Hawái.


010. Drums And Guns
agosto 1, 2008, 9:39 pm
Filed under: Uncategorized


LOW
»Drums And Guns«
SUB POP. 2007

Octavo LP  del reformado trío de Duluth en ya trece años, el cual sigue el rastro dejado por “Trust” (Kranky, 2002) y posteriormente confirmado por “The Great Destroyer” (SubPop, 2005). Al igual que este último cuenta, en labores de producción con Dave Fridman, responsable, entre otros, de discos de Sparklehorse, Mogwai, The Flaming Lips, The Delgados y Mercury Rev.

Durante el pasado año surgieron dudas acerca de la continuidad de la banda, motivadas por la partida de Zak Sally, quien fuera su bajista por mas de una década, sumándose a eso una fuerte crisis que afecto a Alan Sparhawk, lo que motivo la cancelación de una de parte de su gira, en la primavera del 2005. Él mismo declaró lo siguiente: “Durante el último tiempo no he estado muy estable mentalmente. Debido a eso girar se ha convertido mas en una carga para todos los que estamos en ello. Mis recientes problemas de inestabilidad provocaron un estrés innecesario en cada uno de quienes están cerca de mí (…) Desearía ser una buena persona, y he estado trabajando en ello, sin embargo eso requiere un gran esfuerzo, sacrificio y cambio”. Tales rumores, no obstante,  se disiparon a principios del 2007, con el anuncio de un nuevo trabajo a publicarse en nuestro reciente otoño. En reemplazo de Sally, ahora a cargo de la editorial La Mano 21 (Mano 21,  entró Matt Livingstone, quien ya lo sustituyera en algunas presentaciones y, por otro lado, es parte de Retribution Gospel Choir, junto a Eric Pollard y al mismo Alan.

Lejos de los tiempos de paz espiritual que irradiaban sus discos, ahora estos se han convertido en unos profetas del desastre, tres de los cuatro jinetes del Apocalipsis que nos vienen a anunciar  un desolador futuro. Estamos ante unos Low que son más devotos del Dios del Antiguo Testamento – aquel Dios castigador y tirano -, que el que se nos muestra en el Nuevo Testamento. Esto pese a que cierta oscuridad en sus canciones ya se había manifestado en la década pasada, por ejemplo en “Don´t Understand” (“Secret Name”; Kranky, 1999) y, por sobre todo, en “Trust” y “The Great Destroyer”, oscuridad que se apoyaba en unas crudas guitarras, más propias de Neil Young. Este carácter profético (para mal) ya se aprecia desde el comienzo, con “Pretty People” (“Todos los soldados / todos ellos van morir / todos los pequeños bebes / todos ellos van a morir / todos los poetas / y todos los mentirosos, y todos ustedes, bellas personas/ todos ustedes van a morir”). En “Dragonfly”, con un fondo que bien puede ser el sonido de aquel monorriel  que conducía a La Zona, parece haber una referencia a su ya citada depresión y a la forma como tal vez le hizo frente (“Tomamos nuestras píldoras / estamos llenos / pero cuando nos damos cuenta / que somos libélulas / sabemos que tenemos que encontrar la forma de obtener mas píldoras… / Tus mil ojos / ¿qué ven? / Las líneas de la historia / algunas cosas nunca debieran ser / ¿por qué no simplemente tratamos? / No hay nada como las píldoras de libélulas”). La relación con el film de Tarkovski puede ir incluso mas allá: por una parte la belleza de “Dust In The Window” puede fácilmente representar la infinita pureza de La Zona, pureza que también esta presente tanto en la hija del “pasador” como en la voz balsámica de Mimi Parker; por otro, quizás “Belarus” nos hable de aquella estado ruso donde tuvo lugar la explosión de Chernobyl, en 1986.

Ya, cerca del final del álbum, el track once, “In Silence” posiblemente nos trata de explicar, de forma muy sutil claro, el origen de la política exterior norteamericana en su política interior (“Pusieron el tesoro muy dentro de nosotros / Pensaron que el desierto  nos dividiría / con silencio / Llenaron nuestros corazones y manos con violencia / Es tiempo de dejar los campos detrás de nosotros / en silencio”). Relacionado con lo anterior, es curioso que, mientras doce años atrás (“Long Division”; Vernom Yard, 1995) señalaban que no se podía confiar en la violencia, las menciones a ella se repiten a lo largo de los cuarenta y un minutos que dura este trabajo: en “Breaker” (” My hand just kills and kills / There’s gotta be an end to that”) y sobre todo en las dos canciones finales, “Murderer” y “Violent Past”. En la primera, Alan se ofrece a Dios como su asesino (“Una cosa mas antes que me vaya / una cosa mas te pediré Señor / Podrías necesitar un asesino, alguien que haga tu trabajo sucio / no te hagas el inocente / He visto golpear tus puños contra la tierra / Y he leído tus libros / Parece que podrías utilizar otro tonto / Pues, yo soy cruel / Así que si necesitas un asesino / alguien que haga tu trabajo sucio”), mientras que en la segunda revela su (nuestro) lado agresivo e irascible, que tal vez muchos no querían (quieren) ver en ellos (nosotros) (“Todo lo que puedo hacer es pelear / Aún cuando sepa que estás en lo correcto / Todo lo que puedo hacer es pelear / bellos dedos sosteniendo con fuerza / Tal vez sea tu pasado violento / Todo lo que puedes hacer es esconderte / Dios bendiga la oscuridad de la noche / Todo lo que puedes hacer es esconderte / Bellos dedos, ternero dorado / Tal vez sea tu pasado violento / Tal vez sea el camino violeta”).

Hace meses Alan señaló lo siguiente: “el otro día me di cuenta que muchas de las canciones tratan o de matar a alguien o de morir. Estamos viviendo en una época en que es bueno hablar de asesinar y ser asesinado”. La fuente de inspiración de toda obra artística esta más cerca de lo que uno cree. Y, sí. Vivimos en un mundo violento, tanto a nivel global como interpersonal. Y quizás tenga razón, quizás sea bueno hablar de esos temas, sobre todo si lo hacen de la forma en que ellos saben hacerlo.

Y así termina “Drums And Guns”, un disco, más que oscuro, como dije anteriormente, es por sobre todo humano, cercano y personal, como todo el resto de su obra y, se lo propongan o no, siguen provocándonos, tal como ellos dicen, y en sus propias palabras, alivio temporal en tiempos de permanente desazón.

www.subpop.com, www.chairkickers.com
Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

fuertes las letras del señor Sparhawk, bueno un mal día lo tiene cualquiera.

saludes.

Comentario por raul




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: