Hawái.


029. Dear Companion
enero 1, 2009, 4:56 pm
Filed under: Uncategorized

MEG BAIRD
»Dear Companion«
DRAG CITY. 2007

Si en algún momento tuviera que elaborarse una lista con los mejores trabajos que han salido de la reciente ola de renovadores de la tradición folk norteamericana, sin duda que en ella tendría que estar “II” (Drag City, 2006), el perturbador que no perturbado segundo LP de Espers -aunque este mirara no solo al paès del norte sino también en la tradición inglesa-. Uno de los responsables de hacernos creer que no estábamos en pleno siglo veintiuno sino que en otro remoto tiempo era la voz. Pues bien, el cuerpo detrás de esa voz es el de Meg Baird, quien publica un año después, y por el mismo sello, “Dear Companion”. Este disco se acerca mucho más a Estados Unidos, especialmente a aquellas cantautoras que surgieron entre los años sesenta y setenta, muchas de las cuales solo alcanzaron a publicar muy pocos trabajos, para luego pasar al casi absoluto olvido. Al igual que ellas, la base es bastante mínima, siendo en la mayoría nada mas que una guitarra quien la acompaña. Las composiciones son en su casi totalidad ajenas (la excepción esta dada por “Riverhouse Tinicum” y “Maiden In The Moor Lay”), varias de ellas tradicionales, sin autor conocido. 

Ese minimalista fondo sonoro del que hablaba (la grabación esta a cargo de Greg Weeks, también en Espers), que se contrapone al presente en los discos de la banda madre, es mas que adecuado para la delicada voz de Baird, entre inocente y triste, y muy convincente y sincera a la hora de relatar las historias que envuelven cada una de las canciones, como si ella misma las hubiese vivido, como es el caso de “Dear Companion”, canción que abre y cierra el álbum (esta ultima versión a capella), en donde le suelta  a su “compañero” frases como esta: “For in your heart you love another, and in my grave I rather be”, luego que este la abandonara por otra. Así, por casi tres cuartos de hora esta hermosa postal que nos llega desde el norte del mundo, nos relaja a la vez que detiene, aunque sea por un instante del vertiginoso ritmo de vida moderno. Recomiendo, de modo humilde, que lo escuchen no a cualquier hora, sino preferentemente pasado el mediodía, y durante un día soleado, como el de la bella imagen de la portada, acargo del fotorafo Aaron Igler.

www.dragcity.com
Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: