Hawái.


145. Touch Food
junio 1, 2011, 2:00 pm
Filed under: Uncategorized

PHILL NIBLOCK
»Touch Food«
TOUCH. 2003

A veces da un poco de algo parecido al miedo cuando se enfrenta a compositores y obras un tanto más grandes. Quizás deba llamarlo respeto. Es el caso de este trabajo, un disco que no es muy propio de esta época sino más bien uno cuya fecha podría ser perfectamente de hace cuatro décadas atrás, una época plagada de grandes obras que redefinieron la música moderna, que trajeron otras ideas musicales y que incluso serían retomadas por la cultura pop. Pero no es así, estamos en 2011, o más precisamente, en 2003, y estamos ante un artista ubicado en las estanterías en las que habitualmente no ponemos atención cuando vamos a una disquería, si es que acaso lo encontramos. Phill Niblock es uno de los grandes olvidados del minimalismo. Nacido en 1933 en Anderson, Indiana, es un cineasta, videoartista y, lo que nos interesa, compositor sin educación musical formal, que, motivado por la gran actividad artística que se daba en Nueva York en los sesenta, crea sus primeras obras –la primera data de 1968–. A comienzos solo con cintas, y hoy, ya mas avanzada la tecnología, con computador y programas.

“Touch Food” es la segunda de sus entregas para el sello londinense, un disco doble, extenso e inagotable. Grabado mayormente en el CCMIX (Center for the Composition of Music Iannis Xenakis) en París, luego completado en su estudio de Nueva York, reúne cuatro piezas, tres en el primero, dos en el segundo, donde transita libremente por aquello llamado drone, el movimiento quieto. Para entender un poco lo que él hace, es bueno detenerse y escucharlo: “A mediados de los sesenta estaba conduciendo una motocicleta Yamaha con un motor de dos tiempos en las laderas de un montaña en Carolina, detenido detrás de un camión a petróleo. Ambos aceleradores estaban encendidos, aguantando la fuerza de gravedad. Pronto, las revoluciones de nuestros respectivos motores llegaron a una coincidencia casi armónica, pero no del todo. La fuerte presencia física de los ritmos resultantes de los dos motores corriendo a frecuencias ligeramente diferentes me puso en un trance en que casi rodé por la montaña”. Ese hecho tan común, como escuchar el sonido de dos maquinas, produjo tal impacto en Phill que lo inspiró a buscar la música allí donde no tanto tiempo atrás no la había. El CD incluye “Sea Jelly Yellow”, con Ulrico Krieger en el saxo barítono, “Sweet Potato” con Carol Robinson en clarinete, y “Yam Almost May” con Kasper Toeplitz en bajo eléctrico. Todas las piezas fueron hechas para y con  lo músicos, y, como indica la tradición, muy pocas notas, contadas con una sola mano, con solo dos dedos. Recuerden, aunque suene reiterativo, que esto no es más sino menos. Cada una de ellas se prolonga por más de veinte minutos, momento en un gran masa de ruido se apodera del espacio. Si uno lo escucha, preferentemente a gran volumen, en una habitación vacía el espacio comienza a llenarse de zumbidos eternos. Originalmente serían cuatro tracks de 25 minutos, pero como el CD no aguanta tanto, optó por dos, y el segundo sería una pieza de 75 minutos que se quedaron en menos –“Me sentí cansado a los setenta minutos, y desde que tengo setenta años, me detuve ahí”–. Fragmentado en cinco partes, “Pan Fried 70” es una larga obra, con Reinhold Friedl al piano, y con cambios en la estructura cada quince minutos, las cuerdas resuenan como si algo grande estuviera por suceder. El ruido furioso del piano parece desbordarse, como si ese tiempo y ese espacio no fueran suficientes, demasiado pequeños para caber en su universo sin límites. No hemos perdido dos horas de la vida, no hemos “perdido” dentro de dos horas.

Actualmente Phill Niblock va para los ochenta años, y sigue produciendo música. El 2009 apareció “Touch Strings” (Touch) y el 2010 “Sound Delta” (Touch) dentro de la serie TouchRadio, lo que confirma su vigencia a su ya avanzada edad. “Touch Food” es una muestra, solo una, en la que uno se puede fácilmente desvanecer. Una enorme obra de minimalismo interminable, música física donde sentirse perdido y dejarse caer por la montaña.

www.touchmusic.org.uk, www.phillniblock.com
Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: