Hawái.


035. Imperial Distortion
febrero 1, 2009, 5:34 pm
Filed under: Uncategorized

KEVIN DRUMM
»Imperial Distortion«
HOSPITAL PRODUCTIONS. 2008

“Bringing you the latest in blood and guts” (Christine Chubbuck). Eso se puede leer al interior del doble CD “Imperial Distortion”, uno de los últimos trabajos del músico de South Holland, Illinois (Estados Unidos) Kevin Drumm. Manejando tan bien la electrónica como su guitarra, pronto, desde mediados de la década pasada, comenzaría a manipular esta última, aplicándole imanes, cadenas y un sinfín de cosas para extraerle el máximo de posibilidades, siempre jugando con el concepto del drone. En este tiempo y durante mas de diez años ha publicado en sellos como Moikai, Meme, Erstwhile, Hanson, Mego, etc. y colaborado con gente como Gastr Del Sol, Phill Niblock, Tony Conrad, Fennesz, Taku Sugimoto y muchos otros.

Doom metal. El disco, grabado en un largo período de diez años, entre 1998 y 2008, es comparativamente mucho menos fuerte que “Purge” (iDEAL, 2007), y menos pesado que “Sheer Hellish Miasma” (Mego, 2002), pero el nivel de intensidad es agobiante y de una negritud que lo oscurece todo. Es reconocida su afición por el metal –de hecho en el disco aparece una fotografía, que al parecer es de su habitación, con muchos discos del género y, colgado en la pared, un paño de Deicide–, y busca esa misma oscuridad, pero no de una manera explícita, sino que mas bien a través de lo que se sugiere y de lo que se insinúa. Silence is also  dreadful. Atmósferas monocromáticas suspendidas en el aire (“Romantic Sores”), campanas de una iglesia en medio del infierno terrenal (“Guillain-Barre”), la sangre y las entrañas cubriendo el arma de un asesino sin alma (“More Bloods And Guts”), la nieve que congela y quema a la vez de “Snow”, tanto la que termina el primer CD como la que abre al segundo, el sonido eterno del vacío, la más absoluta nada, rezos escondidos de dios (“We All Get It In The End”). Notas invariables que no terminan nunca. Tensión permanente, ese es el efecto de este tremendo y tremendista disco, hasta que, subyugado por el no-ritmo, ahogado por la espesura del ambiente, hipnotizado por la repetición de la repetición de la repetición, terminas inmerso en su imperio. Drowned metal.

“Imperial Distortion” es un álbum cautivante, atractivo como lo es todo lo relativo a aquello que esta oculto, extenso –casi dos horas– pero no agotador. El soundtrack de un film de terror ruso en donde ni siquiera se ven rostros ni se oyen palabras, tan solo penumbras, sombras y gritos, ruidos de ultratumba, como los de los últimos 50 segundos con los que culmina esta experiencia. Aunque para ver espectáculos de miedo, siempre tendremos aquello llamado realidad. Por cierto, la frase completa que dijo Christine Chubbuck aquel 15 de julio de 1974 fue “de acuerdo con la política del Canal 40 de brindarles lo último en sangre y entrañas a todo color, están a punto de ver otra primicia: un intento de suicidio”. Acto seguido la periodista tomó su arma, la dirigió detrás de su oreja, y disparó. Su pelo se movió fuertemente hacia atrás, su rostro y boca se desfiguraron, cayendo luego al suelo, enfrente de su público.

www.hospitalproductions.com, www.myspace.com/kevindrumm

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: