed under: Uncategorized

DAVID NEWLYN
»Waiting Rooms«
EMMANUEL WITZTHUM
»Strings«
COTTON GOODS. 2011

Hace casi nada, tan solo un mes, es que descubríamos una marca inglesa dedicada a la manufactura de pequeños artefactos con un contenido sorprendente y fascinante. Cotton Goods se hace llamar, y es ahora turno de dar una mirada a sus otras dos referencias que han publicado este 2011, dos ediciones uqe en un comienzo están destinadas a muy pocos, solo cien copias de cada una, como si de un club secreto  se tratase.

David Newlyn, director de October Man, otro sello ínfimo es también dueño de una discografía vasta, casi toda desconocida para mí, pero confiable –Mobeer, Hibernate–. Este trabajo, “Waiting Rooms” transita por calles nubladas. Es esa especie de ambient con una profunda carga sugestiva, uno en donde eso de soundtracks para films imaginarios cobra especial sentido. Grabaciones recogidas en el campo de las remembranzas aún latentes, perdidas pero no olvidadas. Escenas que no necesitan de ninguna voz, ningún narrador más que el transcurrir de los sonidos en la distancia en una música muy cercana. Ecos de violines maltrechos y descuidados por la sal marina (“Not Alone”), el loop incesante de una guitarra de jazz de los cincuenta, imágenes de un pueblo del norte, en la frontera con el sueño (“Coming Back”), la melodía más sutil de la temporada, el single que uno desearía poner todo el día, apretar el repeat y perderse para siempre (“Almost Lost Again”). La travesía que se inicia con  “Bleak”, un piano disgregado pero perfectamente armonioso termina con “The Light Is Fading Fast”, en una forma un tanto diferente. Lo que antes era una trama de naturaleza orgánica, manipulada, pero orgánica, ahora se torna más digital. Son ocho minutos de electrónica cristalina, plástica y moldeada, pasada por circuitos entre los que las mareas de evocaciones sin propietario toman nueva forma, lo que en ningún caso desentona con el resto del disco y su atmósfera enmohecida.

Emmanuel Witzthum, con otros dos proyectos en Cotton Goods, E And I –un disco en la casa, “An Inch Of Air”, del 2010– a medias con el propulsor de la misma, Craig Tattersall, y Whisperer –“Shroud”, también del 2010– hace su estreno en solitario, sin seudónimos, con “Strings”, un disco doble en el que tenemos dos piezas breves sujetas a un nueva interpretación que se explaya en las posibilidades que ofrece la matriz.de hecho es casi una sola pieza de un minutaje bastante generoso, fragmentada en cuatro partes. “’String Trio’ fue compuesto como un conjunto de variaciones de la canción ‘Mama yo no tengo visto’, que es una melodía ladina judía del siglo XVI. En hebreo, la canción se llama “calma”. Al escribir la obra deconstruí la canción por la separación de los tonos de la melodía y lo que la melodía quería transmitir metafóricamente. Con los tonos cree una serie de melodías alternativas horizontales y verticales y los conjuntos que se relacionan entre sí en los campos, con el significado metafórico que traté de expresar a un proceso de calmarse”. “For Strins V.1”, de unos cuatro minutos,  es extendida a los veinticinco en “With Strings V.1”. lo que es pista de carácter docto, una en que las cuerdas y las melodías se cruzan en un breve intervalo de tiempo, algo opuesto en su versión ‘con las cuerdas’, allí donde se adentra de lleno en el espíritu del sello: un largo drone, un loop infinito que busca grabaciones de música clásica. “For Strings V.2” es más disonante que la primera, más tirante y angustiosa, al límite del rompimiento de cuerdas, pero que tanto como la primera posee un estado de belleza superior. Muy contrario, “With Strings V.2” no tiene nada de tensión y si mucho de calma. Lo que minutos antes era inquietud ahora es un mar de tranquilida. Una interesante revisión de patrones tradicionales, una excelente muestra del arte de la versión, en este caso del mismo creador, que a su vez nace de otra obra, del leer entre las líneas de los sonidos ajenos, y que se muestra de maneras casi antagónicas, una fiel a esquemas ya muy antiguos, y otra muy ambiental e intimista, y que, por el mismo Emmanuel, se abre a otras variables: “La pieza es un modelo, una invitación a compartir y comunicarse”, cuya partitura esta libre para quien quiera hacerla suya.

Lo dije hace un mes, y lo repito ahora: Cotton Goods es un sello de esos que  en su privacidad guardan obras escondidas, y quien quiera revelarlas solo hallará un lugar de confortable introspección.

www.cottongoods.co.uk, www.davidnewlyn.bandcamp.com
Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: