Hawái.


100. For 2
junio 1, 2010, 2:30 pm
Filed under: Uncategorized

ALVA NOTO
»For 2«
LINE. 2010

Sabido es que Carsten Nicolai no es un músico común ni igual al resto. Es más, aún siquiera él se considera como tal. Y en sus discos, esa forma de enfrentar el sonido de una manera diferente se hace evidente. Por otro lado, sus intereses van más allá de la música. De sus múltiples experimentos se nutren sus trabajos, que se ven reflejados tanto en sus álbumes, como también en sus varias instalaciones, documentadas en otros tantos libros. Y en la búsqueda de aquello que podríamos llamar inspiración se encuentran fotógrafos, pintores, videoartistas, escritores, mandatarios, arquitectos, cineastas, etc. De esa manera, y como una forma de devolver la mano, el 2006 publicó en Line, la etiqueta del norteamericano Richard Chartier, “For”–esto, otra vuelta de mano: en el label alemán apareció el 2006 “Incidence” del músico de Washington–, una recopilación de tracks dedicados a diversos artistas, y de variadas áreas, como Elfriede Jelinek, Jeff Wall, Peter Roehr, Katsushika Hokusai, aunque también por cierto que había dedicatorias a músicos: TV Pow, John Cage y el fallecido Jhonn Balance.

Casi no nos damos ni cuenta, y ya han pasado cuatro años desde aquel “For”, y hoy tenemos su segunda parte, “For 2”, otra vez por Line, y esta vez recogiendo piezas que van del 2003 al 2008 –el anterior, de 1999 al 2005–, y al igual que antes con dedicatoria a algunos artistas, unos más conocidos que otros. Mientras el disco anterior terminaba con una pieza de 1999, “Alva Noto.z1 (For John Cage)”, que adelantaba su obra posterior, en particular sus discos junto a Ryuichi Sakamoto, este comienza con “Garment (For A Garment)”, “inspirado en un tejido transluciente diseñado en secciones conectadas” y que recuerda a sus recientes trabajos, y en parte también a sus primeras andaduras como Alva Noto, concretamente a discos como “Prototypes” (Mille Plateaux, 2000), u “Opto Files” (raster-noton, 2001), el disco compartido junto a Thomas Knak (Opiate). Otros temas están dedicados a, por ejemplo, el proyecto de Sakamoto ‘Chain Music’, una continuación de la tradición de creación colectiva surgida en el seno de los surrealistas, también conocida como ‘cadáveres exquisitos’ –esos 54 segundos de “Pax”–; “Argonaut” y “Argonaut-Version” dedicadas al dramaturgo alemán Heiner Müller; “Interin” y “T3”, para el diseñador industrial Dieter Rams, un par que remiten a discos como “Insen” (raster-noton, 2005), en especial el primero, sobre todo por esos glitches resplandecientes de pureza, ruido blanco y manchas de luz electrónica; “Sonolumi”, en honor a Evelina Domnitch y Dmity Gelfand y su proyecto dedicado al fenómeno de la sonoluminiscencia –ver y oír “Camera Lucida” (Line, 2007)–; “Ans”, “un reconocimiento a la búsqueda del ruso Evgeny Murzin en obtener sonido de una imagen visible y viceversa”, algo que ha interesado particularmente a Nicolai; “Stalker” para el cineasta Andrei Tarkovsky, donde se unen melodías microtonales y voces extraídas de la película, captando ese ambiente de fría soledad y litúrgica solemnidad en el viaje hacia ese lugar llamado La Zona; “Early Winter”, con samples del gran Phill Niblock, a quien va dedicado, algo así como una orquesta desfallecida envuelta en sonidos microscópicos, unas cuerdas atacadas por virus de silicio, que de no estar aquí cabría perfectamente en el tracklist de “Xerrox Vol. 1” (raster-noton, 2007); “Anthem Berlin”, un himno dedicado al reino ficticio creado por Carl Michael Von Hausswolf y Leif Elggren, Elgaland-Vargaland, un comienzo con sample de marchas militares, para luego desarrollar esa estructuras circulares, un ambient de texturas rugosas, el loop de formas ásperas .

Siempre en los bordes de aquello que es música y aquello que no lo es, Carsten Nicolai busca e indaga en esa delgada línea que las separa, sin que ya a estas alturas sepamos muy bien que es que, y quizás sin que eso ya importe mucho. Ahora, si ya antes era difuso, con los trabajos de alemán el limite se ha hecho aún mas borroso. Solo nos ha hecho confundir aún más, pero a su vez nos ha hecho intrigarnos con estos archivos de sonidos y no-sonidos, la mayoría de las veces con un planteamiento teórico bajo él –no tanto en esta ocasión, pues esta serie es algo más libre, al ser recopilaciones de dedicatorias–, pero con la capacidad suficiente de fascinar por sí solo, más allá de la idea que haya detrás. Y, curiosamente, de esa forma se puede oír, se puede disfrutar, logra envolver, logra atrapar y, sin que tan siquiera nos demos cuenta, el concepto que antes teníamos de lo que se llama música se ha quedado pequeño, extendiéndose unos metros más.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: