Hawái.


108. Shoals
agosto 1, 2010, 2:30 pm
Filed under: Uncategorized

TAYLOR DEUPREE
»Shoals
«
12K. 2010

“Northern” (12k, 2006) [001] supuso para el norteamericano Taylor Deupree un nuevo paso en su búsqueda personal de ese sonido que nace de la electrónica, se pasa sigilosamente a lo acústico y que termina finalmente en el minimalismo. Ese disco uno de los puntos altos de su carrera, se distanciaba formalmente de su otro gran disco, “Stil.” (12k, 2002), y otros aún más lejanos como “Polr” (raster-noton, 2000) o “Occur” (12k, 2001). Pero, no obstante, esa intención ya estaba presente, caso de “Every Still Day” (Noble, 2005), o “Post_Piano” (Sub Rosa, 2003). De ahí en adelante, y con esa base, navega por esa tranquilas aguas, publicando principalmente EP’s, sobre todo por la libertad que en ellos puede moverse. “Con mis EP’s siento que me puedo permitir sentarme un día y escribir algo con mucha más libertad y relajo. Terminarlo en un día, pasar un par desarrollando la mezcla y luego enviarlo a la manufactura. No llevo una carga tan pesada sobre mis hombros cuando hago discos más pequeños. Con mis LP’s siento que todo el mundo está vigilando y esperando, y lo que haga tendrá un mayor impacto en mi carrera”. Ese temor lo llevo a huir hacia esa libertad, esa que engendró pequeños grandes discos: “1am” (12k, 2006), “The Sleeping Morning” (12k, 2007) [037], “Hourglass” (12k, 2009) [077] –estos dos junto a Savvas Ysatis–, “Sea Last” (12k, 2008) y el 7” “Weather And Worn” (12k, 2009) [049].

Debía haber algo que liberara la presión para volver a hacer un disco largo. Ya habían pasado más de tres años desde “Northern”. Ese algo llegó en forma de una invitación. Mark Fell (snd) y Tony Myatt, del Centro de Búsqueda Musical de la Universidad de York (Gran Bretaña) lo invitaron a ser parte del programa de residencia artística, durante los meses de Septiembre y Octubre del año pasado, con los recursos y el personal de la universidad a su disposición. Fue allí donde descubrió una serie de instrumentos de gamelan de Java y Bali. Tan pronto como se encontró con ellos, decidió abordarlos no de la manera tradicional, sino sacarles sonidos a través de rasgarlos, darles pequeños golpes en los bordes, o aplicando un eBow. Así estuvo durante el tiempo que duró su estadía en York, jugando con los micrófonos, registrando –y usando el programa Kyma para desarrollar su propio programa para crear los loops que formarían la fuente principal de sus próximas composiciones–, para volver luego a su hogar en Pound Ridge con horas de archivos sonoros. “Debido a que estaba concentrado en recolectar materiales sonoros para el álbum no sentí una enorme presión de que todo estuviera bien. Grabé horas y horas de material, pero no me importaba si uno era tan bueno como los otros. No tenía que ser perfecto lo cual hizo la experiencia mucho más relajada y me permitió probar varias cosas que de otra manera no hubiera probado”. Una vez allá, en casa, y desde Noviembre hasta Marzo de este año se quedaría en su estudio finalizando la mezcla, dando como resultado cuatro extensos tracks, de entre nueve y doce minutos. Esos paisajes que poblaban “Northern”, en “Shoals” se vuelven más extensos, no solo por su duración, sino principalmente por como coloca los sonidos, o más bien como ellos se colocan en cada pieza. De nuevo, construye desde lo minúsculo. Pequeños sonidos que reverberan en la distancia, captados casi de manera accidental, que se agregan a otros tantos más, y que, sobre unas pocas notas  yacen en el espacio que habitan dentro de solo unos minutos. Esos espacios son los que muy bien sabe hacer Deupree. “Shoals”, que parte de su otro anterior trabajo largo, también escarba en el resto de su discografía –lo que confirma que este es un músico distinto y perfectamente distinguible al resto de productores actuales–, pues hay rastros de “1am” –este con grabaciones de insectos–, “Sea Last”, y sobre todo “Weather And Worn”, sus primeros temas sin ningún sintetizador presente. De hecho, podría ser este disco una extensión de ese single, donde la electrónica sirve más como una herramienta para re-ordenar esos sonidos diminutos tomados de la naturaleza acústica, el crujir de la madera.

“Un banco de arena en el lecho de una extensión de agua, especialmente uno que está expuesto sobre la superficie del agua en marea baja”. Las cuatro piezas que vienen en “Shoals”, son como objetos (sonoros) lanzados al cauce de unas aguas a las que hace alusión el título, expuestos en la superficie de una marea baja de dulces drones, colmado de pequeños detalles y envueltos en melodías calmas y espaciosas.

www.12k.com
Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: