Hawái.


118. A Field For Mixing
noviembre 1, 2010, 2:10 pm
Filed under: Uncategorized

RICHARD CHARTIER

»A Field For Mixing«
ROOM40. 2010

Múltiples campos para el silencio audible. Así se puede definir lo que el norteamericano Richard Chartier ha realizado a lo largo de más de una década. Sus discos abordan el sonido desde una perspectiva diferente, al límite más bajo de lo que podemos oír, siempre jugando con la percepción del espacio y como se puede moldear con esta no-música. “A Field For Mixing” es el más reciente de sus trabajos, y no es una excepción a esa concepción  y a esa búsqueda del ruido que apenas lo es.

Apenas dos cortes tiene este álbum largo –lo edita, Room40, el segundo para esa marca luego de “Current” (2006)–, ambos dedicados a otros dos músicos que también se mueven en la electrónica más próxima al minimalismo. “Fields For Recording 1-8”, el primer track, una suerte de continuación de su disco “A Field For Recording. 1” (3particles, 2005), está dedicado a Steve Roden, un viejo colaborador de Chartier, y es una pieza de casi cincuenta minutos de duración, construida a partir de field recordings registradas en ‘una variedad de pequeños y grandes, abiertos  y cerrados espacios’ en lugares como Australia, Japón, Estados Unidos y Europa. Una forma de desplegar ambient a lo largo de extensas capas de grabaciones de campo, que develan superficies rodeadas de vacíos. Voces en la distancia, maquinarias, ondas que atraviesan el aire, el simple viento, extensiones de que se convierten en eventuales pistas de sonido sin instrumento alguno. Campos de ruido esparcidos en las más diversas locaciones que hacen que el calificativo de músico minimalista tenga pleno sentido. “A Desk For Mixing”, el track dos, es otra pieza larga, pero menor que la anterior: veintidós minutos con dedicatoria esta vez para William Basinski. Basada en la instalación llamada ‘Mixing Desk’, comisionada por el festival Bleeding Edge y presentada en el Montalvo Arts Center en Saratoga, California en 2006, la pieza es ‘el punto de arranque para el trabajo colaborativo ‘Untitled 3’’. Ese era precisamente uno de los tracks añadidos a la reedición de “Untitled” (Spekk, 2004), luego titulada “Untitled 1-3” (Line, 2008) [014], su disco junto al arquitecto de las cintas derruidas, Basinski. Con él comparten no solo un álbum, sino un interés por el ruido estático y las pistas que se repiten hasta que no quede rastro de su marca inicial. La mesa para la mezcla es una fría masa de frecuencias bajas –algunas ni siquiera se sienten– que se suceden una y otra vez, continuamente hasta que se forma una masa densa y espesa de ambientes calmos y serenos, pese a cierta turbiedad que se respira.

En Room40 tienen razón al decir que la estética de Chartier es una estética monocromática, y en este trabajo podríamos decir que “Fields For Recordings 1-8” es de un solo color, el gris, y “A Desk For Mixing” tiende a hacerse más claro, de un blanco inmaculado. Es entre esos tonos del rango cromático el lugar en donde se mueve este músico. Y escondido en los sonidos más ocultos es donde se encuentra “A Field For Mixing”.

Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

Thank you for another great article. Where else could anyone get that kind of information in such a perfect way of writing? I have a presentation next week, and I am on the look for such information.

Comentario por tagesgeldkonto




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: