Hawái.


147. Street Of The Love Of Days
junio 1, 2011, 2:20 pm
Filed under: Uncategorized

AMOR DE DÍAS
»Street Of The Love Of Days«
MERGE. 2011

“Traté de poner mi corazón y alma en cada registro de Clientele (logrado con algunos más que en otros, espero). Tal vez algún día vamos a hacer otro disco. Espero que sí. Pero por ahora estamos descansando… Mientras tanto, si estas interesado, estoy trabajando en algunas cosas nuevas. Lo principal en este momento es Amor de Dias… Es un tipo un poco diferente de banda, más acústico y formado alrededor de los diferentes tipos de ritmo (literal y metafóricamente). Escribo la mitad de las canciones y Lupe Núñez Fernández, escribe la otra mitad”. Palabras extraídas de la última entrada del blog de Alasdair MacLean. The Clientele, por ahora, están en un hiato quien sabe por qué razón, y solo cabe esperar que el descanso no sea muy prolongado. Mientras tanto tenemos al Amor de Días o, lo que es lo mismo, la unión de Lupe Núñez Fernández y Alasdair MacLean. Lupe fue parte de Would Be Goods y es parte de Pipas, una gran banda pequeña –una debilidad: “Golden Square” (Annika, 2003). Alasdair, por su lado, es (o fue) la cara visible y principal de The Clientele, una pequeña gran banda que comenzó muy bajito pero que reveló con el tiempo un gran talento, uno de los mejores que se han dado en las islas británicas últimamente. Por tanto, de esa unión solo cabía esperar lo mejor, y eso es precisamente lo que ha sucedido.

En el disco “God Save The Clientele” (Merge, 2007) ya aparecía Lupe cantando en un par de tracks y hoy tenemos ya un álbum entero, muy esperado desde que hace un tiempo fuera anunciado. En este primer LP confluyen, además de la pareja estelar, una amplia lista de músicos, dentro de los que destacan Louis Philippe, Heather McIntosh de Japancakes, Gary Olson de The Ladybug Transistor y  Naomi Yang y Damon Krukowski de Damon & Naomi, todos empleados al servicio de la canción hecha arte, que dan como fruto quince piezas de arte mayor. Como en Pipas, la mayoría de ellas son breves instantes en la música que deparan grandes momentos para el alma, pero esta vez quitando el pie del acelerador y colocándolo en el pedal de freno. Lupe y Alasdair se reparten el protagonismo en las voces. La de ella es una voz susurrada, que  en momentos apenas y casi no alcanza a salir de su boca. La de él tiene ese mismo carácter que la de ella, pero en un sentido y forma diferentes al de ella, esa forma tan particular que le conocemos hace un tiempo. Los ritmos son varios, pero de alguna forma cercanos entre sí: pop de cámara, tropicalia, bossa nova, folk británico, acid folk, pop barroco, y más pop. Siempre atacando la canción de una manera frágil, y acariciando la melodía de modo delicado más que tímido, el disco comienza con “Foxes’ Song” y en castellano (“Guardan la puesta del sol dentro de tu corazón/ Cruzan las calles desiertas, las calles con ojos, las calles con ojos sin voz/ Y tú los ves, y tú los ves, y nunca los oirás”), que ya nos avisa que acá lo que tenemos es al sol algo escondido y a la lluvia mojando la ventana. Esta presente Brasil, sobre todo en “Late Mornings” y “I See Your Face”, pero aún en ese caso es el Brasil melancólico. En cuanto a las sonoridades más campestres las que encontramos son esas que se facturaban en la Inglaterra de fines de los sesenta, y un claro ejemplo de ello es “Harvest Time”: solo hace falta oír los pájaros, las flautas y sentirse disfrutando en una campiña entre seres mágicos. El tema titular es uno de los más optimistas, mezcla de ambos colores: caja de ritmos, guitarra española (como en todo el disco), ecos del pasado y un buen humor que irradia luz por toda la habitación: es por estas canciones que dan ganas de vivir. El resto de los temas tampoco tiene desperdicio: las delicias de “Bunhill Fields”, la lisérgica “Stone”, la bruma pastoril de “Wild Winter Trees”, el pop de los años cincuenta de “Birds”, la expresividad contenida de “House Of Flint”, la intimidad de “Season Of Light”

Decía Lupe que intentó en esta ocasión “evocar el ritmo de la respiración en sí, y de disminuir la velocidad a los sonidos de la naturaleza en la noche”. Sin embargo, a mí me suena a un disco de tardes de días nublados, perfecto para estaciones frías como la que actualmente vivimos, o también para veranos helados. Aún cuando este disco, la unión impensada pero soñada entre Lupe y Alasdair, suene a una época determinada, este es pop que no tiene fecha de caducidad. “Street Of The Love Of Days” es pop en minúscula que produce emociones mayúsculas.

www.mergerecords.com, www.amordedias.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: