Hawái.


026. May
diciembre 1, 2008, 8:35 pm
Filed under: Uncategorized

TAYLOR DEUPREE & KENNETH KIRSCHNER
»May«
ROOM40. 2008

“May” es la última de las colaboraciones, a la fecha, entre estos dos músicos de Nueva York, el pianista Kenneth Kirschner y Taylor Deupree. Anteriormente habían publicado dos trabajos, “Post_Piano” (Sub Rosa, 2002) y “Post_Piano 2” (12k, 2005) –más el apéndice “Post_Piano 2 Open Remix Project” (term., 2005)–. Sin embargo, en esta ocasión la diferencia está en que se trata de una grabación en vivo, registrada este año, y que es editado tan solo 5 meses después por el sello australiano Room40.

Enmarcado dentro del OFFF Festival, que tuvo lugar en la ciudad de Lisboa (Portugal), se reunieron nuevamente estos viejos conocidos en una presentación para dar vida a esta nueva pieza, “May 9, 2008”. Para la ocasión, la forma en la que enfrentaron la presentación fue la siguiente: un piano de cola, los dos sentados frente a él, Kirschner tocando las teclas y Deupree tocando las cuerdas de su interior, ambos con sus respectivos laptop, intercambiando los sonidos que procesaban y manipulaban en el instante. Acostumbrado el músico electrónico en sus discos a jugar con lo orgánico y lo digital –ejemplos de ello son “Northern” (12k, 2006) [001], y “Every Still Day” (Noble, 2005), este último con los japoneses Eisi–, en esta ocasión, como en sus otros encuentros con el pianista, dicho juego alcanza otros niveles. Respecto a Kirschner, el uso de la electrónica no es algo nuevo en él, ya que desde sus inicios mostró un interés por ella, sola o combinada con su piano, obteniendo con el transcurso del tiempo mejores logros, como lo puede ser “May 3, 1997” (disponible, como la casi totalidad de su obra, en su sitio web). Y en cuanto a su instrumento principal, sigue avanzando, a veces hacia adelante y otras hacia un costado, sobre todo en su labor como compositor, siempre tras la estela del gran Morton Feldman. “May 9, 2008”, cuya duración total es de 36 minutos es, en su comienzo, muy suave, se diría que inmóvil, salvo por las teclas que toca Kirschner, mientras de fondo se oyen las cuerdas manipuladas. Así hasta casi los veinte minutos, cuando la composición se torna algo más perturbadora e inquietante, para luego volver al final a la calma inicial. Ésta por cierto que no es música de fondo. Su escucha requiere cierto cuidado. La  belleza, o su búsqueda, radica sobre todo en los detalles, que son varios, y en la forma en que progresivamente se van sucediendo, y como encajan dentro de la obra global.

www.room40.org, www.taylordeupree.com, www.kennethkirschner.com

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: