Hawái.


141. Fountain Fountain Joyous Mountain
mayo 1, 2011, 2:00 pm
Filed under: Uncategorized

SANSO-XTRO
»Fountain Fountain Joyous Mountain«
DIGITALIS. 2011

Sanso-Xtro es Melissa Sanso Agate de Adelaida, Australia, una baterista que hace una especie de folk-folk-alienígena-sintetizado con sintetizadores, guitarras y varios otros fragmentos y piezas. Esto no lo digo yo. Es la descripción que aparece en el sitio web de esta artista que con este disco viene a interrumpir un silencio largo, de casi seis años ya. En 2005, “Sentimentalist” quedo un tanto aislado, a pesar que no paso desapercibido, dentro del resto del catálogo de Type y sus obras más profundas –aunque ese mismo año compartía estantes con Midaircondo–. “Sentimentalist” era un disco juguetón, donde se mezclaban una variada colección de sonidos que se cruzaban y a veces se topaban, y en otras ocasiones chocaban, como si fuera una colaboración imposible entre Radian y Giuseppe Ielasi, amparado por Ghost Box. Nuevas direcciones para el pop aún sin catalogar, un muestrario de canciones breves con ruidos haciendo ejercicios en el patio trasero.

Ya pasado más de un lustro, y ahora, a través de Digitales, Mellisa y sus sonidos-actores regresan para entregar otras nueve piezas de un mejor acabado. El tiempo le ha sentado bien, y ese arsenal de ritmos con que suele armar canciones disparan en un dirección más fija, buscando una nueva forma (otra más) para el pop de raíz experimental. Eso, aunque la manzana, como saben, no cae lejos del árbol. “Fountain Fountain”, la que abre el LP, hace de inmediato recordar a múm, aquellos de principios de siglo y a la vez despojados de su cacharrería electrónica. Un cadencia de tono infantil y, por vez primera, la voz de Melissa, evaporada recitando “Fountain fountain/ Fountain fountain/ Joyous mountain”, acariciando el oído. Apenas termina ese balsámico comienzo, el tono se repite y las reminiscencias a los islandeses quedan en el mismo lugar, solo que en vez de laptop tenemos teclados de juguete y cajas musicales que construyen ritmos de ensueño para que suenen más que en un reproductor en una consola de video: “The Origin Of The Birds” se llama videojuego que todos debieran oír. El lado más folk también tiene cabida, aunque sea de una manera un tanto rara: “Wood Owl Wings A Rush, Rush”, “Light Come, Light Go, Ghost”, sobre todo por el uso de la guitarra, aborda temas campestres, recubierto por otras capas de teclados cósmicos. Sin embargo, el modo en que toca las cuerdas hacen pensar más en las improvisaciones del fallecido Derek Bailey. Hay espacio para una suerte de folklore alemán (“Exit: Joyous Mountain”), melodías para tetris (“Golden Hour”) y en especial para “Hello Night Crow” la canción que mejor muestra como ha pasado de los bosquejos a una canción que puede en encajar en el universo de Tara Burke (o en el catalogo de la misma Digitalis) como ser el mejor regreso, aún por llegar, de ciertas hermanas perdidas, sin tanto revuelo y mas etéreo (“You wouldn’t recognize that its not there anymore”).

“Fountain Fountain Joyous Mountain”. Como si de una oración se tratase, un rezo a la naturaleza sagrada. “¡Alegre montaña!”. Sintetizadores añejos, delays, loops, acordeones, acústicas, glockenspiel, kalimba, melódica, y percusiones santas invocando al dios de la canción quebradiza, en el nombre de la experimentación y del pop.

www.digitalisindustries.com, www.sanso-xtro.com
Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: