Hawái.


020. Brain Cloud
noviembre 1, 2008, 4:51 pm
Filed under: Uncategorized

JOE GRIMM
»Brain Cloud«
SPEKK. 2008

Joseph Grimm, aka The Wind-Up Bird, se estrena con su primer LP bajo su nombre real en la exquisita marca japonesa Spekk, que dirige Nao Sugimoto, aka Mondii.

Grimm, quien ha colaborado con muchos músicos, entre los que destacan Lucky Dragons, Dirty Projectors, Alvin Lucier –quien fuera su profesor–, Black Forest/Black Sea, L’Altra, Glenn Branca, etc, señala que el origen de este disco partió a raíz de una colaboración con este ultimo. Dice Grimm que “la semilla para esta música fue planteada cuando participe en una sinfonías de 100 guitarras de Glenn Branca. El sonido fue increíble: un ensordecedor coro eléctrico incorporando tantas voces que cada elemento estaba subsumido dentro del grupo sonoro. Quería hacer una particular música que se presentara a sí misma como una simple masa de una densidad variable, comprendida de decenas de miles de eventos individuales”. Así como se lee, así como se oye. El disco se compone básicamente tres piezas, con dos interludios llamados “Harpsichord”, que corresponden a improvisaciones para clavicordio, ecualizador y slight delay.

Pues bien, el nucleo central de “Brain Cloud” esta en los tracks uno, tres y cinco. Interpretados con violines, voces, trompetas y, principalmente, piano, el producto final, como diría Villalobos, es una alcachofa, con capas de sonidos que vienen y van, se superponen a unas, se sustraen a otras, creando nuevos y diferentes colores, algunos mas vivos, algunos mas pálidos, pero nunca transparentes al oído. “Brain Cloud I”, pese a la tensión que produce en su comienzo, con posterioridad se relaja y nos relaja. No por nada sus presentaciones habitualmente toman la forma de meditaciones, sobre la base de la repetición. Lo mismo hace la música oriental, base esencial del minimalismo norteamericano de los sesenta, con gente como Steve Reich y Terry Riley a la cabeza, y que tiene en este artista su continuación. En “Brain Cloud IV” las cuerdas tienen el protagonismo, pero con posterioridad son los vientos quienes mantienen el ritmo. Sin embargo, como ya dije, llega un momento en que ya no se distinguen bien, y comienzan a flotar y volar los ambientes que genera cada instrumento, de un lado a otro. Por último, “Brain Cloud III”, al final del álbum, fue registrado en vivo en Grant Hall, Providence, Rhode Island. Para esta composición Grimm contó con 9 músicos, en una suerte de obra para piano a 18 manos, y esta dentro de lo más bello que he escuchado en estos meses. Por lo general el piano suele ser un instrumento muy evocador. Desconozco la razón, pero este inmediatamente provoca algo en la memoria distinto al que provocan otros sonidos. No obstante, no hay que descuidarse, pues por el minuto once el ruido llega a ser aterrador, similar al de un trueno amplificado.

Nota aparte merece el hermoso dibujo que ilustra la portada, obra de Cybele Collins, que resalta dentro del siempre destacable packaging del sello, obra también de Mondii. Por ultimo aquí les dejo una frase de Joe, que en algo refleja el espíritu de “Brain Cloud”: “Amo la calurosa niebla acústica que parece cubrir las notas obvias, y los tonos fantasmas sostenidos que emergen y retroceden dentro de esa textura nebulosa”.

www.spekk.net, www.thewindupbird.com
Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: