Hawái.


027. Gas
diciembre 1, 2008, 8:45 pm
Filed under: Uncategorized

WOLFGANG VOIGT
»Gas«
RASTER-NOTON. 2008

Luego de varios años retirado de la producción musical –que no de crear–, y encargado nada mas que de dirigir uno de los sellos y distribuidora de música electrónica más importantes de Alemania, Kompakt, sello que co-fundara hacia fines de los noventa, este año 2008 se viene nuevamente al ataque uno de los creadores esenciales en la evolución del techno de los últimos años. Me refiero al alemán Wolfgang Voigt. Y el ataque viene desde distintos flancos: portada en The Wire, presentaciones en vivo, edición de nuevo material (solo en “Freiland Klaviermusik”, y acompañado de Jörg Burger en “Roter Platz”, el primero publicado por Kompakt, y el segundo por Profan), la reedición de casi toda su obra como GAS en la caja cuádruple “Nah Und Fern” (Kompakt), y la publicación de un libro con fotografías, mas un CD con material inédito. Este trabajo, bajo su nombre, y con el título de “Gas”, corresponde al segundo editado por raster-noton. El primero fue “20 Minuten Gas Im November. 20’ To 2000.November” (1999), dentro de la serie ‘20’ To 2000’. De hecho la idea original, propuesta por el sello, era reeditar ese EP, junto con el libro. Sin embargo, prefirió rescatar material antiguo, haciendo aun más especial este disco.

Voigt comenzó a producir discos en la década pasada a través de distintos sellos, ajenos (Mille Plateaux, Warp, Force Inc.) o propios (Profan, Studio 1, Kreisel 99), y con distintos nombres, como Mike Ink, Freiland, Split Inc., Love Inc. etc., influenciado, como casi la totalidad de la generación electrónica europea de los últimos veinte años, por el acid house. No obstante, el se considera un consumidor voraz de música y arte, y todo ello lo funde en algo nuevo y original. “En los setenta fue la música clásica, el jazz y el glam-rock; en los ochenta, el pop, el punk y la new wave; en los noventa fue el techno (…) En mis discos siempre hay mucho más que techno o house; todas las influencias que te contaba al principio están ahí, de un modo u otro, y sólo tienes que rascar un poco para que salgan a la luz. Siempre me ha interesado desarrollar una visión, una versión del techno que fuera mía propia, individual, diferente. Y para eso tienes que utilizar todos tus recursos”. Y el recurso principal que utiliza para desarrollar esa visión particular es el sampler. Esto es, la construcción de una obra propia a partir de una obra ajena, la incorporación de su historia con la historia de todos. Una de esas historias, quizás la más destacable dentro de toda su aventura, se dio a conocer a mediados de los noventa bajo el nombre de GAS. A través de cuatro discos y tres maxis, este proyecto representó una suerte de clasicismo electrónico, condensado en espesas composiciones de pop etéreo, una conexión entre la vasta tradición musical alemana, desde Bach hasta el krautrock, y de ahí al minimal techno. “GAS significa simplemente “música gaseosa”, un nombre que describe el estado gaseoso de este tipo de sonido. En los ochenta, ya había estado experimentando mucho con referencias robadas al pop, al schlager, a la música clásica y la música para metales, pero sin saber muy bien qué buscaba (…) Estaba trabajando alrededor de algo nuevo, algo que funcionara como un techno ambiental y narcótico, y de repente me encontré con un bombo muy marcado sonando a lo lejos, atravesando samples de música clásica (Schönberg, Berg, Wagner) muy distorsionados. Esas estructuras de sonido eran amorfas, esféricas y muy hermosas. Y parecían estar disolviéndose, como ristras de gas atravesando la maleza. Algo así sólo se podía llamar GAS”.

En el caso de este nuevo lanzamiento, por un lado se trata de un libro de 128 páginas, con fotografías tomadas por Voigt de paisajes naturales, arboles, hojas, bosques, como el de Königforst, cerca de su querida Colonia. En el otro lado, la música. Cinco temas registrados por él entre 1989 y 1992, mas uno de 1998, guardados entre sus archivos, salidos a la luz recién ahora. Todo ello, sonido y visión, unido por una estética única. Los limites entre luz y oscuridad, entre los colores que componen las imágenes no son claros ni nítidos.  Del mismo modo, las influencias a las que hacía mención anteriormente se confunden y se pierden dentro de atmósferas eternas, sin principio ni final. Una magma ambient –en el mismo canal por donde transitan, por ejemplo, los ‘Disintegration Loops’ de William Basinski–  donde millones de pixeles se vuelven finalmente una fotografía bicromática, con miles de matices. Glorioso es decir poco para poder describir estas hermosas piezas, y difícil resulta escoger un tema para recomendar, pues todos apuntan a un mismo fin, y por cierto que lo consiguen. Solo por escoger uno, diría que lo mejor es empezar por “Tal 90 (Version)”, el track final, aunque lo mejor sigue siendo sin duda oír “Gas” al completo, y sin interrupciones.

www.raster-noton.net, www.wolfgang-voigt.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: